Poesía del momento, Nº 101c

Tercera de diciembre 2004

 

Original de 

Francisco Alvarez Hidalgo


Tanto te ocultas, tanto te defiendes,
¿quién tu enemigo, a qué le tienes miedo?
Sólo traigo un retozo en cada dedo,
y una lengua de fuego. ¿No lo entiendes?

Breverías

   
1280
Ay, aspirante a soñador, que temes
ciertos sueños de hueca oscuridad;
por más que gimas, huyas o blasfemes,
se te han de convertir en realidad.
1281
Poblado estoy de ti, soy el terreno
que tu mente adoptó, tu pie ha pisado,
cuyo paisaje, ya de rosa o trueno,
como tú lo adoptaste, te ha adoptado.

1282
Detén, si quieres, la palabra amable
albergada en tus labios elocuentes;
no detengas la mano, que ella me hable
su lenguaje de muslos divergentes.

1283
Oh, la paz del espíritu tranquilo,
campos en flor, serenidad dorada,
silencio, inercia, suavidad, sigilo…
¡Dadme la madurez alborotada!

1284
Tanto te ocultas, tanto te defiendes,
¿quién tu enemigo, a qué le tienes miedo?
Sólo traigo un retozo en cada dedo,
y una lengua de fuego. ¿No lo entiendes?

(Indice)

 

Poemas

   
1195 - Anoche

Viniste anoche abanderada en sueño
que no deja dormir; visión, quimera,
fraguadas cada día, que uno espera
ver alzarse del molde del diseño.

Llegaste a mí, que sólo he sido dueño
de espejismos, sellado en la ceguera
de quien contempla el mundo a su manera,
tan frío, tan lejano, tan pequeño.

Tan real te acercaste que fluía
de tu piel encendida hacia la mía
frenética espiral conspiradora.

Y me dejé abrazar con el descuido
que absorbe, y a la vez pierde el sentido…,
hasta que al fin te arrebató la aurora.

Los Angeles, 28 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1196 - Tiempo

Quisiera encadenarlo. Sus latidos
taconean el círculo andariego
de los sesenta espacios, y en tal juego
resultan mis propósitos vencidos.

Si a deshojar la flor de tus sentidos
se me apresta la mano, cuando llego,
tú en capitulación, y yo hombre ciego
con ojos en los dedos extendidos,

rastreo el engranaje de sus ruedas
para inmovilizarlo, y que así puedas
permanecer sin prisas a mi lado.

Pero es enjaular agua en un cedazo;
tan ágil corre el tiempo del abrazo,
que casi al empezar se ha terminado.

Los Angeles, 28 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1197 - Dualidad

Me ha visitado el ángel de la idea,
y el ángel del sentido me ha tocado;
en la balanza estoy equilibrado,
pero el mundo a mis pies se tambalea.

A veces pienso, y al pensar, flamea
etérea luz desnuda de nublado;
a veces siento, abriéndome el costado,
espada que en la herida se recrea.

Cerebral y sensual, encrucijada
del libro abierto y de la tibia almohada,
del hombre erguido y de su horizontal.

No escogeré; prefiero la amalgama
de furia y de razón sobre la cama,
del intelecto y de la bacanal.

Los Angeles, 28 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1198 - Mi sendero

Te llevaré conmigo. Habrá una ruta
sin destino final, tan novedosa
como la fantasía de la esposa
en sueño azul de amante disoluta.

Camino que silencia la disputa,
y apuntala el acuerdo. Temblorosa
vendrás tal vez, también voluptuosa,
sin dragón defendiéndote la gruta.

Leve caricia en suave terciopelo
de ángeles y libélulas en vuelo
rozarán nuestras frentes al pasar.

Y desnuda a mi lado, sí, desnuda,
sentirás que mi vida en ti se anuda,
y no querrás dejar de caminar.

Los Angeles, 29 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1199 - Voces

Eran antes las voces familiares
en vuelo a mí, tropel de golondrinas,
onduladas cadencias, mandolinas
arañando el silencio en los pinares.

Son hoy los buitres en los muladares,
las ratas pululando entre las ruinas,
invectivas de lenguas clandestinas
nutridas en sombríos lupanares.

Ayer la voz era caricia, abrazo,
hoy la voz es estrépito y portazo
despertando en la noche escalofríos.

Pasan las horas lúgubres y tensas,
parezco haber perdido las defensas
quedándose mis ámbitos vacíos.

Los Angeles, 29 de diciembre de 2004
 
(Indice)

 

   
1200 - De regreso

Cumplida mi odisea creativa,
planto mi pie de nuevo en tus umbrales,
andante constructor de catedrales,
dueño de la columna y de la ojiva.

Transité tanto tiempo a la deriva,
tantas piedras anónimas, triviales,
tantas vidrieras, tantos pedestales,
que perdí claridad y perspectiva.

Hoy torres, cúpulas y frontispicios
por mí labrados, sólo son indicios,
más de lo dado que de lo obtenido.

Desecharé buriles y martillos,
y a tu alma llamaré con los nudillos
de estos dedos que casi te han perdido.

Los Angeles, 30 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1201 - Bar

Se estremece la lámpara en la mesa
por la conjugación de dos alientos;
se han apagado los resentimientos,
y se enciende la luz de la promesa.

La atmósfera, cargada de humo, espesa,
arropa a bebedores soñolientos
que no tienen reloj; sus movimientos
única plática en el aire impresa.

Los dos amantes, al silencio uncidos,
son lírica explosión, dos alaridos
que sus ojos, y nadie más, perciben.

Tiembla la llama que ambos llevan dentro,
cuatro manos avanzan al encuentro,
y en mutuo cautiverio se reciben.

Los Angeles, 30 de diciembre de 2004
(Indice)

 

   

1202 - Mañana de lluvia

Esta lluvia no es gris ni triste; ha entrado
danzante en las callejas de la aldea,
e insistente, gentil, tamborilea
con sus múltiples dedos mi tejado.

Entre las sábanas, y tú a mi lado,
se respira silencio; no alborea
para nosotros, mientras se moldea
mi abrazo a tu desnudo entrelazado.

Cuerpo a cuerpo sin rasgos de batalla,
llegó la paz, el arrebato calla,
un estar sin hacer se ha establecido.

Que llueva, que amanezca, que las cosas
sigan su derrotero. Tú reposas
entre mi sentimiento y mi sentido.

Los Angeles, 31 de diciembre de 2004
(Indice)

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor