Poesía del momento, Nº 101a

Primera de Diciembre 2004

 

Original de 

Francisco Alvarez Hidalgo


Se consigue vivir de mil maneras,
y de otras mil también puede morirse;
pero ay de quien no sabe despedirse,
y muere muertes imperecederas.

Breverías

   
1270
Nos vamos lentamente desmembrando,
perdiendo cuanto somos, cuanto fuimos;
nuestras vidas exhaustas son racimos
que el tiempo hambriento va picoteando.
1271
Mantendré viva para ti la llama
que abraza, besa, lame y no agoniza;
si desnudo tu cuerpo me reclama,
seré lengua de fuego y luz rojiza
quemando versos junto a ti en la cama,
tacto que entre los muslos se desliza.
Qué calor este invierno nos ofrece,
que todo en derredor rejuvenece.

1272
El amor que insaciables perseguimos
no es la dorada hogaza que en la mesa
se nos ofrece entera, y repartimos
a quien mejor abraza, mejor besa;
ni el ajeno mendrugo que adquirimos
ya por necesidad, ya por sorpresa.
De tan soñado pan la mano alcanza
sólo migajas, y algo de esperanza.

1273
Ya casi no es de noche, pero no es aún de día,
y aunque a partir te aprestas, ávido te retengo;
este momento aún vive, sin ti se moriría,
prolóngale la vida, que yo se la mantengo.

1274
Mi espalda está cruzada de arañazos,
y cruzada de equívocos mi mente;
pero mi corazón no se arrepiente:
Repetiría idénticos abrazos.

(Indice)

 

Poemas

   
1183 - A cuatro manos

Palpitaba en el cuenco de su mano
inquieta golondrina prisionera,
vibrátil, rígida, sin que pudiera
dejarla en libertad. En el piano

se adormecía el canto cortesano
que a cuatro manos de una voz naciera.
Su timidez pensó: "Si me atreviera…"
Y la música fue rumor lejano.

Lo creyó un corazón entre los dedos,
húmedo, cálido…, perdió sus miedos,
y se dejó arrullar por sus latidos.

Cuando la noche desplegó su sombra,
los envolvió a los dos sobre la alfombra
desnudos, abrazados y dormidos.

Los Angeles, 1 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1184 - Invernal

No quedan ya zagalas ni pastores,
ni en la noche, a la luz de las estrellas,
bajo las burdas mantas, ellos y ellas
contrarrestan el frío con sudores.

Distribuye el invierno los rigores
de su escarchada alforja; de sus huellas
no se alzan danzas, himnos ni doncellas
diseminando pétalos de flores.

El silencio es la nieve de la nieve,
un estrato intangible. ¿Quién se atreve
a profanar su monacal sosiego?

El tiempo es blanco, los relojes quietos,
tenue la luz, colmados los abetos…
Qué suerte, Dios, no haber nacido ciego.

Los Angeles, 4 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1185 - Fluir, remansar

Miro todos los rostros en la calle,
piso todas las huellas en la senda,
analizo el motivo en cada ofrenda,
grito todos los nombres en el valle.

Y cuando el mundo en mi portal estalle
sin que yo lo anticipe o lo comprenda,
descubriré que soy corcel sin rienda
viendo el conglomerado, no el detalle.

Tal apresuramiento a ver las cosas
me priva del aroma de las rosas,
me oculta la belleza de lo visto.

Miraré, tocaré cada relieve,
a ritmo de hora y suavidad de nieve,
mientras lento, muy lento te desvisto.

Los Angeles, 5 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1186 - Sin respuesta

A veces de su alforja extrae la vida
preguntas que uno desterrar quisiera,
sobre el amor que fue, sobre la higuera
improductiva, o la ocasión perdida.

O cierto amanecer sin despedida,
o ambigua voluntad de cristalera,
o aquella nuestra joven primavera
que en el invierno se quedó dormida.

Archivamos en sombra tales temas,
no por ser insolubles los dilemas,
mas por deslealtad o cobardía.

Y si cerril la vida nos dispara
esos dardos directos a la cara,
evasiva la mente los desvía.

Los Angeles, 5 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

Viajero hacia el final

Lleva al hombro zurrón sobrecargado,
de todo cuanto ha dicho, malo y bueno;
de palabras de amor, o indiferentes,
de rabia, de dolor, de contratiempo,
de miradas furtivas que frenaran
la timidez o el miedo,
de suspiros que nadie percibiera,
de insultos recibidos, de lamentos,
de metas imposibles,
de malogrados sueños.
Ha pasado por todo sin quedarse,
tren de breves paradas, sin regreso.
Su zurrón, desgarrado de los años,
cediendo las costuras bajo el peso
de la carga fatídica,
que paso a paso va disminuyendo,
sembrándose en la arcilla
desconocida, estéril, del sendero.
Cada día es la marcha más confusa,
cada día es más áspero el silencio,
cada día se alargan más las sombras,
quedan menos recuerdos.
Este es un tren que va entrando en el túnel,
no sabe si es el tren o el pasajero,
no sabe si hay salida al otro lado,
si habrá otro amanecer, si queda tiempo.
Cuando el zurrón lo haya perdido todo,
tan vacío estará que estará muerto.

Los Angeles, 6 de diciembre de 2004
 
(Indice)

 

   
Vive el momento

Eres bella y cobarde; si mañana
decidieras vestirte de osadía,
mirando sin rubor, ¿te miraría
quien hoy te ve radiante y puritana?

¿No te has visto desnuda en el espejo?
¿No lo has visto desnudo en tus quimeras?
¿No te murmura el alma que debieras
mezclar las fantasías y el reflejo?

¿No ves que no eres dueña del futuro,
sino sólo, y a medias, del presente?
Vadea el río si no tienes puente,
si incapaz de arrasarlo, salta el muro.

Que no te llegue el día deplorable
en que intentes vivirlo y ya no puedas;
extirpa la cordura en que te enredas,
y enrédate en locura razonable.

Los Angeles, 7 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1187 - Aleteo

"Volverán las oscuras golondrinas…"
(Bécquer)

¿Hay cementerio de palabras? ¿Cueva
donde en silencio y sombra se adormecen?
¿Las que hablaron ayer, y hoy enmudecen,
recobrarán mañana vida nueva?

Nace la idea, se articula y lleva
tono, ritmo y sabor que la embellecen,
le dan cuerpo y temblores, y le crecen
alas de fuego, y al azul se eleva.

Las palabras ya dichas son bandadas
de ágiles golondrinas, que alejadas
podrán estar, pero sabrán volver.

Dijiste un día "Te amo". Y hoy me veo
como escuchando el eco, y su aleteo
breve, sensual, me ha vuelto a estremecer.

Los Angeles, 8 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1188 - Muerte

Vivo entre las antorchas humeantes
de esta noche que no sabe dormirse;
me evadí de la luz, y empezó a abrirse
comitiva de llamas palpitantes.

Vine a entrar en las sombras; qué distantes
sus garras al que intenta despedirse,
qué erguidas al que no quiere morirse;
tan paradójicas como constantes.

Si el hambre de vivir se nos disuelve,
la llamada a la muerte nos devuelve
el eco en gris de nuestro propio grito.

La muerte es una amante caprichosa,
besa a quien no la quiere, y desdeñosa
ignora a quien codicia el infinito.

Los Angeles, 9 de diciembre de 2004
(Indice)

 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor