Poesía del momento. Nº 88 b 2ª entrega: Noviembre 2003

Original de

Francisco Alvarez Hidalgo

Eres espejo que en la noche duerme,
sin luz, sin movimientos, sin colores;
nada reflejas ya, no podrás verme,
ni te veré cuando en silencio llores.

 

Breverías

   

 

1131
Eres una explosión de luz del día
que asalta mi arrabal por los balcones;
se pierden por la calle las razones,
y el sentimiento me hace compañía.

1132
Si la luz, como el aire, te circunda,
¿por qué me encuentro a veces en la niebla?
Tal vez el pensamiento se me puebla
de incertidumbre, sombra vagabunda.

1133
Al mirarte, me duele la distancia,
prisión a la que estamos condenados;
tantos deseos gimen mutilados,
muere tanta canción de disonancia...

1134
Se consigue vivir de mil maneras,
y de otras mil también puede morirse;
pero ay de quien no sabe despedirse,
y muere muertes imperecederas.

1135
Era muy especial..., a su manera;
lo que ella hizo conmigo, en negativo,
nunca podría haberlo hecho cualquiera;
toqué la oscuridad, quedé inactivo,
y mientras tanto, tú, fiel, a la espera,
a la espera de un vínculo elusivo.
No sé hacia dónde vas, pero este extraño
camino me sonríe. Te acompaño.

1136
No he visto las arrugas incipientes
al borde de tus ojos derramadas;
tu mirada y la mía, vinculadas,
no sé si extáticas o irreverentes,
sólo vieron pupilas alisadas.
 
 

 (Indice)

 

Poemas

   

 934 - Soy testigo

"No ser amado es una simple  desventura; la verdadera desgracia es no saber amar".  (Albert Camus)

Pródiga, tersa fue la primavera,
rodando tibio sol por los tejados,
agreste olor de pétalos mojados,
y esquilones cantando en la pradera.

Era mía la densa enredadera,
eran míos los cielos azulados,
en mí estaban los olmos arraigados,
y me daba sus arcos la palmera.

El aire del paisaje, tan bucólico,
con su dulce tristeza, melancólico,
enteramente me perteneció.

Y no lo supo compartir conmigo.
Pérdida suya fue, yo soy testigo
del amor que le tuve y no me dio.

Los Angeles, 13 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 

935 - Hilo dorado

No muere el tiempo, ni transcurre en vano,
es un río de ocasos y de auroras,
sombras y luces esperanzadoras,
rodando inevitable por mi llano.

Hambrientas las tijeras en la mano
sus fauces abren amenazadoras
sobre el hilo dorado de las horas
que en el tapiz de mi recuerdo hilvano.

No puedo ya o no quiero urdir la trama,
se ha trocado el tapiz en amalgama
de hilachas de colores sin sentido.

Imposible enmendar el desacierto;
hoy, cuando doble la campana a muerto,
las tijeras harán su cometido.

Los Angeles, 14 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 936 - Irrumpe por las brechas

La norma es despotismo, nos obliga
por senderos y acciones rutinarios,
marca episodios en los calendarios,
y nos sumerge en baño de fatiga.

La irregularidad es libre amiga,
sin lazos ni exigencias, sin horarios,
vagabundo de sueños visionarios
que de costumbre y cauce se desliga.

Sé para mí improvisación, sorpresa,
agua acariciadora, luz que besa,
viento que abraza sin prever su inicio.

No me programes límites ni fechas,
ni uses puertas, irrumpe por las brechas
de la pared, y haz tuyo mi edificio.

Los Angeles, 15 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 937 - Laberinto

En ese ocaso en que sentí morirme
de la verdad en humo fugitivo;
en esta aurora en que me siento vivo,
y la verdad me guarda ahora a pie firme;

en esta aspiración a diluirme
en abrazo integral, definitivo;
en este afán de amor tan exclusivo
que ni huya ni yo quiera despedirme;

en la celebración de la esperanza
forjando cada día la añoranza
a que el mañana volverá la vista;

en ese laberinto de deseos,
de fracasos, arrojo, titubeos,
mi alma, a la vez, se orienta y se despista.

Los Angeles, 15 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 Muerte en Bagdad

Hoy en Bagdad ha habido quince muertos;
americanos, los demás no cuentan.
Quince esposos, amantes, padres, hijos,
víctimas de arbitraria, absurda guerra.
No son héroes ni mártires, ni han muerto
en acción, aunque así dirá la Prensa.
Han muerto sin hacer nada importante,
sólo volar sobre unas casas viejas.
Hubieran disparado proyectiles
sobre tejados, patios o callejas,
perdiendo alguna viuda su cocina,
muriendo algunos niños mientras juegan,
o unos padres camino del trabajo;
diseminando pánico y miseria.
Para salvar al hombre hay que matarlo,
y para restaurar, talar la tierra.
En pegasos de acero arrebujados,
inmóviles, quizá en temblor de piernas,
ruda amenaza contra la amenaza
que puede ser real, o que se piensa.
Cuando se muere así, sin hacer nada,
ni el heroísmo ni el martirio cuentan;
importa la altivez politizada
de quien racionaliza la contienda.
Hacia vosotros, pies de retaguardia,
debieran extenderse las cadenas,
productores de muerte en ambos bandos
bajo ondear glorioso de banderas.
Hoy en Bagdad ha habido quince muertos,
y habrá mañana más; treinta monedas
es precio justo; lloran sangre y miedo
tantas madres y tantas Magdalenas;
Judas, Caifás, Pilatos se pronuncian,
y van dos pueblos con la cruz a cuestas.

Los Angeles, 16 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 Ante el pc

Se me adentraba el sol por la ventana,
muda explosión de luz sobre la alfombra,
como si el día me llamara, envuelto
en su atavío seductor de novia,
halagadora exhortación al juego,
calor de galanteos y de cópula.
Lady, a mis pies, ladrido en retaguardia,
medio soñando en perros que la acosan;
y Frisky delegando los maullidos
a la elocuencia enfática de Logan.
Los tres y yo, mis viejos mosqueteros
de breves años y de largas horas,
conscientes de rumores y tecleos,
del dolor emanando gota a gota,
del gozo revestido de sonrisa,
de la noticia que al e mail se adosa.
Esta pantalla hipnótica retiene
tanta vida a ambos lados, densa esponja,
voraz sorbiendo ideas y emociones,
negando pulsos, ráfagas y aromas...
El mundo está a los pies, en el entorno,
en las manos del sol, en las auroras,
en el agrio sabor del limonero,
en el corcel del viento, y en las rosas.
La palabra que llega, letra a letra,
es cristal empañándose en la sombra.
Vale más el ladrido, el ronroneo,
en un cuadro de sol sobre la alfombra.

Los Angeles, 20 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 938 - Besarte en la mejilla

No volveré a besarte en la mejilla,
beso ritual, puerilidad, costumbre;
el beso cándido, de mansedumbre,
puede en surco de labios ser semilla.

Esta semilla crecerá en gavilla
como la duda medra en certidumbre,
y ese beso informal tal vez alumbre
un crepúsculo de alma sin orilla.

Iré hacia ti; cuando por fin te abrace,
¿dejarás que mi boca te amordace,
en suavidad, en desesperación?

Querrás y no querrás; en tal dilema,
deja que arda la llama que me quema,
y extíngase la luz de tu razón.

Los Angeles, 20 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

939 - Guíame al futuro

Ni eres dueña de mí ni soy tu dueño,
no soy más que un destello en tu alborada,
la visita que llega inesperada,
la sombra que se abraza a ti en el sueño.

Si en espaciosa libertad me empeño,
mi posesión se estrecha, mutilada;
el alma, en su mitad, desarraigada
de este mi yo, ex gigante hoy tan pequeño.

Me amedrenta abdicar independencia,
me acongoja negarme pertenencia,
me disminuye cada corte o muro.

Ven hacia mí, avasalla mi parcela;
si ves que mi actitud se desnivela,
venda mis ojos, guíame al futuro.

Los Angeles, 23 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

940 - Muriendo

La vida va del brazo con la muerte,
al mismo ritmo, sin perder el paso;
el tiempo es de ambas, en el mismo vaso,
pero una sorbe mientras la otra vierte.

Impotente es la vida cuando advierte
descenso en el nivel, mas no es fracaso;
hay alborada en todo, y hay ocaso,
arroyo cuyo flujo no se invierte.

Se avanza y retrocede cada día,
menos clara la estancia, más sombría,
perdiéndose la luz, anocheciendo;

Quienes vivimos hoy, aunque enterramos
a cuantos ya durmieron, también vamos
a pasos inequívocos muriendo.

Los Angeles, 23 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

Enterrar a los muertos

Llené de hierro el pecho, mas la fragua
del corazón me lo dejó fundido;
vestí mis ojos de arenal de olvido,
y me brotaron surtidores de agua.

Amordacé la voz de la memoria,
y el hiriente pasado estalló en gritos;
holló mi pie los pétalos marchitos,
y renació el rosal en plena gloria.

¿Por qué me huye la paz? ¿Por qué el diseño
de mi nueva actitud se me deshace,
lo que intento matar, vibra o renace,
y si intento dormir me olvida el sueño?

Tal vez porque viví de tal manera
que sólo estuve yo junto a mí mismo;
tanta ilusión, tan poco realismo,
nunca existió genuina primavera.

Cada vez que la llama resucite,
a golpes de agua extinguiré su fuego;
a mis propios confines me repliego,
donde conmigo la verdad habite.

Tendré amplios ventanales, mas no puertas,
y a quienquiera venir, franco está el paso,
yazga en mi cama, beba de mi vaso,
y ayúdeme a enterrar ideas muertas.

Los Angeles, 24 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

En el Café

Te esperaba. Llegaste con retraso;
cinco minutos sólo, casi nada.
Yo no te vi llegar, tan abstraído
en mi libro de notas. Hay palabras
que deben registrarse de improviso,
antes de que tal vez se pueblen de alas.
Si me acarician, y se van, las pierdo,
y pierdo algo de mí, de ti, esa llama
oscilante en el viento, temblorosa,
que como beso efímero se apaga.
Te mantuviste en pie, junto a la mesa,
dejando libre una sonrisa blanca.
Temblaba mi café en círculos negros,
al percibir tu sombra; en la ventana
se dormían al sol unas gardenias,
huérfanas, en jarrón de porcelana.
Al fin alcé los ojos, y en los tuyos
vi la luz, deliciosamente extraña,
que me ha dicho otras veces tantas cosas,
y te besé en los labios, no en la cara.

Los Angeles, 24 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

941 - Moribundo

A Robert Fuchs, vecino, amigo

Con ojos me miró de quien presiente
la inmediatez del fin, mustia mirada,
como si el alma, ciega, extenuada,
se negara a una vida indiferente.

El cuerpo, ya sin músculos, resiente
su peso reducido; desmayada,
cuelga una mano al lado, y despoblada
parece estar de imágenes la mente.

Sólo un techo monótono, cortinas,
rostros anónimos a las retinas,
intravenosas, tubos, monitores...

Ay, amigo, que al éxodo resbalas,
vas a emprender el vuelo sin escalas
a un país que ha proscrito los dolores.

Los Angeles, 24 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor