Original de
 
 





Sobre tu libro me quedé dormida,
en mi sueño a tu cuerpo yuxtapuesta;
pregunta era mi piel, tu eras respuesta,
ambos conversación entretejida.
 
Cuánto te hablé y me hablaste, desvestida
de pudor, de recelo, de protesta,
celebración de interminable fiesta
soñada en vela, en sueños conseguida.
 

LII
 
(Enero 2001)
-Poemas para ser leídos en voz alta
-
Los poemas de diciembre, anteriormente en esta página,
pueden verse ahora en "Por las comarcas del sentir".

 
Información sobre el autor:
(Click en el nombre)
 



Comentarios a los poemas
 

 

 

 

 

Breverías  (676-685)

Más de prisa
Amor en sueños
Disparidad
Mañana
Teléfono
Navidad
Amanecer
Ultima singladura
Inexistencia
En mí, sin ti
Mujer de mis sueños
Dormiré
Necesito soñarte
Leyéndote
Sobre tu libro
Mujer de otro
 

 

 
 
 
 
 
676
Oh tu cálida piel en la distancia,
mis dedos incapaces de invadirla,
y esta mi piel que no puede sentirla
aunque casi percibe su fragancia.
 
Hazte visible un día, que he pasado
tantos años sin ti, que ya no vivo;
beso virtual es viento fugitivo,
y amor lejano es llaga en el costado.
 
 
677
Ay, mujer desconocida,
que tanto ya me conoces;
te estuve llamando a voces
durante toda mi vida.
¿Dónde yaciste escondida,
que no supe de tu oferta?
Aunque mi alma estaba alerta
nunca te vio en sus espejos,
y ahora surges a lo lejos…
Ven, que no hay llave en la puerta.
 
 
678
Para verte no tengo que mirarte;
grabada estás en ambos interiores
de mis párpados, y he de contemplarte
dejándolos caer, y aprisionarte
en noche que revienta de colores.
 
 
679
Son las calles arroyos de apatía,
y en desamparo voy, y en desaliento,
solitario soñando compañía,
desdichado gimiendo con el viento,
incapaz de escuchar tu melodía,
de ti nostálgico, de ti sediento;
y cada transeúnte inesperado
me hace pensar que pasas a mi lado.
 
680
Cálidas manos en mis manos frías,
furtiva mano sobre el vientre oscuro,
mano segura en torno al sexo duro,
en mí tus manos, sobre ti las mías.
 
 
681
En abrazo de sábanas descansas,
frio abrazo sin mí, deshabitada;
mi sombra invadirá tus noches mansas,
quedando a ti felizmente enlazada.
 
 
682
Ay de aquel que sólo besa
como se besa a un hermano,
porque es como dar la mano
por encima de la mesa.
Sólo la mano traviesa
por debajo se desliza,
y explora, y escandaliza,
y la sonrisa provoca.
Y así se besa una boca,
avezada o primeriza.
 
 
683
He deseado a muchas, a algunas he besado,
pocas fueron amadas, y las que me han querido
viven en mí dormidas, inmunes al olvido…,
como otras muchas duermen que nunca me han amado.
 
 
684
Sueños del Paraíso, de un hombre indiferente,
de una mujer que ignora su desnudez vibrante,
de malévola astucia bajo piel de serpiente,
de monótonas horas, ociosidad constante.
 
Apacible murmullo de la voz seductora
que descubre y describe el rigor del cautiverio;
el sueño idealizado, la oferta tentadora,
y la miel en los labios del más dulce adulterio.
 
 
685
Algo de mí en los otros permanece,
y algo de los demás conmigo va;
como amante que un día partirá,
mas no todo su amor desaparece.


(Indice)



 
Más de prisa
 
En las llanuras del alma
se me ha dormido la paz,
y sobre potros salvajes
cabalga mi tempestad.
Al galope mis deseos
a rienda suelta se van,
y al paso los percherones
que monta tu voluntad.
Pica, mujer, las espuelas,
que yo no puedo frenar.
 
Los Angeles, 2 de diciembre de 2000 
(Indice)      (Comentario)
-
-
398 - Amor en sueños
 
¿Has amado en tu sueño a mis rivales,
mientras yo de tu noche estaba ausente?
Temo más al amor del subconsciente
que al que palpita en términos reales.
 
Ese amor que se acerca a mis umbrales
es manantial de un agua transparente
que arrastra en el paisaje su corriente,
fluyendo entre riberas naturales.
 
Inevitable y fijo es su destino,
como lo es el trazado en su camino;
tiene propósito, finalidad, idea.
 
Mas los amores que en el sueño flotan
pegasos son que entre las nubes trotan,
y en libertad total se los desea.
 
Los Angeles, 3 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
-
-
-                                         
Disparidad
 
Te siembras en la noche y no germinas;
tu surco, abandonado,
sin abrirse a la reja del arado;
desiertas, como el valle, las colinas.
Estéril tierra que labrar quisiera,
tornándola fecunda
con esta irrigación de primavera
que en ti pudiera penetrar profunda.
Pero mi regadío no te llega,
se me pierde en quebradas y vertientes,
y yo tampoco arribaré a la siega,
yermas, como tu surco, mis simientes.
Oh qué disparidad inadecuada:
Yo, labriego, de tierra careciendo,
y tan lejos de aquí, languideciendo,
tu tierra descuidada.
 
Los Angeles, 7 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
399 - Mañana
 
Ultimas luces que acunó el ocaso
bajo las olas se nos han dormido;
todo parece haber enmudecido,
menos el mar, que aún habla paso a paso.
 
La noche tiene aroma de fracaso,
tanto encanto en tinieblas sumergido;
pero habrá de quedar restablecido,
que el alba es un ayer que trae retraso.
 
El crepúsculo nunca es amenaza,
sino eslabón que día y noche enlaza;
engendra sombras, mas con perspectiva.
 
Si la penumbra sobre ti se cierne,
no dejes que te ciña o te gobierne,
que otra luz volverá radiante y viva.
 
Los Angeles, 7 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
400 - Teléfono
 
¿Cómo besar la voz que de ti viene,
-rumor, suspiro, arrullo-, y se derrama
dentro de mí, y ofrece, y no reclama,
voz que estremece, y a la vez sostiene?
 
¿Cómo lograr que sin cesar resuene,
suave brisa meciéndose en la rama,
o arroyo bullicioso, sin programa,
sin directiva que su rumbo ordene?
 
Voz presentida y a la vez sorpresa,
voz que casi acaricia y casi besa,
cuánto de ti me llega en esa voz.
 
Cordón umbilical por donde fluye
mi corazón, que hacia tu vida huye,
por el que vienes hacia mí veloz.
 
Los Angeles, 8 de noviembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
401 - Navidad
 
Luz y bullicio y voces de ciudad,
paz y balidos de campiña oscura,
qué atmosfera aquí idílica, tan pura,
y allí qué tintes de frivolidad.
 
Címbalos y arpas en la claridad
de alas blancas batidas en la altura;
sobre la tierra adusta hoy se inaugura
nuevo reino de espiritualidad.
 
No se anuncia primero al potentado,
sino al hombre del hato y del arado, 
que más sabe de amor quien nada tiene.
 
Y es el más indigente, el más pequeño
quien entiende el mensaje navideño
por cuanto es, no por cuanto le conviene.
 
Los Angeles, 18 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
Amanecer

Esa alborada que espero
no me la niegues, amor;
alborada a mí debida,
que cada rayo de sol
anuncia en tamborileo
silencioso en tu balcón.
Por la persiana entreabierta
filtra la luz su rubor
ignorando si el desnudo
besado eres tú o soy yo.
No sé si mi piel termina
donde empieza tu temblor;
percibo una doble entrega,
y una doble sumisión,
y como tal desconozco
si hay sólo uno o somos dos.
Este amanecer es mío,
lo es esta celebración,
mía has sido y eres mía,
y me resisto al adiós.

Los Angeles, 18 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
Ultima singladura
 
Quien joven muere, naufraga
perdido en el mar abierto;
quien más vive, se rezaga,
y al fin fondea en el puerto.
 
Yo llevo la mano firme
en la rueda del timón;
y cuando tenga que irme,
lo haré sin lamentación.
 
Porque he navegado mares,
porque he soñado ilusiones,
y he dado a los olivares
el eco de mis canciones.
 
Porque he besado a mujeres
que han correspondido al beso;
porque cumplí mis deberes,
aunque nunca con exceso.
 
Y por tantas noches claras,
tantas radiantes auroras,
juveniles algazaras,
y aventuras seductoras.
 
No sé si logré vivir
cuanto pude haber vivido;
pero sabré sonreir
por tener lo que he tenido.
 
Y cuando llegue el momento
que a todos ha de llegar,
llevaré a popa otro viento,
y zarparé a otro lugar.
 
Los Angeles, 18 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
-
402 - Inexistencia
 
Se me derrumban de los labios besos
que nunca pude dar, rosas ajadas
de frescura perdida en madrugadas
con frío descendiendo hasta los huesos.
 
Entre los dedos languidecen presos
roces que no alcanzaron las almohadas,
caricias con afán de ser tatuadas,
temblores ávidos de ser traviesos.
 
Se me evaporan lágrimas amargas
acumuladas en las noches largas
de escaso gozo y alta soledad.
 
Abdicaré de labios, manos y ojos,
de la prisión de mi vivir cerrojos,
y alcanzaré tal vez mi libertad.
 
Los Angeles, 19 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
403 - En mí, sin ti

Aún sin cerrar los ojos, te reclamo
en las tibias esquinas del recuerdo,
donde el silencio augura que te pierdo,
donde estallas en luces si te llamo.

En ti, sombra de sueño, me derramo,
y, aire tú, sólo el aire abrazo y muerdo;
y este dolor en mi costado izquierdo
subraya que te amé y cuánto aún te amo.

Cómo flotas en mí, cómo navegas
en este mar que soy, mas no sosiegas
las turbulencias que el deseo agita.

En mí, sin ti, te tengo y te carezco,
creo dormir contigo, y amanezco
con esta rebeldía que te grita.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
404 - Mujer de mis sueños
 
A los confines de mi sueño acudes,
tan inminente a mí, tan intangible,
que mi dulzura tórnase irascible
viendo que llegas y a la vez me eludes.
 
Sombra incorpórea, aún cuando te desnudes
frente a mí, te conozco inaccesible;
no encontrarás mi abrazo disponible
por mucho que tu asalto reanudes.
 
Vendrá el amanecer, y al despertarme,
te desvanecerás, y he de olvidarme
de la imagen que fue, sin haber sido.
 
Pero si acaso fuiste, si aún hoy eres,
si como en sueños juegas, burlas, hieres,
verdadero también será mi olvido.
 
Los Angeles, 23 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
405 - Dormiré
 
Los meses rodarán; cada estación
caerá empujada fuera del camino
por su perseguidora; peregrino
desfallecido, arrojaré el bordón.
 
Seco el deseo, ambigua la razón,
paso inseguro, incierto del destino,
desplomaré mi peso al pie de un pino,
quizá invocando mi última oración.
 
Mas no agonizaré, ni he de extinguirme;
dejaré de vivir, mas sin morirme;
y en apacible calma dormiré.
 
Si una noche, tal vez, de luna llena,
percibiera tu lágrima en la arena,
para enjugártela despertaré.
 
Los Angeles, 25 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
Necesito soñarte
 
Porque ya no percibo mis propias pulsaciones,
o si mis pies se mueven, si mi garganta grita,
ni siento más impulsos que mis contradicciones,
pienso que toda el alma se me quedó marchita.
 
En noches sin auroras convertiré mis días,
vagando en su penumbra ciega, amenazadora;
repoblaré de sombras desiertas galerías
que evacuó la esperanza, que la ilusión ignora.
 
Soy tenue voz al viento carente de sentido,
cerebro extenuado, desprovisto de ideas,
alguien que es solamente porque una vez ha sido,
mar inmovilizado, sin playas ni mareas.
 
Necesito soñarte, porque si no te sueño
ni descubro tu esencia ni me encuentro a mí mismo,
y el mundo circundante resulta tan pequeño,
tan falaz que no es mundo, tan sólo un espejismo.
 
Necesito soñarte, porque esa imagen leve
que se me cruza en sueños con su forma imprecisa,
es la única energía que me estimula y mueve,
el alma que se exhibe por lágrima o sonrisa.
 
Y te vivo al soñarte, y en ti misma me vivo,
soy porque eres, no tengo ni otra alma ni otra vida,
ni otro recuerdo tengo, ni tengo otro objetivo;
mi realidad subsiste sólo de ti vestida.
 
En las sombras del tiempo quizá otro te ha soñado,
y para él fueras alma, propósito e idea;
mas las almas transmigran, y ahora estás a mi lado,
y eres tú únicamente quien me ocupa y rodea.
 
Los Angeles, 29 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
406 - Leyéndote
 
Tus palabras desnudan la figura
encubierta en tus líneas, y te veo
desnudo frente a mí cuando te leo,
dejando descender mi vestidura.
 
Tus palabras se tornan envoltura
que se ciñe a mi cuerpo, y el deseo
surge fiero y convierte en balbuceo
el grito interno que la voz murmura.
 
Quise rugir y me nació un suspiro,
soñé con subyugarte, mas te admiro;
oh, si fuera tu amada y poseída.
 
Llegas a mí en dulzura y en violencia,
aunque en palabras mudas. Tu presencia
es mía sólo cuando estoy dormida.
 
Los Angeles, 30 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
407 – Sobre tu libro
 
Sobre tu libro me quedé dormida,
en mi sueño a tu cuerpo yuxtapuesta;
pregunta era mi piel, tu eras respuesta,
ambos conversación entretejida.
 
Cuánto te hablé y me hablaste, desvestida
de pudor, de recelo, de protesta,
celebración de interminable fiesta
soñada en vela, en sueños conseguida.
 
No quise despertar, porque al leerte
sólo te pienso, sin poder tenerte,
y dormida te tengo en propiedad.
 
Pero al fin regresé de mi quimera,
y al no verte real, sólo quisiera
cerrar los ojos a la realidad.
 
Los Angeles, 31 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)
408 - Mujer de otro
 
Las sombras del camino se entreabrazan,
tejiendo en torno a mí maraña densa;
y en tu castillo lúgubre, indefensa,
enigmáticas fuerzas te amordazan.
 
Libres mis manos en el aire trazan
gestos de acometida y de defensa,
sin avanzar el pie sobre la extensa
llanura que los árboles disfrazan.
 
Aislada estás de mí, como yo aislado
de ti me encuentro, como tú asediado,
tú en fortaleza, yo en el campo abierto.
 
Pero he de superar cada estacada
que obstruya el paso; y una madrugada
he de raptarte a pecho descubierto.
 
Los Angeles, 31 de diciembre de 2000
(Indice)      (Comentario)   



El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor

 

 



o  

--

La sincronización de las tendencias parece ser uno de los 
principales problemas de los amantes.
-
La mayoría de los amantes no se preocuparían demasiado si su pareja vagabundeara en sueños lejos de su alcance, con tal de que no lo hiciera despierta. Sin embargo, la infidelidad en el sueño parece ser mucho más peligrosa, porque es entonces cuando los verdaderos sentimientos se manifiestan sin los controles de la conciencia.
-
Breve poema erótico. Tantas tierras sin cultivar 
y tantos labradores sin tierra.
-
 No hay noche de mil años, ni tormenta sin fin. Por mucho que el horizonte se nos cierre, siempre hay un nuevo amanecer.
-
En el mundo de las relaciones a distancia lo único que a veces nos une es el teléfono. Y creamos una figura en torno a la voz que oímos. Hay voces tan musicales, tan melifluas, que uno quisiera besarlas.
-
Los pobres del mundo son quizá quienes mejor aprecian el auténtico mensaje navideño. Los que no lo son, se encuentran demasiado inmersos en sus posesiones para capturarlo en sus mentes y en sus corazones.
-
La noche tal vez posea el más común dominio de la expresión pasional, pero la alborada de los amantes tiene una belleza que no pudo capturarse durante la noche.
-
Es tanto lo que tenemos que no lo apreciamos porque estamos excesivamente preocupados por aquello de que carecemos.
-
Somos prisioneros de nuestros propios deseos. Tal vez consideramos esta prisión dorada, y tal vez lo sea. Pero con frecuencia producen tal frustración que uno desearía no sentir más. 
-
Este soneto aborda el mismo tema que el anterior, 
la carencia resultante del amor a distancia.
-
Los escarceos amorosos pueden ser incitantes, y pueden ser desesperantes. 
Si no se logra un justo medio, 
pueden llegar a asesinar el amor.
-
Más amores mueren de lánguido cansancio que de infidelidad radical. Y hay amores que quizá no llegan a nacer por completo, ahogados en la soledad. Otros tal vez solo esperan ‘la mano de nieve que sepa arrancarla’.
-
“Si no existieras, tendría que inventarte”. Tenemos que revestir nuestros amores de un ropaje que quizá no les corresponde, con el que tal vez nos engañamos a nosotros mismos, pero si somos demasiado realistas, corremos el riesgo de perder todas las ilusiones. Y entonces, ¿a qué clase de vida nos condenamos?
-
Un libro regalado, si es bien escogido, equivale en parte a una presencia permanente de una persona en brazos de otra. Hay libros que hablan tan directamente como si uno los hubiera escrito directamente 
para ese alguien que lo lee.
-
El mismo tema del anterior, con la amada cayendo dormida 
sobre el libro del amante.
-
Esa mujer perdida en un matrimonio sin sentido, es como una de aquellas princesas de antaño encerradas en la torre del castillo, 
a la espera del caballero que viniera a su rescate.
     
---(Indice)