Poesía del momento, Nº 105 a

Primera de abril de 2005

 

 

Desnuda, como la piedra
que en la hierba se reclina;
desnuda, como la aurora
surge de la noche fría;
desnuda, como la lluvia
de nostálgicas caricias;
como la luz, y las nubes,
y el susurro de la brisa;
desnuda, mujer, desnuda,
que sólo así eres tú misma.


Fragmento del poema "Desnuda"
30 de marzo de 2002

Breverías

   
1331
Si de utopías vives,
tendrás un sueño, pero no una vida;
sólo cuanto derives
de esa ilusión florida
te dejará la piel estremecida.
1332
No sé por qué te pienso, siendo éste el primer día,
como amante que llega, me devora y se ha ido;
en la espera llenabas esta alma ahora vacía;
¿fuera mayor el gozo si no hubieras venido?

1333
Sé que una fecha oculta que los dos ignoramos
lleva tallado en mármol tu nombre junto al mío;
cuando el plazo se extinga, tal vez amanezcamos
el uno junto al otro: Mágico desvarío.

1334
La hoja de parra que el pudor retiene
caerá como antes lo hizo del sarmiento;
la bruma en que te envuelves, se mantiene
hasta ser arrastrada por el viento;
el batín transparente no se aviene
a quedarse en los hombros soñoliento…
Vendré a ti como otoño y brisa y mano,
y no será tu desnudez en vano.

1335
Reclinada en el hueco de mis horas,
qué rápida la noche se desata.
Apáguese el reloj, que me arrebata
este goce de ti…Qué destructoras
sus dos agujas de ostentosa plata.

(Indice)

 

Poemas

   
1262 - Juan Pablo II

Se lo llevó la hermana Muerte.
2 de abril de 2005

Mientras unos estudian la manera
de hacer saltar el mundo en mil pedazos,
otros intentan anudar los lazos
que logren desmontar cada frontera.

Un rebaño, un pastor, una pradera,
unidos en la paz de los abrazos,
abjurados temores y zarpazos,
avanzando hacia la única ribera.

Este hombre, viajero y provinciano,
con las llaves del reino en una mano,
y en la otra leve pálpito de alas,

nos deja su legado inconfundible
de que el salmo de amor es preferible
al trágico silbido de las balas.

Los Angeles, 3 de abril de 2005

(Indice)

   

Cuello

No te miro y te veo. Columbro el minarete
del tibio cuello erguido sobre la perspectiva
de los hombros desnudos, fascinante jinete
sobre su punto, inmóvil, como columna viva.

Alzas el rostro, se abre pálida catarata
desaguando en la angosta quebrada entre ambos senos;
la mente, que de lejos te observa, se dilata
en placidez de lunas y en tempestad de truenos.

Serpentean los besos sobre la piel, descienden,
blanda, anárquica lluvia, por surcos desiguales,
gotas con vida propia que ruedan y se encienden
como collar de perlas ardiendo en espirales.

Ah, la pálida seda desde el mentón subido
deslizando temblores al prólogo del pecho,
la mano rastreadora, y el tímido gemido,
el silencio, la entrega, la media luz, el lecho…

Los Angeles, 7 de abril de 2005
(Indice)

 

   

1263 - Cómo y cuándo

En rastreo febril del cómo y cuándo
orienté hacia tu cumbre mi objetivo;
horadé la montaña, y obsesivo
voy por mi propio túnel avanzando.

Un día llegaré, desembocando
en el arco frontal de luz. Festivo
el viento irá del álamo al olivo,
como mano invisible, acariciando.

Te encontraré en diafanidad, desnuda,
figura y mente sin pudor ni duda,
y como el viento para ti mis dedos,

suaves, resbaladizos, envolventes…
'Cuándo' y 'cómo' serán intranscendentes,
'ahora' y 'voraz' arrollarán tus miedos.

Los Angeles, 14 de abril de 2005
(Indice)

 

   

1264 - Cinta roja

La cinta roja, ofrenda seductora,
atadura sin pacto, turbulencia;
no cubre, manifiesta en transparencia
cuanto la mente ve y el sexo implora.

La cinta que te envuelve en esta hora
de tu dádiva a mí, tal inocencia,
tal travesura y júbilo, silencia
cada palabra y grita instigadora.

Tu regalo me llega desenvuelto,
con la certeza de no ser devuelto,
bebida que se acepta y se consume.

Te absorberé, como quien asimila
la imagen titilante en la pupila,
quedando en mí tú misma y tu perfume.

Los Angeles, 14 de abril de 2005
(Indice)

   

1265 - Mi lenguaje

Te hablo en idioma de silencios graves,
lenguaje de la luz, tan elocuente;
la palabra es destello insuficiente,
ventisquero de códigos y claves.

En el círculo alado de las aves,
en la serenidad del sol poniente,
en la sinuosidad de la serpiente,
o en las blancas estelas de las naves.

Siempre en silencio te hablo, en la esperanza
de llegar hasta ti, de que te alcanza
más puro y más certero mi mensaje.

Si traspaso la piel, si al alma llego,
y en su invisible manantial navego,
no necesitarás otro lenguaje.

Los Angeles, 14 de abril de 2005
 
(Indice)

   
1266 - No sé cerrar los ojos

No sé cerrar los ojos si te miro,
aun viéndote sin ti en la noche oscura;
robé cada perfil de tu figura,
y en torno de ella asiduamente giro.

Si descuelgo los párpados, retiro
luz y color, mas no la arquitectura
de la imagen, la flor de la cintura,
el grito de los miembros, el suspiro.

Se han albergado en mi interior, los veo
aun sin estar mirándote, y te leo,
mi libro abierto, aunque cerrado estés.

Pero al fijar tus ojos en los míos,
siento el desbordamiento de dos ríos
y la tierra agrietándose a mis pies.

Los Angeles, 15 de abril de 2005
(Indice)

 

   

1267 - Al borde de tu aliento

Se nos va adelgazando la distancia,
maroma enflaquecida al postrer hilo,
que pronto ha de quebrarse. Qué intranquilo
se agita el corazón, qué exuberancia

de exaltados latidos. La fragancia
montaraz de tu piel, y el fiero estilo
de pantera al asalto o en sigilo,
emergen ya en instinto y elegancia.

Al borde casi de tu aliento, espero
arribar al final de este sendero,
unir dos cabos y apretar el nudo.

Y una vez sobre ti, tacto andariego,
darte mi afán con precisión de ciego,
hablarte sordo y escucharte mudo.

Los Angeles, 16 de abril de 2005
(Indice)

   

1268 - Madre


Tú que recoges todos los fragmentos
si la vida brutal me pulveriza;
mentor sentimental que me analiza,
y asienta en mis vocales los acentos.

Tú que, si acaso escuchas mis lamentos,
tiendes la mano que me cauteriza;
tú susurrante, cálida nodriza
que endulza al niño en mí sus descontentos.

Reciedumbre de alcázar en la escarpa,
delicadeza musical del arpa,
milagroso contacto nazareno,

inquebrantable amor, sin condiciones;
y ante las más hirientes transgresiones,
dices como el Rabí: "No te condeno"

Los Angeles, 16 de abril de 2005
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor