Original de:

Cuántos años pasados, cuántos años perdidos,
viendo la misma estrella desde ángulos lejanos;
ignorando el instinto clavado en los sentidos,
y extendiendo los brazos sin tocarse las manos.
 
Qué par de vagabundos por caminos distantes
inmersos en dos sueños que no se fusionaron
por no encontrarse un día llegando a ser amantes,
y en ajenos abrazos sus almas se agostaron

 

 

 

 

(Julio 2001)

-Poemas para ser leídos en voz alta

Información sobre el autor:
(Click en el nombre)



 

Breverías (761-767)

Paz
 
 

 

761
Llegué a tus labios, y es tu beso un arte
que viste de color el alma entera;
me deslicé en tus brazos, y a explorarte
lancé la mano en ruta aventurera;
en tu sensualidad no hallé baluarte,
ni deserción, ni fuga, ni frontera.
Y aprendí que, aunque admiro tu paisaje,
a tu interior apunta mi viaje.
 
 
762
Al escuchar tu voz se me retuerce
el cordón del teléfono, ignorando
si resiente que estés conmigo hablando,
o el poder que tu voz sobre mí ejerce.
 
 
763
Espectador seré de tus tareas,
aunque mis ojos verlas no consigan;
estando en ti, a los tuyos les obligan,
y me dirán cuanto tú misma veas.
 
 
764
No acortaste distancias, amada compañera,
y ni tú te acercaste, ni yo me decidí,
pues aunque tú en mi sangre navegas viajera, 
la sangre que te espera se ha detenido en mí.
 
 
765
En soledad, en soledad me quedo,
en doble soledad y dolorida;
no sólo te perdí, sino que cedo
la mejor parte de mi propia vida;
la parte que te dí, la que no puedo
recuperar, porque ya está perdida.
No sé si volverás, mas si lo hicieras,
aquí estaré hasta que otra vez me quieras.
 
 
766
Vino a mi encuentro una mañana clara;
quise besarla, y desvió la cara.
 
Luego, al partir como un soplo de brisa,
tan sólo me obsequió con su sonrisa.
 
Y su semblante, pálido y risueño,
cada noche aparece, en cada sueño.
 
Siempre esperado, y a la vez sorpresa,
mira mis ojos y mis labios besa.
 
Y al despertar, oh, cómo echo de menos
su mirada, sus labios…y sus senos.
 
 
767
Al mirarte, en la mente aparecieron
sombras que en otro tiempo yo besé;
tan absorto, al besarte, me quedé
que unas tras otras se desvanecieron.

(Indice)

 


 

 
 
-
--
482 -
Escalera
-
De mármol, de metal o de madera,
ya en esplendor, o reflejando el daño
de la erosión del tiempo, bajo el baño
de sol o lluvia, mi íntima escalera.
 
No quisiera subirte a la carrera,
ni con la indiferencia de un extraño;
quiero en mi pie sentir cada peldaño,
rozar mi mano tu baranda entera.
 
No es coronar la cima lo importante,
sino subir, bajar, lento, constante,
como la enredadera que te cubre.
 
Ni el material me importa ni el estado,
sólo en ti transitar, alborozado,
evidenciando cuanto en ti se encubre.
 
Los Angeles, 7 de julio de 2001
(Indice)
483 - Ultima rosa
 
Quiero morir antes de que ella muera,
para no conocer la soledad,
y al otro lado de la oscuridad
esperando estaré a mi compañera.
 
Antes de que ella abdique esta ribera,
sólo un día, no más, que es crueldad
abandono mayor; la lealtad
ni admite ni comprende larga espera.
 
Le dejaré una rosa florecida,
y sabrá, al marchitarse, que su vida
se habrá igualmente aproximado al fin.
 
Y al trasponer el túnel de la muerte,
verá que aquella rosa se convierte
a mi lado en idílico jardin.
 
Los Angeles, 7 de julio de 2001
(Indice)
484 - Incruenta espada

Desde mis pies, en paulatino ascenso,
húmedo avanza el rastro de tu boca,
y entre sesgado y vertical, evoca
grácil y lúbrica espiral de incienso. 

Tiernamente agresivo, tan intenso
temblor desencadena, que provoca
crispado espasmo en solidez de roca,
y me hace tan feroz como indefenso.
 
Se anuncia en el cabello tu llegada,
herida quedas de incruenta espada,
y prisionero yo en fauces de amor.
 
Manténme en tu exquisito calabozo, 
irrumpiendo, aflorando, en mutuo gozo,
tarea de invadida y de invasor.

Los Angeles, 8 de julio de 2001
(Indice)
-
-
-
485 - Presente en la distancia
 
Cómo de tu interior se disemina
la más pura libido; cómo fluye
desde la mente al sexo, y distribuye
sobre la piel oleada clandestina.
 
Sólo yo lo percibo en tu retina,
que de la mía ni se aparta ni huye;
y en tu mano, que firme reconstruye
tensos perfiles que el deseo empina.
 
Qué intimidad soñada y no tenida,
qué actividad sensual, reverdecida
tras larga etapa en pertinaz sequía.
 
Y cómo llegas, sin llegar, remota,
por beber de la fuente que en mí brota,
como yo de la tuya bebería.
 
Los Angeles, 9 de julio de 2001
(Indice)
-
-
-
486 - Deshielo
 
Soledad que sin ser llamada llega,
en albergue de hielo nos ampara;
sólo el cálido sol dará en la cara
de quien libre a sí mismo se repliega.

Sobre tu piel la escarcha se congrega
en estratos anuales, y separa
tu oscuro mundo interno de la clara,
radiante luz que al exterior navega.
 
Cuando llamé tu nombre, el sentimiento,
tanto tiempo dormido, cobró aliento,
y en combustión saltaron tus sentidos.
 
¿Y mañana? Tal vez no habrá mañana,
pero hoy seré una inmensa caravana
trazando en ti infinitos recorridos.
 
Los Angeles, 9 de julio de 2001
(Indice)
487 - Mensajero
 
Ni la luz plateada de la luna,
ni el destello del sol de mediodía,
pueden reproducir la melodía
de ese suspiro que tu aliento acuna.
 
Sólo el viento, cruzando una por una
cordilleras y estepas, rompería
en salmo de sutil melancolía,
como el sauce rozando la laguna.
 
El viento me traería la noticia
de tu mano hacia mí, y en su caricia
sentiría tu tacto y tu perfume.
 
El viento, que te abraza y que te besa,
a quien tu alma en secreto le confiesa
la inquietud pertinaz que te consume.
 
Los Angeles, 10 de julio de 2001
(Indice)
-
-
Soledad nocturna
 
En la noche florecen los aromas
que la luz y el estrépito perdieron;
tú, sobre el lecho, a solas, te desplomas
sin esos brazos que te estremecieron.
 
Nunca enlazar lograron tu cintura,
ni se abrieron tus senos a sus manos,
eres fragancia nueva en noche oscura,
forastera a sentidos tan lejanos.
 
Y esas tus rosas que a la luz dormidas,
en la vigilia se abren y desvelan,
esas rosas, de carne revestidas,
hoy tiemblan, ambicionan, se rebelan.
 
Y en el silencio y soledad que crea
el solo abrazo que te ciñe, yace
ese deseo que tu espalda arquea,
del que la posesión es desenlace.
 
Y yo estaré perdido en lontananza,
en igual soledad y rebeldía,
idéntico deseo, y la esperanza
de que tal desenlace llegue un día.
 
Los Angeles, 11 de julio de 2001
(Indice)
-
- 
488 - Soñarte
 
Soñar, siempre soñar, aún a sabiendas
de la amenaza de la madrugada;
la noche nos abraza enamorada,
y la luz nos arranca nuestras vendas.
 
Soñar, sólo soñar que nuestras sendas
confluyan ambas en la misma almohada,
sin que la idea de una retirada
menoscabe el placer de las ofrendas.
 
La sangre de los sueños es fecunda
en congojas y lágrimas, e inunda
de dolor las entrañas y la mente.
 
Si mi sueño de ti concluye y hiere,
sabiendo que una vez se vive y muere,
déjame que te sueñe, dulce ausente.
 
Los Angeles, 12 de julio de 2001
(Indice)
489 - Tus espigas de oro
 
Querer, y no querer por no poderlo,
sentir, y renegar de lo sentido,
buscar, y al encontrar, verse perdido,
tener lo que se halló, sin poseerlo.
 
Mirar, siempre mirar sin lograr verlo,
liberar el deseo reprimido
dentro del sueño, sin estar dormido,
llegar a enamorarse sin saberlo.
 
Prisión de brazos y de besos sueñas,
y noche a noche gimes y te empeñas
en hacer realidad lo que no es.
 
Mis palabras en ti, que fueron trigo,
hoy son espigas de oro, y no consigo
cosechar la abundancia de tu mies.
 
Los Angeles, 13 de julio de 2001
(Indice)
Mi canto
 
He intentado cantar la libertad
de quienes la disfrutan y la ignoran;
la de cuantos conocen su verdad
y al triste son de las cadenas lloran.
 
La libertad del águila, en el brillo
de un cielo de metal centelleante;
la del canario, mínimo amarillo,
trovador que en prisión gime aunque cante.
 
Quise esbozar los rasgos de miseria
de esos niños de grandes, tristes ojos,
que envidian tanto el carrusel de feria,
y al muladar reclaman sus despojos.
 
Pretendí describir la ira violenta
que provocan las fuerzas naturales,
el negro mar, el fuego, la tormenta,
el huracán, las lluvias torrenciales.
 
Cuanto el hombre ha creado o percibido,
el valor, la piedad, el nacimiento,
la muerte, el miedo, el júbilo, el sonido,
y el mármol, la madera y el cemento.
 
Y no supe o no pude describirlo,
por más que me esforcé en desentrañarlo;
tal vez lo pude ver, tal vez sufrirlo,
pero incapaz he sido de expresarlo.
 
Porque tú has desterrado a los rincones
más oscuros de mí mis inquietudes;
reemplazadas están por obsesiones
que ignoro si son vicios o virtudes.
 
El mundo que me ve, que me rodea,
se ha disipado y para mí no existe;
sólo a ti el alma ve, en ti se recrea,
ni oye gemidos ni se siente triste.
 
Los Angeles, 13 de julio de 2001
(Indice)
490 - Paz
 
Dormir contigo el día rebosante
de confuso fragor de multitudes,
yo ignorante de cargas e inquietudes,
de futuro y pretérito ignorante.
 
Despertar a la noche susurrante
de cálidos murmullos, de quietudes,
y cuando tu fervor en mí reanudes,
ser de nuevo en tu piel itinerante.
 
Luna y estrellas, sombras y rumores,
se mantendrán ausentes, exteriores,
sin atreverse a perturbar la paz
 
que en nuestra media luz se manifiesta.
Como tú y yo sabemos, saben que ésta
es noche intensa, como lo es fugaz.
 
Los Angeles, 14 de julio de 2001
(Indice)
491 - Te escribiré un soneto
 
Soneto intenso de catorce besos,
de profundo erotismo en cada rima,
un cuarteto de brazos por encima,
y otro de muslos mutuamente presos.
 
En los endecasílabos, traviesos
retozos van; se intensifica el clima,
y el poeta a su musa se aproxima,
multiplicando ingresos y regresos.
 
Un terceto, vibrante y agresivo,
revienta al conseguir el objetivo,
sumiéndose en letárgico reposo.
 
Lentamente se yergue, oscila inquieto,
formando un nuevo, lúbrico terceto,
y sumergiéndose en el mismo foso.
 
Los Angeles, 14 de julio de 2001
(Indice)
492 - Juicio
 
¿Quién te ha nombrado juez de tus hermanos,
o en qué ley fundamentas tu derecho?
Antes de censurar palabra o hecho,
mira la mugre de tus propias manos.
 
Hogar de los valores más humanos
es a veces un cuerpo contrahecho;
regio sepulcro en mármol es estrecho
reducto a podredumbre y a gusanos.
 
Si juzgas lo que ves, es muy probable
que cometas un yerro irreparable,
pues la verdad no es siempre la apariencia.
 
Si tú por tu exterior fueras juzgado,
¿serías justamente valorado?
Demuestra a los demás benevolencia.
 
Los Angeles, 15 de julio de 2001
(Indice)
Voz ecológica
 
Y me llamaba el mar, rumor de olas
sobre la arena en llanto repetido;
contra el acantilado
a golpes bruscos, implacables gritos.
Y me llamó la lluvia,
imperceptible, fina, como el niño
que al caminar nos toma de la mano,
humedeciéndola su aliento tibio;
y luego con la furia que flagela
contra ventana y tejas el granizo.
Y el viento me llamó, plácida brisa,
furtiva, con sigilo,
acariciando el rostro
con la suave ternura de un suspiro;
y me llamó en vigor, vociferante,
siendo su apelación un alarido.
Y me llamó en murmullos transparentes,
alejándose, el río,
con ese adiós que nunca nos distancia,
siempre inmóvil y siempre movedizo;
y desde su fragor de torrentera
volvió a llamarme, indómito y bravío,
como quien lanza su postrer sollozo
en marcha hacia el exilio.
Y esas llamadas de apacible acento,
esas voces de tonos impulsivos,
clamor, susurro, gesto inevitable,
abierto o clandestino,
a mí eran dirigidas
desde ese mundo que se siente vivo,
solidario del hombre, que lo goza,
lo explota y lo reduce al exterminio.
Eran voces de angustia,
de soledad, de quien se ve perdido,
y alterna expectativa y desengaño,
mudo dolor, desgarrador gemido;
voces de ayuda, protección, remedio,
que no llegan a todos los oídos.
Yo escuché, y en el hombro sentí un brazo,
y un pie invisible acompañando al mío,
como una forma de llamarme hermano,
como una forma de llamarme amigo.
 
Los Angeles, 17 de julio de 2001
(Indice)
Nada más cierto
 
Para el dolor nacimos, para el luto;
y aunque el color se ciña a nuestros miembros
y vistamos la máscara del júbilo,
en lo más íntimo estaremos muertos.
Resistimos la sangre que golpea
en pulso, sienes, yugular y pecho,
sin advertir que si ella es prisionera,
de ella nosotros nos sentimos presos.
Su latir es reloj que marca el ritmo
de nuestro paso, y llegará el momento
en que el resorte, inmóvil, distendido,
marque la hora final. En el sendero,
las dos últimas huellas; en la mesa,
vacío el cáliz que nos dieron lleno;
cerrado el libro, la palabra muda,
y apagadas las luces del cerebro.
Vivir es expirar lánguidamente,
sabiéndolo, negándolo, temiéndolo;
volver la espalda es pueril simpleza,
mirar de frente es someterse al miedo.
Somos sombras que vagan en la noche
sin dirección, y sin noción del tiempo.
Para el dolor nacimos, para el luto;
nada es más triste, ni a la vez más cierto.
 
Los Angeles, 18 de julio de 2001
(Indice)
Nana
 
A la nanita nana,
nanita, ea,
duerme, niño, que duerme
toda la aldea.
 
Duerme la blanca nieve
sobre el tejado,
duermen los adoquines
del empedrado.
 
Y la luna lunera
desaparece
bajo manta de nubes,
y se adormece.
 
Duerme, pequeño,
que bandas de angelitos
rondan tu sueño.
 
El viento, acurrucado,
duerme en las ramas,
y en el hogar, ya tibio,
lo hacen las llamas.
 
La noche ya no sabe
de ojos despiertos,
y sin embargo un niño
los tiene abiertos.
 
Duerme, chiquillo,
que un hada ha de llevarte
a su castillo.
 
Los párpados se entornan
cansadamente,
y un tropel de unicornios
vuela en su mente.
 
Cabalgando el más grande
y el más ligero,
horizontes azules
son su sendero.
 
Duerme, mi vida,
que yo estaré a tu lado
también dormida.
 
Los Angeles, 19 de julio de 2001
(Indice)   

 



El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor