Original de
 
 

 

          Lámina de Luis Royo

-

Mirando atrás…hacia lo que ha partido,
cual si de nuevo regresar pudiera;
el pasado está muerto, no dormido,
amortajado en sombra, y tú a la espera.

 
XLVI
-
(Junio 2000)
-
Poemas para ser leídos en voz alta


 

Información sobre el autor:

(Click en el nombre)

 



 Comentarios a los poemas
 

 

 



 

Breverías de Junio  (571-576)
Ultima escala         
Olvidando            
Desengaño 
          
Religiones:
Cristiano              
Musulmán            
Judío                   
Mormón 
              
Viejo lobo de mar  
Bondage                
Esta ribera mía       
Frente a frente        
Lealtad                   
Otoño, primavera    
Mi río, mi torrente   
Idioma                     
Limitación               
No me dejes dormir  
 
--

 

 

571
Fluye incesante manantial sereno
de la fuente que me otorgó la vida,
y es plenitud de ti, junto a tu seno,
o por la senda de la despedida,
o descansando sobre el hombro ajeno,
o en soledad callada y dolorida...;
en mí vas, en ti estoy, íntimo lazo
invulnerable al roce de otro abrazo.
- 
572
Cuanto unidos un día construímos,
torres, caminos, rápidos veleros,
una mañana turbia descubrimos
que sólo fueron sueños pasajeros;
nada nos queda ya de lo que fuimos,
amantes de sí propios extranjeros,
refugio en ruinas, senda destruída,
y la galera del amor hundida.
-
573
En ti escuché del ruiseñor el canto,
mas hoy oigo del cuervo los graznidos;
ha sucedido el silencioso llanto
al alborozo en flor de los sentidos;
y de los surcos de ilusión que planto
sólo cosecho frutos corrompidos.
Sacudirá mi espalda este bagaje,
y pisarán mis pies otro paisaje.
-
574
Tiene el tiempo mandíbulas, y muerde,
arrancando pedazos a la vida;
para sobrevivir, amigo, olvida;
quien prefiera morirse, que recuerde.
575
Esta vieja dulzura que persiste
asediada de lúgubre amargura,
sabe que pierde aquél que se apresura,
y por eso de calma se reviste.
576
Sordo al silencio de la voz interna,
y ebrio de juventud indestructible,
pretende en su altivez ser infalible,
pero será el error quien lo gobierna.
(Indice)

 

- -  

 



Ultima escala
 
Con bloques de fría sombra
y argamasa de silencio,
recias manos perfilaron
una taberna en el puerto,
refugio de solitarios,
lacónicos marineros.
 
Inmóviles, como tallas
policromadas, envueltos
en el humo de las pipas,
entre las mesas dispersos,
rostros cruzados de surcos
sembrados de sal y viento:
luengas historias escritas
en pergaminos de cuero.
 
Aferrados a las jarras
de cerveza, el aire denso
del recinto los oprime
los pulmones y el cerebro.
 
Cada hombre es una odisea
de partidas y regresos,
venticuatro meridianos,
ciento ochenta paralelos,
visión de buques fantasmas
y de fuegos de San Telmo.
 
Lucha contra el mar, victoria
sólo de quienes volvieron;
pírrico laurel, que muestra
como exclusivo trofeo
la bebida espumeante
donde se ahogan los recuerdos.
 
Aunque vivos, derrotados,
confinados a un desierto
de humedad y de penumbra
que oscurece los espejos.
 
Qué lejos las claridades
tropicales, o el acecho
plomizo de la tormenta,
cabalgando sobre el trueno.
Una evocación tan sólo
perdura del balanceo
sobre el océano en calma,
o del huracán violento.
 
La quilla sobre la arena,
duerme inclinado el velero,
desnuda la arboladura
y anclado el último sueño.
 
Los tripulantes navegan
sobre las olas del tedio.
 
Los Angeles, 30 de mayo de 2000
(Indice)       (Comentario)

 

 

Olvidando
 
"Volverán las oscuras golondrinas..."
(Bécquer)
-
Vuelven una vez más las golondrinas
que se alejaron cuando te perdí,
y hoy extraen una a una las espinas
de la corona que por ti ceñí.
 
Hay nuevo regocijo en su aleteo,
sus círculos me abrazan al pasar,
sin memoria de ti; yo también creo
que puedo tu recuerdo erradicar.
 
Ave de paso en ruta migratoria,
a la urdimbre del nido indiferente,
de ofrenda irresoluta y transitoria,
frente a la mía, firme y permanente.
 
Flecha que deja el arco sin retorno,
arroyo que no vuelve a la montaña,
eco apagado, momentaneo adorno,
niebla intangible que el paisaje empaña.
 
Y yo en nostalgia y soledades preso,
con la esperanza viva hora tras hora
de ver resucitar tu último beso
al renacer de cada nueva aurora.
 
Pero estas golondrinas viajeras,
que fieles vuelven, aunque no recuerden,
me han impulsado, afables consejeras,
a olvidar los amores que se pierden.
 
Y hoy tal vez no, pero quizá otro día,
si en mi propio camino aparecieres,
con extrañeza te preguntaría:
“¿Te conozco, mujer? No sé quién eres”
 
Los Angeles, 2 de Junio de 2000
(Indice)       (Comentario)

360 - Desengaño
 
La espina es la traición agazapada
a la hipócrita sombra de la rosa;
tras la tenue sonrisa ruborosa
la mano asesta fiera puñalada.
 
Oh ingenuidad fielmente confiada
en gentil apariencia luminosa,
ciega a la crueldad de que rebosa
en aire seductor enmascarada.
 
Le permití filtrarse por la vista,
trocándome en objeto de conquista
tras una observación superficial.
 
Y al fin se derrumbó sobre mí un día
la estatua de ella que mi fantasía,
sin merecerlo, alzó en un pedestal.
 
Los Angeles, 5 de junio de 2000
(Indice)       (Comentario)

361 - Cristiano
 
Enterremos la cruz de la Pasión,
violencia y sangre sobre cuerpo inerte:
no somos herederos de la muerte,
somos hijos de la Resurrección.

Álcese en cantos de celebración
la voz de la campana, y mientras vierte
gozo sobre los campos, nos despierte
del sueño a nuestra extática Ascensión.

Nueva luz, nueva paz, nuevo camino
para los pies desnudos; trigo y vino
la única provisión en el morral.

Y en la noche, la lámpara encendida
en alegre vigilia, que la vida
tendrá un nuevo principio a su final.
 
Los Angeles, 6 de junio de 2000
(Indice)       (Comentario)

362 - Musulmán  
-
"la Elaha Ella Allah".
"No hay otro Dios que Aláh"
(El Korán)
-
No hay otro Dios que Aláh, justo y clemente,
y es Mahoma su siervo y su profeta;
en este postulado se completa
el pasado, el futuro y el presente.

No hay otro Dios que Aláh, y en reverente
sumisión cada fiel lo honra y respeta,
docto, califa, súbdito o asceta,
postrado en oración hacia el oriente.

No hay otro Dios que Aláh, cuya memoria
guarda el futuro escrito como historia,
y cada ser tiene su nombre en ella.

No hay otro Dios que Aláh, Dios absoluto,
señor de los milenios y el minuto,
y del mar, de la rosa y de la estrella.

Los Angeles, 7 de junio de 2000
(Indice)       (Comentario)

363 - Judío

Habla Yavé: Yo he sido tu alfarero,
y moldeado fuiste por mi mano;
yo te sembré en mi hacienda, y de tu grano
un linaje surgió imperecedero.

Cuando en tierras extrañas prisionero,
tu cadena quebré, tal vez en vano,
porque aunque parte del plantel humano,
serás entre las gentes extranjero.

Fuiste la joven novia engalanada
a quien todo ofrecí, mas tu mirada
divagó del paisaje al espejismo,

sordo a la dulce voz con que te llamo…
Si no te amara tanto como te amo,
te hubiera aniquilado este Dios mismo.
 
Los Angeles, 7 de junio de 2000
(Indice)       (Comentario)

364 - Mormón
-
“As man is, God once was; 
as God is, man may become".
"Como es el hombre, así fue Dios;
como Dios es, el hombre puede llegar a ser".
(Lorenzo Snow, Presidente de la Iglesia).
 
Ven, mujer, ven a mí, que necesita
de mi culminación tu deficiencia;
sólo en mí lograrás plena existencia
tras acudir del más allá a la cita.
 
Y esta divinidad que en mí palpita,
de un padre dios inevitable herencia,
ha de engendrar en ti una descendencia
de nuevos dioses que será infinita.
 
Hoy somos como Dios fue, y llegaremos
a ser como Dios es, si mantenemos
firme fidelidad a nuestra fe.
 
Ven, mujer, ven a mí, serás mi esposa,
y un día, al yo ser dios, tú serás diosa,
y eternamente junto a tí estaré.
 
Los Angeles, 8 de junio de 2000
(Indice)       (Comentario)

Viejo lobo de mar
 
Iza la vela, viejo marinero,
desencadena el ancla, que ya llega
blanco y verde a la costa tu velero
reventando de carga la bodega.
 
Botín reunido en ávidos viajes
de isla en isla, surcando mares y años,
saturándote el alma de paisajes,
y de ilusiones, y de desengaños.
 
Lobo de mar, sembrada la fatiga
en los oscuros surcos de la frente,
pronto sazonará dorada espiga
antes de hundirse el sol en el poniente.
 
Dura la brega fue en los negros días,
con más de tempestad que de bonanza;
pero siempre a las nubes más sombrías
sucedía una aurora de esperanza.
 
Has navegado, amigo, demasiado,
y hay polvo en ti de exóticos lugares;
qué libertad fatal que te ha logrado
más soledad que amor en tantos mares.
 
Pero ahora vienes a la paz del puerto
a encallar tu bajel sobre mi arena,
y en ella quedará, dormido o muerto,
sordo al mágico canto de sirena.
 
Descanse en mí tu mente peregrina,
sé de mi cuerpo el solo tripulante,
que tu periplo cese y se defina
tras tantos años de soñarte amante.
 
Los Angeles, 15 de mayo de 2000
(Indice)       (Comentario) 

Bondage
 
Con girones de nube adormecida
e hilos de luna en luz de fría plata,
teje sobre mis ojos densa venda
y sumérgeme en sombra la mirada.
 
Quiero encerrarme al mundo, despertando
mis sentidos a ti, sobre mi espalda,
prisionera en muñecas y tobillos
de los cuatro puntales de la cama;
equis de piel vibrante, temblorosa,
de mente libre y voluntad de esclava.
 
Mi oscuridad amplía los sonidos,
viéndote mis oídos cuando avanzas,
y al detenerte, se me vuelven ciegos,
y tu inmovilidad me despedaza.
 
Este aire fresco eriza mis pezones,
y en ansiedad irreprimible aguardan;
parecen percibir tu cercanía,
mas no el tacto febril.¿Qué te retarda?
 
Oh el estremecimiento de los muslos
cuando tu mano en ellos se adelanta,
y yo sin responder a la caricia,
mientras imperceptiblemente avanzas.
 
El retozo gentil de tibios dedos
que en los senos en círculo resbala,
cede el paso al zarpazo de la fiera,
de la entrañable fiera que avasalla.
 
Si apresurado, detenerte quiero;
si en lentitud, acelerar la marcha;
si en gentileza, brusquedad exijo;
si en arrebato, rogaré la calma.
 
Ciérnase sobre mí provocadora
el ave de rapiña que levanta
su rígida cabeza amenazante,
y penetre en el fondo de mi entraña.
 
No te puedo abrazar, fuérzame fiero,
sin escuchar gemidos ni demandas,
al galope, al galope, mi jinete,
mi jinete de intrépida jornada.
 
Intimo surtidor inaplazable,
tu estertor inequívoco presagia
blanca erupción. ¿Vendrá en mi subterráneo,
irrigará mi superficie pálida,
o inyectará su extracto intermitente
en la concavidad de la garganta?
 
Oh, qué abandono en mí, qué insuficiencia;
cuánta anticipación se me derrama,
sin libertad de acción; quiero y no puedo,
tensas las ligaduras que me amarran,
tensa la piel, manos y pies crispados,
y mi lascivia un tren a toda marcha.
 
A bordo, compañero, amante, a bordo,
ignorando estaciones y paradas,
nocturna travesía al infinito,
anégate y anúdate a mi alma.
 
Los Angeles, 17 de mayo de 2000 
(Indice)       (Comentario) 

354 - Esta ribera mía

Cómo te mira el agua...Qué deseo
flota en la superficie transparente:
Gira, roza y te envuelve la corriente,
tacto gentil, galante devaneo.

Yo, la orilla, con qué envidia lo veo,
con qué envidia lo ve mi hermano el puente;
sólo tu pie nos das indiferente,
y él tu cuerpo enarbola por trofeo.

Oh desdichado amor de lejanía,
viviendo noche oscura en pleno día,
muriendo en vida sin jamás morir.

Amor que presentimos o que vemos
en brazos de otro, amor que lloraremos
quienes ya no sabemos sonreir.

Los Angeles, 18 de Mayo de 2000
(Indice)       (Comentario) 

355 - Frente a frente
 
Doble por mí solemne tu campana
desperezando al valle su tañido,
y despierta hoy del sueño del olvido,
aunque te vuelvas a dormir mañana.
 
Mi voluntad en su quehacer se afana,
desangrada hacia un nuevo recorrido;
otórgame el instante a mí debido,
y partiré bajo la luz temprana.
 
¿Qué temor se disfraza en tu mensaje?
Especifica en diáfano lenguaje,
tus pretextos vestidos de razón.
 
Una vez más tus ojos en los míos,
aunque esta vez serenamente fríos,
y al marchar sellaré mi corazón.
 
Los Angeles, 18 de mayo de 2000
(Indice)       (Comentario) 

Lealtad
 
“Ríome del caballero
y de su gran cobardía:
Tener la niña en el campo
y catarla cortesía.” (Romance medieval)
 
 
La acompañé a la verbena,
novia del amigo ausente,
y se colgó de mi brazo,
como tantas otras veces.
En la noche bullanguera
de músicas estridentes,
de luces amarillentas,
de palabras que se duermen,
ella era el tono y el ritmo,
y la claridad perenne,
la voz alzada en el canto
que en un susurro se pierde.
Y navegamos la noche
perdidos entre las gentes,
y bailamos, y reímos,
con el descuido que cede
inquietudes y conflictos
y sólo al momento atiende.
Nunca la admiré tan bella,
nunca me vi tan inerme,
novia del mejor amigo,
siempre tan lejana, siempre.
Mas la noche, instigadora
de mis deseos rebeldes,
dejó un brillo en su mirada
que aún hoy veo y me estremece.
Horas de la madrugada,
cuando el temor retrocede,
y la intención se despierta,
y los prejuicios se duermen.
Horas de duda y dilema,
en que debe resolverse
la lealtad al amigo,
o a la pasión que florece.
No sé si fue apocamiento,
o si fue noble repliegue,
pero se apagó la noche
sin yo atravesar el puente.
 
Y el río siguió arrastrando
las semanas y los meses,
y en el fondo de sus ojos
aún brilla una luz muy tenue,
entre ironía y nostalgia,
y mis recuerdos emprenden
la marcha atrás, inquiriendo
si debió ser diferente.
 
Los Angeles, 22 de mayo de 2000
(Indice)       (Comentario) 

356 – Otoño, primavera
 
Deja que este momento pertenezca,
en mezcla de ternura y energía,
a esta recién nacida fantasía,
y mi vibrante desnudez te ofrezca.
 
Y al ver mi madurez, cuando amanezca
adherida a tu joven lozanía,
¿se extinguirá esta espléndida armonía,
o estarás junto a mí cuando envejezca?
 
Y entre mi exaltación y mis temores
corren tus ímpetus arrolladores,
y no sé si arriesgarme y detenerme.
 
Prefiero no pensar, porque la idea
repudia al corazón que ama y desea,
y así amaré mientras la mente duerme.
 
Los Angeles, 23 de mayo de 2000
(Indice)       (Comentario) 

357 – Mi río, mi torrente
 
Eres el río que incesante fluye,
límpida savia del costado herido;
mi vida llevas en tu recorrido,
vida, que al alejarte, de mí huye.
 
Te apresuras, torrente que destruye,
frenado por el valle sumergido;
tal vez tu flujo cambia de sentido,
y en anónimo mar al fin concluye.
 
De lágrimas nacida tu corriente,
del dolor arrancado a mi vertiente,
emergido de mí, ¿por qué te vas?
 
Este plañir de dolorido amante
no es porque marchas siempre hacia adelante,
es porque nunca miras hacia atrás.
 
Los Angeles, 23 de mayo de 2000
Indice)       (Comentario) 

Idioma
 
Te hablaré en el idioma de nubes aureoladas,
de diáfanos conceptos, palabras rutilantes,
con el mágico ensueño de los cuentos de hadas,
y entenderás razones que no entendías antes.
 
Te hablaré en el idioma de la lluvia imprevista,
que purifica el aire, que fecundiza el suelo,
con la melancolía que humedece la vista,
y entenderás lo absurdo de tu duda y recelo.
 
Te hablaré en el idioma de la sombra discreta,
de mínimos murmullos, coloquio sigiloso,
con el preciso impulso del arco en la saeta,
y entenderás que nunca dura lo doloroso.
 
Te hablaré en el idioma prístino de la nieve,
en candidez de forma, sinceridad de fondo,
con el frescor que aclara y el tono que conmueve,
y entenderás que nada de cuanto soy escondo.
 
Pero si no entendieras la lógica que sigo,
o si tu alma dormita, o si tu amor se ha muerto,
la explicación que avanzo, las palabras que digo
serían golpe de aire perdido en el desierto.
 
Los Angeles, 24 de mayo de 2000
Indice)       (Comentario) 

-
358 -Limitación
 
He olvidado los nombres de los ríos,
los rostros de las gentes a mi lado,
la sonrisa del mar verdiazulado,
la bruma en los crepúsculos sombríos,
 
de la exaltada juventud los bríos,
del caballero el juicio sosegado…
Hoy todo mi recuerdo está amarrado
a tus amores, que ahora son los míos.
 
Yace la mente al mundo adormecida,
la sola realidad, la única vida
parece ser el sueño en que te intuyo.
 
Oh qué limitación liberadora,
que a ti conoce, lo demás ignora,
y te hace mía como me hace tuyo.
 
Los Angeles, 25 de mayo de 2000
Indice)       (Comentario) 

-
359 – No me dejes dormir
 
No me dejes dormir, que el tiempo avanza,
privándome de ti, mientras dormido;
el sueño es la derrota del sentido,
mano tendida a lo que no se alcanza.

Mi inquieta imagen, que en tus ojos danza,
tu reflejo, en los míos sumergido,
resistirán el párpado caído
en persistente, extática alianza.

El ímpetu, el ardor, tienen su hora
que no siempre se extiende hasta la aurora,
hay momentos de lucha y de reposo.

Vela conmigo en seductor sosiego,
no me dejes dormir, que estaré ciego
y ajeno a tu atractivo luminoso.
 
Los Angeles, 26 de mayo de 2000
(Indice)       (Comentario) 
 

 

-


El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor

 

 



--
 

Ultima escala:

Todos alcanzaremos un momento en la vida en que parece que el futuro no nos ofrece nada, y nos refugiamos en el pasado. Para unos es un callejón sin salida, y la opción es esperar la llegada de la muerte. Otros, en cambio, se armarán de creatividad y de optimismo, y quizá vivan la viva al día.
En este caso, los viejos marineros, finalmente en tierra firme, parecen haber tomado la primera opción.

 

Olvidando:

También éste parece el fin de un viaje, pero con algo más de esperanza.  El viejo amor ha muerto, y la llegada de las golondrinas en la primavera, con su alegre revoloteo, parecen invitar al olvido y a mirar al futuro.

 

Desengaño:

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “no hay rosa sin espinas”?
En todo amor, placer, ilusión, hay siempre un dolor, una sombra, un desengaño, más o menos serio, más o menos permanente.

 

Cristiano:

Durante veinte siglos el cristianismo ha hecho más hincapié en el aspecto tenebroso de la Redención. Sin embargo, el momento más importante y decisivo de la vida de Cristo es la Resurrección. En nuestra cultura occidental con frecuencia se concede más importancia a la Navidad, o la Pasión, que al Domingo de Resurrección.

 

Musulmán:

“En el nombre de Dios, clemente y misericordioso…”, empieza el Korán, a pesar de que la historia musulmana está tan llena de intransigencias, y matanzas, como el Judaísmo y el Cristianismo. En este soneto se hace referencia a las cinco oraciones diarias de todo musulmán.

 

Judío:

En el Antiguo Testamento hay una gran riqueza de metáforas, alegorías, comparaciones.
Dios se presenta como un alfarero moldeando a su pueblo, como el novio esperando a la novia engalanada, etc. Se hace alusión también a la Diáspora, la emigración de los judiós a tantos países, en los que con frecuencia han sido considerados como extraños aún después de siglos de permanencia. Y al rechazo frecuente de los profetas.

 

Mormón:

Esta religión nació en los Estados Unidos a primeros del siglo XIX, y existe una gran controversia sobre si pueden ser considerados como una rama del cristianismo o no. Su posición geográfica ha estado limitada sobre todo al Estado de Utah, pero su sistema de evangelización ha hecho crecer el número de adeptos considerablemente en los últimos tiempos. Sus creencias son un tanto sorprendentes. Entre ellas la idea de que Dios Padre fue un hombre, y tuvo esposa carnal. Los hijos engendrados en el cielo se incorporan a los cuerpos en la Tierra, y los buenos Mormones pueden llegar a ser dioses y gobernar su mundo en un planeta lejano.

 

 

 
Esta expresión solía usarse en referencia a los marinos curtidos por el mar, con la experiencia que el constante navegar les había conferido.
En este caso, como con tanta frecuencia, lo utilizo como alegoría de la vida sentimental de un hombre en constante cambio, mientras su amante espera que finalmente vendrá a encallar en su propia playa.
 

 

 
Esta palabra francesa se traduciría literalmente por ‘sujeción’, ‘esclavitud’, ‘atadura’, pero se emplea generalmente en referencia a la táctica sexual de un amante sometiendo a la amada (o viceversa, pero siempre voluntariamente), por medio de ataduras. El poema está enfocado desde el punto de vista de la mujer inmovilizada.
 

 

 
La corriente del río posee a la mujer, el puente y la ribera lo contemplan con envidia.
Y esa escena se repite con frecuencia en nuestras propias vidas, cuando vemos que alguien se lleva lo que nosotros quisiéramos obtener.
 
 
 
Otra vez el tema de la despedida. En ocasiones alguien desaparece de nuestra vida sin tener la cortesía o el valor de comunicarlo abiertamente. Y tras una relación que ha durado más o menos tiempo el amante abandonado tiene el derecho a una última entrevista, a una mirada clara y final. Pero la mayoría de las veces no sucede así.
 
 
 
Sobre el tema del romance medieval del caballero llevando a la princesa a la grupa de su caballo.
Esta princesa al parecer empezó a coquetear con el caballero poco antes de llegar a su destino. Y una sonrisa un tanto burlona apareció en su rostro.
El caballero le pregunta de que se reía, y ella le responde:
 
“Ríome del caballero
y de su gran cobardía:
Tener la niña en el campo
y catarle cortesía”.
 
La historia está adaptada a los tiempos modernos. En ocasiones, en la ausencia del novio, su mejor amigo se ocupa de entreterner a la novia, con resultados muy diversos según las circunstancias.
 

 

 
Una mujer entrada en años se enamora de un hombre mucho más joven. Una gran ilusión parece nacer, no sin mezcla de ciertas dudas. Una cosa es la pasión y hasta el amor del momento presente, y otra muy distinta el compromiso a largo tiempo. Pero a pesar de esas dudas, seguirá adelante, cerrando sus oídos a los gritos de la razón y escuchando tan sólo la voz del corazón.
 

 

 
Este soneto puede aplicarse no sólo la persona que ve partir a su amante, sino a los padres que ven partir a sus hijos para iniciar una vida nueva e independiente. Uno siempre espera este momento, pero no por ello resulta menos doloroso, sobre todo si quien parte parece no mantener los vínculos que durante tantos años se habían establecido.
 
 
 
A veces hablamos y parece que no somos comprendidos. Y quizá nos hablan y no parecemos comprender. Es posible que lo importante no sea la fuerza de los argumentos ofrecidos, sino la disposición de ánimo de quien escucha.
 

 

 
Cuando una persona se enamora parece que todo cuanto la rodea carece de importancia. La expresión ‘sólo ve por los ojos de su amado/a’ refleja esta actitud. No es una actitud lógica, pero el amor tiene muy poco de lógico. Si lo fuera, todos lo comprenderíamos mejor de lo que lo hacemos.
 

 

 
Cuando se dispone de poco tiempo en los brazos del amante, las horas del sueño son definitivamente un tiempo lamentablemente perdido. Y aunque es muy lindo abrir los ojos y ver unos ojos fijos en los nuestros, mejor sería no cerrarlos.

 

 

 (Indice)

 
-
 
 
 
---