Poesía del momento: Nº 90a Primera entrega de Enero 2004

      

     

Original de

Francisco Alvarez Hidalgo

 

 

 

La música y el ritmo nos envuelven,
niebla de gozo, ondulación vibrante,
pétalos de jazmín que se disuelven
como amante en los brazos de la amante.

No ven los ojos, párpados caídos,
pero esa melodía transparente,
no se sabe si tiembla en los oídos,
o es el alma tan sólo quien la siente.

 

Música: "Andaluza", de Granados

Breverías

   
1157
Fuente soy derramándose obsequiosa
en busca de una sed, un brote, un vaso;
si no me llegan labio, mano o rosa,
qué pérdida opresiva, qué fracaso.

1158
Me han dicho que te has muerto. Lo sabía.
Muerta te conocí, muerta seguiste
cuando te abandoné. Sólo vivía
una idea de ti que nunca fuiste,
que sólo yo forjé en mi fantasía,
una idea tan bella como triste.
Nunca te amé, jamás te he conocido,
mi amor fue un sueño, ya desvanecido.

1160
Rastreo una belleza sin desembocadura,
hontanar jubiloso de diáfana corriente,
belleza despojada de bruma y vestidura,
en cristalina, tersa desnudez inminente,

que fluya como río, como marea insista,
en silencio de nubes, en suavidad de arenas,
y camine en mi vida con ardor de exorcista
conjurando las sombras que danzan en mis venas.

1161
Un cuchillo de fuego me abrasa la memoria,
vestido voy de sangre, mi canto es mi gemido,
levantan su cabeza los muertos de la historia,
y envidian que yo sea, mientras ellos ya han sido.
                       
No sé si lo que vivo sea de oro o de barro,
si es de agua o de vinagre la copa de que bebo,
si pródigo me otorgo o amargo me desgarro,
pero sé que estoy vivo, y cuanto alcanzo, pruebo.  

 

(Indice)

 (Postal)

 

Poemas

   
1001 - Quimera

La mañana aromática revienta
de luz, color, rumores y descuidos;
se afina la canción de los sentidos,
la del alma enmudece soñolienta.

Puéblase el aire de tomillo y menta,
las ovejas, esquilas y balidos,
acercan la distancia, y hay ladridos
leves sobre la senda polvorienta.

Viento de ayer frenó en mágica brisa,
todo es serenidad, duerme la prisa,
casi la paz se toca con las manos.

La crueldad es hoy misericordia,
y enmudece la voz de la discordia...
Hoy somos todos bajo el cielo hermanos.

Los Angeles, 1 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1002 - No sabría morirme

No sabría morirme si quisiera,
aunque en tantos crepúsculos he muerto;
no se aprende a morir, ni a cielo abierto,
ni al fondo de la propia madriguera.

No es hermana la muerte, es forastera
que no quiere jugar al descubierto;
la solitaria dársena del puerto
ignora cuándo arriba la galera.

Se muere en repetidas ocasiones,
con justificación o sin razones,
tristes nos malogramos y morimos

de desencanto, falsedad, temores,
y esas son de las muertes las peores,
porque aún siendo cadáveres, vivimos.

Los Angeles, 1 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1003 - A la espera del abrazo

Los años a la espera del abrazo,
fantasmas grises, hoy se han diluído;
tan prolongado fue, tan breve ha sido...
Qué consistente, inextricable lazo.

Ahora, al partir de ti, me despedazo;
no obstante, nunca hubiera preferido
prescindir de encontrarte; he renacido,
y me ofrezco a vivirte a largo plazo.

Mi noche se colmó de lunas llenas,
y saturaste el cauce de mis venas
de explosivas burbujas de champán.

Te pienso más que ayer, y más te quiero;
y aunque vivo en dolor sin ti, prefiero
el alma y la razón tal como están.

Los Angeles, 2 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1004 - A la medida

Mereces un amor a la medida,
no el amor fabricado por sistema,
llama pintada al óleo, que no quema,
palabra insustancial, por repetida.

Te señaló mi dedo, y elegida
fuiste sin pretensión ni estratagema;
has sido tú, tú sola, sin dilema,
y al abrazo mi oferta te convida.

No habrá copias de códices extraños
que perdieron su brillo con los años,
serás íntimamente original.

Nadie en mi amor distinguirá elementos
ya dispersados a los cuatro vientos,
tú a la medida, el resto, marginal.

Los Angeles, 2 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1005 - Huellas en la arena

No vuelvas a la playa; el oleaje
ha trepado, reptil, en nuestra ausencia,
disolviendo la frágil evidencia
de dos filas de huellas. No hay mensaje

más vivo y más caduco que el lenguaje
de los pies en la arena; su elocuencia
de grito o de murmullo la silencia
brochazo verdiazul en el paisaje.

Rastro de dos amantes, travesía
que entre principio y fin pretendería
forjar continuidad sin desenlace.

Y un elemento débil, insistente,
palma de agua y espuma, de repente,
a mansos manotazos lo deshace.

Los Angeles, 2 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1006 - Avanzo

En descuido de labios y cinturas
avanzo, y al pasar, cada ventana
se entreabre sigilosa. La mañana
tiene sabor a treguas y rupturas.

Flota al aire perfil de ligaduras
que ha cercenado el tiempo, o la desgana;
la sola trabazón que hoy me engalana
es un afán de espléndidas locuras.

Cuantos ojos detrás de mí se apiñan,
siguen mi recorrido, me escudriñan
con la investigación de la sospecha.

Indiferente a hipótesis e intriga,
a brisa tenue o ráfaga enemiga,
seguiré hacia el futuro que me acecha.

Los Angeles, 2 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1007 - Carne soy

Carne soy para el hambre de la fiera,
desgarrada, mordida estoy, sangrante,
no sé morir y arrastro agonizante
vida en fardos que nadie me aligera.

Aspiré, siempre ilusa y a la espera,
a surtidores de agua refrescante,
sólo hallando mi copa rebosante
del fango que la sed no me atempera.

Ni ato mis manos ni mis pies detengo,
reparto mis caricias, voy y vengo
por campo virgen o trillada senda.

Libre soy, o me creo. Cuántas veces
el cáliz he bebido hasta las heces,
y cuántas más actualicé la ofrenda.

Los Angeles, 4 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1008 - Tallada en mármol

Tu palabra de amor tallada queda
en memoria de mármol; no habrá río
desbordante de amnesia ni de hastío
que logre desleírla; ni vereda

en los campos del alma que no acceda
a su mojón, directa o en desvío;
por su destello en rededor me guío,
fanal que la tiniebla desenreda.

En recelo de ti, cuando en andrajos
salga mi fe a la calle, y cabizbajos
desfilen esperanza y regocijo,

me gritará ese mármol en voz muda
tu palabra de ayer, huirá la duda,
y nuevo una vez más, te reelijo.

Los Angeles, 4 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1009 - Regalos de Navidad

Duele esta navidad mercantilista;
tanto obsequiado, tanto recibido,
vaga el amor confuso, revestido
de ruin disfraz y máscara egoísta.

No es el amor que nos llenó la vista,
frágil, desnudo, trémulo, atrevido,
que se arrulla entre júbilo y gemido,
nuestra derrota y triunfo, su conquista.

Es un amor de carnaval, fachada,
beso superficial, sonrisa helada,
regido por la forma, el interés.

Se nos marcan festejos y costumbres,
y vamos en olor de muchedumbres
con la misma rutina cada mes.

Los Angeles, 7 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   
1010 - Se ablanda la nostalgia

Se ablanda la nostalgia. Mi partida
parece hoy, más que un acto inevitable,
paso en falso, dictamen revocable,
ley que en su umbral debió ser abolida.

Pero esa es la nostalgia, sacudida
por aires de naufragio; ignora el sable
tajador de esperanzas, e implacable
mazo brutal que la razón no olvida.

Se ablanda la nostalgia, y se endurece
la voluntad, y al fin se desvanece
el blando intento de mirar atrás.

Se me duerme el recuerdo en cenotafio
de repudio y olvido, y su epitafio
repite más el nunca que el quizás.

Los Angeles, 7 de enero de 2004

(Indice)

 (Postal)

 

   

 1011 Todo se pierde

Se despoja de ti la noche fría
por hallar tu calor inadecuado;
no hay en tu corazón acorazado
ni luz, ni suavidad, ni melodía.

El calor de tu piel no es compañía,
aunque los dedos bailen su teclado;
recibirá el hambriento su bocado,
carne en hartazgo y alma en apatía.

De festín en festín, te deja impresa
ligera huella cada sobremesa,
una imagen sin peso en la memoria.

Habrá quien te haya amado y te recuerde,
pero dentro de ti todo se pierde,
ir y venir de puerta giratoria.

Los Angeles, 7 de enero de 2004
 
(Indice)

 (Postal)

 

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor