Poemas originales de:

No sé si eres mi sangre o vas en ella, 
pero cómo recorres mis sentidos...
Por su calor me arranco los vestidos,
Y así, desnuda, me hallarás más bella.

 

(Noviembre 2001)

-Poemas para ser leídos en voz alta



Información sobre el autor:
(Click en el nombre)

 

 

Página instalada el 1 de diciembre de 2001


 

Breverías (808-817)

De paso
Sin ambigüedades
Déjate ver
Los ruegos de sus ojos
Dormido el sexo
Tu voz
Noches
Mi alma
Reencuentro III
La noche
Desmelénate
Cadenas
Suéñame al despertar
Quebrando el molde
Embriaguez
 
 

 
808
Oigo palabras mudas que nacen de tus ojos,
acariciando el alma con suavidad de luna,
mitigando tristezas, desvaneciendo enojos, 
con la quietud serena de una canción de cuna.
809
Con tus manos en alto, que no veden
la redondez osada de mi abrazo;
adosado a tu espalda, me disfrazo
de pulpo, y mis tentáculos proceden
a senos, vientre y muslos sin rechazo.
810
¿Por qué susurra la gente
sobre tu rostro radiante?
¿Tan obvio es, tan evidente
que hay en tu vida un amante?
811
La tinta corre en mis venas,
elocuente, descriptiva,
temblando a veces lasciva,
o gimiendo entre cadenas;
reconstruye las escenas
que otros, o yo, hemos vivido;
y un día, al haber partido,
seca ya sobre el papel,
será como es hoy mi piel:
un silencio, un estallido.
812
Te aguardo en los pasillos infinitos
de la espera que no se ve lograda;
te llamaré a estremecedores gritos,
y sin ti me verá la madrugada.
813
En las alas del viento, en su oleaje,
en su vaivén pacífico o furioso,
en cada sacudida, sin reposo,
buscando voy la luz de tu paisaje.
 
En las alas del viento agitadoras,
apátrida me aflijo, sin tu suelo;
no hay solidez en mí, sólo un revuelo
de hojas marchitas, despobladas horas.
814
A mi palabra el corazón arrojo,
y mi palabra el corazón devora,
por eso hay en mi estilo un tono rojo
de intensidad, y una aflicción que añora.
 
815
Yo no visto careta, que se pone y quita,
llevo dos rostros propios, firmes, superimpuestos,
cada uno sirve al otro, del otro necesita,
siendo complementarios, diferentes, no opuestos;
si uno tiene la marca de la rosa marchita,
transpira el otro euforia, en actitud y gestos;
si tú sólo ves uno, ves sólo mi silueta,
desconoces al hombre, y tal vez al poeta.
 
816
La magnética fuerza de tu llanto
me impele a ti, en desolación yo mismo,
con el fatal, ineludible canto
que escuchamos al borde del abismo.
817
Danza, mi amor, con gritos de victoria,
como danzan los ríos en sus cauces,
fugitivos de ayer y su memoria,
que ya la noche duerme, sin historia,
en las lánguidas ramas de los sauces.

 

(Indice)

 

529 De paso
 
                “Pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
                ligero, siempre ligero.” (León Felipe)
 
Siempre de paso, sin dejar impresa
mi huella ni en poblado ni en desierto,
con la mentalidad del aeropuerto,
donde uno viene y va, cruza y regresa.
 
Siempre de paso, y a distinta mesa
sentarse cada vez; de cada huerto
cortar la flor; y anclando en cada puerto,
besar y despedir a quien nos besa.
 
Peregrinar ligero de bagaje
sin arraigarse a un único paisaje,
reciclando la piel y las ideas.
 
Arroyo que a la vez se queda y fluye,
tiempo que permanece mientras huye,
mar que va reiterando las mareas.
 
Madrid (Barajas), 25 de octubre de 2001
(Indice)
530Sin ambigüedades
 
Al explorar tu mente, me extravío
en las complejidades de tu intento,
sin discernir entre consentimiento,
apatía, repudio o desvarío.
 
Con el alma en un puño, te sonrío,
reprimiendo entre dientes mi lamento,
y se me resquebraja el fundamento
de este alcázar de amor que llamo mío.
 
Libera, rompe sin ambigüedades
la mudez que amordaza tus verdades,
y reviéntalas tal y como son.
 
Y al florecer sin duda o conjetura,
pueda darse su nombre a la dulzura,
pueda llamarse a la pasión, pasión.
 
Madrid, 30 de octubre de 2001
(Indice)
532Déjate ver
 
No sé mirarte oculta en el vestido,
prefiero tu verdad a tu mentira;
manifiesta cuanto eres, y retira
el disfraz que te encubre a mi sentido.
 
En desnudez los dos hemos nacido,
como el ave y la rosa. Quien te mira
ni ve lo que eres ni tu esencia admira,
ve lo que la costumbre ha establecido.
 
Muéstrate a mí, revélame lo oculto,
que mirarte sin verte es un insulto;
despójate de lo superficial.
 
Déjate ver en la inocencia pura
que ignora afectación y vestidura,
en tu esplendor extático y sensual.
 
Madrid, 31 de octubre de 2001
(Indice)
533Los ruegos de sus ojos
 
Al borde del dolor, bajo el oscuro
pesar de haberte visto y no logrado,
en esta realidad que has desangrado,
al afligido flanco de tu muro;
 
ahí gime y duda, trémulo, inseguro,
el amante elocuente, aunque callado,
que en frente y pecho llevará tatuado
tu nombre, en esperanza de futuro.
 
A pesar de mirarte intensamente,
ni lo has visto en su pecho ni en su frente,
¿cómo ignorar señal que hablaba a gritos?
 
El al fin se ausentó en melancolías;
si de nuevo volviera, ¿advertirías
los ruegos que en sus ojos lleva escritos?
 
Londres, 1 de noviembre de 2001.
(Indice)
Dormido el sexo
 
Fue entre el primer asalto y el segundo;
rota la fuerza, adormecido el sexo
en un nido de sábanas revueltas
en convulsión de amores y deseos.
No permití el descenso de sus párpados,
que cerrados provocan aislamiento.
No los dejé dormir, ni ellos querían,
que mal se quiere sin estar despierto.
El tic tac del reloj enmudecido,
y el tiempo inmóvil en profundo sueño,
a mi lado desnuda, y alternando
lenta mi mano de uno al otro seno,
me hicieron el amor sus verdes ojos,
penetración del alma, no del cuerpo;
sin espasmos, jadeos, ni sudores,
con la serenidad de los espejos,
que devuelven la imagen, inmutables,
y al mismo tiempo se la quedan dentro.
Me hizo el amor mirándome a los ojos,
en intensa quietud sensual, sin gestos.
Qué mutua posesión tan encendida,
qué arrebato sexual, dormido el sexo.
 
Los Angeles, 3 de noviembre de 2001
(Indice)
534 - Tu voz
 
Llegó tu voz en íntima cadencia,
revestida de cálida memoria,
prolongación de tan reciente historia,
transformando mi ausencia en tu presencia.
 
Qué vigorosa, diáfana elocuencia
palpita en tu palabra; es la victoria
de la esperanza, en su esplendor y gloria,
sobre el miedo a eventual indiferencia.
 
Tu sedosa expresión lleva el reclamo
de nostálgica amante, cuyo ‘te amo’
se repite incansable, sin decirse.
 
Tu voz, tu voz, me llega en el instante
en que el alma agoniza, tan distante,
reviviendo el dolor de despedirse.
 
Los Angeles, 4 de noviembre de 2001
(Indice)
Noches
 
La noche del olvido es siempre larga,
como es corta la noche del amor;
tan dulce es ésta como aquélla amarga…
¿Qué tiempo hay en tu noche? ¿Qué sabor?
 
Prolongada es la noche de la espera,
la del logro, veloz se precipita;
¿qué ritmo hay en la tuya, compañera?
Y tu rosa, ¿florece o se marchita?
 
La noche de uno fluye interminable,
y es la luz de la aurora para dos
inminente amenaza insoslayable…
¿Cómo será la noche del adios?
 
Los Angeles, 5 de noviembre de 2001
(Indice)
Mi alma
 
Tuve en tiempos pasados el alma amplia y abierta,
intenciones en arco de brazos extendidos,
sentí el cuerpo amasado del deseo y la oferta,
y derramé profuso la flor de mis sentidos.
 
Si de unas fue aceptada, fue de otras eludida,
de unas queda el recuerdo de enardecida entrega,
de otras nostalgia, de otras la sangre de la herida
que a través de los años a borbotones llega.
 
Yo las recuerdo a todas, las que hasta mí vinieron
cargadas de ilusiones, a corto o largo plazo,
y las indiferentes, que desaparecieron
sin permitirme el roce ni el calor de un abrazo.
 
Todas viven y tienen su hornacina en mi ermita,  
fueron algo en mi vida, y aún parte de ella son;
en cada una el latido de la pasión palpita
como a la expectativa de su resurrección.
 
Ilimitada es mi alma, como es el universo,
y aunque evoca el pasado, y aunque a nada es ajena,
sólo tú me la pueblas, sólo a ti va mi verso,
y en sus concavidades, sólo tu voz resuena.
 
Los Angeles, 6 de noviembre de 2001
(Indice)
535 - Reencuentro III
 
Un día serás tú la que no fuiste,
siendo tal vez la que anhelaste ser;
no sé si entonces yo lograré ver
la imagen que en mis sueños aún persiste.
 
La cuadriga del tiempo no resiste
al auriga, clavado en el ayer;
todos avanzaremos, sin saber          
de qué color el porvenir se viste.
 
Fuimos efímeros amaneceres,
mediodías después, y atardeceres
ahora cara a la noche inexplorada.
 
Si en este desenlace nos unimos,
dos extraños seremos, que tuvimos
algo en común y no tenemos nada.
 
Los Angeles, 7 de noviembre de 2001
(Indice)
536 – La Noche
 
La noche es un adios negro, es la muerte
cuyo túnel augura una salida;
es la mente indolente, adormecida,
a la espera de que alguien la despierte.
 
Enemiga de tiempo y luz, convierte
relojes y ventanas en guarida
de hermética tiniebla, donde anida
el afán de vivir, herido, inerte.
 
En mi noche las rosas se desprenden
de su aroma, los ojos no se encienden,
se hiela la sonrisa, duerme el tacto.
 
Noche que cae no sólo al fin del día,
mas cada vez que el alma, triste y fría,
parece haber perdido tu contacto.
 
Los Angeles, 8 de noviembre de 2001
(Indice)
537 - Desmelénate
 
Desmelénate, amor, con el bravío,
frontal arranque de insumisa dama,
sin consideración y sin programa,
con el impulso natural de un río.
 
Extraviado en el núcleo del gentío,
indecisa la mente te reclama;
sueñan mis manos doble pentagrama
sobre la piel del torso unido al mío.
 
La cabellera al aire, mi amazona,
y semidescubierta cada zona
donde intenta dormir la intimidad,
 
te contemplo venir, y forcejeo
con este inevitable titubeo
que mal disfraza mi voracidad.
 
Los Angeles, 11 de noviembre de 2001
(Indice)
538 - Cadenas
 
Sal de la noche, que la aurora llega
fiel como ayer, y como ayer radiante;
la ruina que contemplas, humeante,
es la ruina del trigo tras la siega.
 
La muerte no es rotunda, se doblega
ante afán de vivir beligerante,
si en ti radica obstinación de amante
verás cómo la sombra se repliega.
 
Hay tanta luz, colores que no vemos,
por amarrarnos tanto a los extremos
del pesar, de la duda, del temor.
 
¿Por qué insistir en inventar cadenas,
si en la corriente roja de las venas
fluye libre y dinámico el amor?
 
Los Angeles, 11 de noviembre de 2001
(Indice)
539 - Suéñame al despertar
 
No sabría decir si hoy te prefiero
vagabunda en tus sueños o despierta,
que aquélla abre de par en par la puerta,
y ésta, real, se inhibe por entero.
 
Otoño soy, por ti me aprimavero;
sobre tu intimidad mi piel se vierta,
y tu inocencia tímida pervierta,
precediendo el amante al compañero.
 
En mis sueños hay sed, hambre, explosiones
hay ofertas en flor, sin represiones,
sueños son que persisten, sin dormir.
 
Suéñame al despertar como dormida,
como te sueño, junto a mí tendida,
tacto integral que no querrás huir.
 
Los Angeles, 15 de noviembre de 2001
(Indice)
540 - Quebrando el molde
 
Hoy te ofreces desnuda en tus escritos,
y mis ojos, ya ciegos de leerte,
recobran la visión sólo por verte,
quedando a tu horizonte circunscritos.
 
El pensador en mí siente marchitos
los conceptos; el hombre cauto y fuerte
en imprudente y débil se convierte,
y el amante que soy te llama a gritos,
 
Tu lenguaje, terreno movedizo,
niebla, murmullo, viento, no se hizo
para la claridad, la exactitud.
 
Pero hoy tu propio molde queda roto,
se ha hecho la luz, y en su destello floto,
inequívoca, joven plenitud.
 
Los Angeles, 15 de noviembre de 2001
(Indice)
541 - Embriaguez
 
Me buscas en el fondo de tu vaso,
y estoy dentro de ti, pues me has bebido;
consumes tu cerveza, y consumido
me siento de esperar, pues traes retraso.
 
Te deseo hoy y aquí, no paso a paso,
desnuda junto a mí, yo desvestido,
presta a jugar cualquier juego prohibido
desde la madrugada hasta el ocaso.
 
Y del ocaso hasta la madrugada;
tu cabeza y mis pies sobre la almohada,
en sensual y recíproca embriaguez.
 
No necesitarás botella o copa,
pues beberás de mí, mientras arropa
la extensión de mi piel tu desnudez.
 
Los Angeles, 15 de noviembre de 2001
(Indice)
 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor