Original de

 

 



Serás Moisés, acumulando el agua
a ambos lados del hondo cauce seco;
o Afrodita, surgiendo de la espuma,
húmeda y tentadora como un beso;
o Nereida sensual, bajo el tridente
de Poseidón, flotando los cabellos.
En el azul del mar veo tus ojos,
y entre las olas tu contorno veo,
oscilante a la luz de la mañana,
marea de caderas y de senos.

 


           Número 75a    Primera entrega       Octubre 02



 



 

 

952
Estás a diez mil millas, y te siento
en íntimo contacto con mi piel;
cruel es la distancia, y tan cruel
es percibir el soplo de otro aliento
sintiéndome a diez mil millas de él.
 
 
953
Levé las anclas y zarpé a mi puerto,
que me aguardaba en soledad y calma;
en el tuyo dejé sentido y alma,
y aunque vivo por ti, sin ti estoy muerto.
 
Sólo tu nombre me ha quedado intacto
como un beso en los labios, que renace
cada vez que te llamo, tenue enlace
para quien ha perdido tu contacto.
 
 
954
Descalzo voy en torno de tu lecho
para no desvelarte; tan serena,
tan inmóvil descansas, que refrena
mis impulsos el alma, y de mi pecho
surge un ave que anida en tu melena;
suspiro acariciante, imperceptible,
con tu candor, y como tú apacible.
 
 
955
Mi amor busca trabajo, está inactivo;
tú representas la mejor oferta,
más que mejor, el único objetivo,
y sé que está la posición abierta.
La quiero con carácter exclusivo,
y permanente, no a contrata incierta,
y con sueldo de besos, que no creo
en el amor que vive sin empleo.
 
 
956
Persigue una ilusión, aunque lejana,
mantén la mano abierta, aunque vacía;
tu búsqueda jamás será baldía,
si no la obtienes hoy, lo harás mañana.
 
Si tu mano mañana no la alcanza,
hay más días, no cejes en tu intento,
que muere la ilusión de desaliento,
y sobrevive a fuerza de esperanza.  
 
(Indice)



 

679 - Esperándote
 
Al elegirte me abracé a la muerte,
y muriéndome estoy, día por día;
qué prolongada, trágica agonía,
de proclamarte mía y no tenerte.
 
Di a la rosa que espere, y no despierte,
que hay otra primavera en lejanía;
amordaza en silencio a la armonía,
que tal vez surja la canción más fuerte.
 
Di a la aurora que vuelva a oscurecerse,
que habrá otro sol mañana, y podrá verse
más fulgurante que hoy lo hubiera estado...
 
No hables de otros lugares y otras fechas,
que mis entrañas, hoy, están deshechas
de amar y de esperar, desesperado.
 
Los Angeles, 2 de octubre de 2002
(Indice)


Lentamente
 
Peregrino que debe fabricarse un sendero,
nube que, casi inmóvil, se aleja en lontananza,
arroyo que, indeciso, serpenteando avanza,
así yo lentamente, lentamente te quiero.
 
Sin las prisas del viento que en huracán progresa,
sin la urgencia del joven que a ser hombre se afana,
sin el inquieto apremio de la nieve temprana
que a forjar nuevo invierno de puntillas regresa.  
 
Con lentitud de manos suaves, adormecidas
sobre la piel, en breve y extático sosiego,
para empezar de nuevo, como lo hiciera un ciego,
leyendo con el tacto regiones escondidas.
 
Con la calma que sabe retardar la llegada
por el goze más fiero de un más largo camino;
como se saborea cada sorbo de vino,
como se alarga intensa la primera mirada.
 
Lenta, muy lentamente, como tímida brisa
rozando el rostro, en síntesis frágil, titubeante,
de indecisión de huésped y osadía de amante...
hasta que de tus labios se escapara la prisa.
 
Los Angeles, 4 de octubre de 2002
(Indice)
 
680 - Tu espejo
 
Me ha llevado tu espejo de la mano,
susurrándome incógnitas verdades
de lágrimas, temores, soledades,
que a él solo intimas, con favor de hermano.
 
En mí también te miras, aunque en vano
intento descifrar ambigüedades;
sólo tu espejo ve las realidades,
genuino confidente cotidiano.
 
Yo puedo percibir dolor y duda,
mas no qué arrollador ni cuán aguda,
eso es prerrogativa de tu espejo.
 
Y hoy, al mirarme en él, he comprendido
las lágrimas, la angustia que has sufrido,
porque aún estaba tu alma en su reflejo.
 
Los Angeles, 4 de octubre de 2002
  (Indice)
 
681 - Ese alborozo
 
He de acercarme a ti una noche oscura,
cuando los sueños duermen, inconscientes
de su absoluta libertad, ausentes
de la mente, su cuna y sepultura.
 
Y al abrazarme firme a tu cintura,
nuevos sueños, a todos diferentes,
pícaros, depravados, inocentes,
tomarán posesión de tu estructura.
 
Llena estarás de un flúido expansivo
que te hará levitar, mientras cautivo
tu razón, voluntad, deseo y gozo.
 
Y al despertar, tal vez tengas la duda
de, si al hallarte junto a mí desnuda,
fue sueño o realidad ese alborozo.
 
Los Angeles, 5 de octubre de 2002
(Indice)
 
Si alguna vez
 
Si alguna vez te murieras,
llévate mis pensamientos,
y las huellas de tus manos,
mi añoranza, mis recuerdos;
y así, quedando vacío,
estaré, como tú, muerto.
 
Si alguna vez tú, que fuiste
carne de todos mis besos,
alma de mis soledades,
y razón de mis desvelos,
desplegaras nuevas alas
abandonando tu cuerpo,
antes de partir, arranca
de mi interior tus reflejos,
el tono de tus palabras,
las raíces de mis sueños,
las lágrimas que tus ojos
junto a los míos vertieron;
porque así estaré vacío,
quedando, como tú, muerto.
 
Y si alguna vez partieras
sin morirte, como el viento,
con un rastro de hojas secas
rodando por el sendero,
dejando mi primavera
transformada en frío invierno,
no tendrás que arrancar nada,
porque me estaré muriendo.
 
Los Angeles, 5 de octubre de 2002
(Indice)
 
Como el agua
 
Ven a mis manos, que por ti se acoplan
como si recoger agua quisieran;
pero, ay, que como el agua te deslizas,
siempre en huída, indiferente, ciega.
Te retengo un momento,
y te vas, rumorosa, soñolienta,
como quien nada quiere,
sino tan sólo libertad y amnesia.
Soy el álamo, enhiesto,
firme lanza clavada en la ribera;
vienes, me miras, cantas,
juguetona en tu espejo me reflejas,
y desinteresada te distancias,
soñando acantilados y mareas.
Te vas, como se va incesante el tiempo,
que aunque nos abandona, no nos deja,
pero al que nunca llamaremos nuestro,
porque no nos espera.
Quisiera encadenarte
en torno a mí; alzar una represa,
y detener tu curso, y darte un cielo
sereno, azul, en superficie tersa.
Y al mirarme en tu lámina de plata,
pensar, soñar, que extática me besas...
Ya no sé si eres tú, si eres el agua,
un deseo improbable, una quimera,
algo que perseguí sin alcanzarlo,
o si eres indefensa,
prófuga sombra de mujer confusa
que a llegar y evadirse tal vez juega.
¿Por qué no te detienes,
y junto a mí te quedas?
 
Los Angeles, 5 de octubre de 2002   
(Indice)
 
682 - Un beso
 
Un beso de rodillas atrevidas,
de labios húmedos, voluptuosos,
mano impúdica, dedos temblorosos,
figuras lentamente desvestidas.
 
Beso requeridor de varias vidas
para agotar sus fondos amorosos,
desdeñador de afectos nebulosos
más huérfanos de espuelas que de bridas.
 
Beso que he fabricado en muchos años
en modos, longitudes y tamaños
que nadie fue capaz de merecer.
 
Traigo este beso para ti, absorbente,
encrespado, expansivo, irreverente,
porque sé que le vas a responder.
 
Los Angeles, 8 de octubre de 2002
(Indice)

Ver la postal de este poema en "Poesía erótica":
 
 
683 - Convergencia de senderos
 
Tras el telón del tiempo aprisionada,
mi hora sonó mucho antes que tu día;
ajeno a tu existencia, te intuía,
sabiéndote hacia mí predestinada.
 
Vagabundeo de alma desolada
fue mi vida, pensando que eras mía,
mientras en otra almohada amanecía
la luz de tu sonrisa extraviada.
 
Tantos años, amores, esperanzas,
malgastados en áridas andanzas
por caminos extraños, polvorientos...
 
Pero hoy, rasgado ese telón aislante,
te llevo de la mano, aunque distante,
mezclándose, por fin, nuestros alientos.
 
Los Angeles, 13 de octubre de 2002
(Indice)
 
684 - Desnudo Sueño
 
Sueño azul de Walkiria galopante,
mano crispada al pomo de la espada,
sobre el corcel es roja llamarada,
suelto el cabello al aire, tremolante.
 
En la expresión absorta del semblante,
se percibe fragor de barricada,
de determinación sin retirada,
gesto a la vez sutil, desafiante.
 
Las batallas libradas son internas,
con la hoja de la espada entre las piernas,
y manos firmes en la empuñadura.
 
Es un sueño distante, voluptuoso,
enemigo de treguas y reposo,
que se adhiere desnudo a su figura.
 
Los Angeles, 13 de octubre de 2002
(Indice)

 



El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor