Poesía del momento, Nº 108 b

Segunda de julio de 2005

 

 

Quiero saber si un sonido
del lenguaje de tus sueños
lleva mi nombre; si escuchas
las voces de mi silencio.
Oscuras noches calladas,
tan cerca de mí y tan lejos,
cuando la luna desgrana
nocturnos de terciopelo,
y se peina en el estanque
la plata de sus cabellos.
Si en tus ojos, si en tu alma
pudiera ver mi reflejo…

Fragmento del Poema "Mi reflejo". 21 octubre 2000

Breverías

   
1366
¿Por qué el agua no tiembla al reflejarte,
si yo, roble, me agito en cada rama,
desbordando temblores al mirarte?

1367
En esta soledad de los olvidos
tengo el alma de polvo y hiel cubierta;
si pudiera un ladrón abrir la puerta,
si se hundiera el balcón, si en estallidos

saltaran las ventanas, qué aire puro
en este rancio hogar se instalaría;
quizás una vez más recordaría
el ayer, hoy tan lejos, tan oscuro.

1368
Todavía en mi mano cuelga el roce
de la tuya lejana;
retiene tu perfume, se engalana
de ti, te reconoce.

La llevo a la mejilla, y es tu mano
que me acaricia lenta, suavemente;
y flota de repente
como tercera mano en el piano.

1369
Me ha llegado la voz de tu contacto
como un golpe de sangre, como un viento
con sacudida de alas, un aliento
que aún lleva tus palabras, un impacto

de besos que ayer fueron realidades;
toda mi piel fue oído,
y la escuché como si tu latido
provocara otra vez mis humedades.

1370
He nacido otra vez; estuve muerto,
aunque un sueño muy largo
me dio la convicción de que vivía;

pero ahora estoy despierto,
prófugo de mi lúgubre letargo,
y hambriento de tu luz, aurora mía.

(Indice)

Poemas

   
Parábola del sembrador

Yo, labrador, salí a sembrar el campo
una mañana de mi primavera,
cuando rompe la luz en alegrías,
las colinas verdean,
y el horizonte es línea
que uno intentara, como nueva cuerda,
añadir a la voz de esa guitarra
que en su recodo el corazón rasguea.
Colmaba mis alforjas la semilla,
con ansias de revuelo, como abejas
a punto de surgir, zumbido y nube,
tras la devastación de la colmena.

Lancé a voleo el grano,
esos deseos rojos en las venas,
la explosión contenida de los besos,
el alma rastreando cada grieta
de escapadas posibles,
la mente audaz, la voluntad sedienta.
Todo quebró sus puertas, sus amarras,
en busca de ancha, productiva tierra.

Parte del grano descendió entre espinos;
creció, pero alcanzó muerte sangrienta,
desgarrado su tallo
por maquiavélicas agujas negras.
Aún quedan cicatrices en el alma,
y con dolor la mente lo recuerda.

Parte de la semilla
se perdió entre los huecos de las piedras,
su potencial de vida sofocado,
incapaz de contacto con la greda.
Muerta antes de nacer, árido golpe
de rechazo inicial, luz que se niega.

Otra parte cayó sobre el sendero
que serpea entre surcos y parcelas,
fue ultrajada por pies embrutecidos,
sustento de gorriones en hambrientas
bandadas circulares
que sobre el páramo se desenredan.
Ah, la bota en el vientre,
los picotazos, la actitud severa.

Y al fin otra semilla
llovió sobre la tierra
fecunda, acogedora,
donde la vida es júbilo y promesa.
Y esta producirá ciento por uno
cuando el verano llame a la cosecha.

Ah, tierra fértil, tierra venturosa,
cerrada a los demás, para mí abierta,
a tu surco se abraza mi simiente,
en él se arraiga y él de mí se puebla.
Olvidé los espinos,
el sendero olvidé, olvidé las piedras,
ya encaña el trigo, y oscilando al viento,
maduran las espigas. Andariega
de haciendas y caminos
quedó el alma cansada, y hoy se asienta
sólo sobre tu campo de cultivo,
en lluvia y sol, en claridad y niebla.
Yo, sembrador, simiente y cosechero,
tú, mar de espigas y exclusiva tierra.


Los Angeles, 15 de julio de 2005
(Indice)
























   
Desde mi atalaya

En las mañanas se contrae la niebla,
espesa y silenciosa,
como el aura solemne de la muerte.
Son jóvenes las horas,
pero agonizan, o quizá alimentan
esa inquietud desierta, de congoja,
de quien mira sin ver, de quien avanza
bajo la luz ahogada en las farolas.

Fui en mis jóvenes años transeúnte
perdido entre la niebla, fui la sombra
diluída en la bruma,
que sólo ve lo que las manos tocan.
Fue progresando el día,
y el sol era una esponja
absorbiendo la niebla lentamente,
recomponiendo formas
a mandobles de luz. El horizonte
fue recobrando vida en su remota
línea verdeazulada
sobre el pecho agitado de las olas.
Y mis ojos se abrieron,
viendo la danza verde de las hojas,
la sonrisa vivaz de los claveles,
los surtidores que en la fuente brotan,
todo ese mundo de colores puros
en todo su primor, toda su gloria.

Me he vestido de fiesta en el ocaso,
veo hasta el fin del mundo, cada gota
de lluvia resbalando en los cristales,
cada ardilla en el parque, cada alondra
cruzando el azul claro,
percibo cada aroma,
cada rumor distante,
la palabra y el tacto se prolongan.
La claridad rodea la atalaya
de mis años maduros; se me agolpan,
doradas y radiantes, las siluetas
que la niebla de antaño hizo borrosas.

Hoy las veo; te veo
como nunca te hubiera visto, hermosa
más allá de la piel, por eso el alma,
a través de mis manos, se me aloja
en un fondo al que no hubiera llegado
en turbios años; hoy te veo toda.


Los Angeles, 17 de julio de 2005

(Indice)




   
La Fuente de Cacho

"Ayer te vi que subías
por la Alameda Primera,
luciendo la saya blanca
y el pañueluco de seda.

Dime, dónde vas morena,
dime, dónde vas salada,
dime, dónde vas morena
a las dos de la mañana."


Voy a la Fuente de Cacho
a beber un vaso de agua,
que me han dicho que es muy bueno
beberla por la mañana.

Dime, dónde vas, morena, etc"

(Canción popular montañesa)



El tiempo se lo ha llevado;
ya no hay fuente en la alameda,
ni mocitas aguadoras
con pañueluco de seda;

pero aún paso por tu calle,
y aún me pregunto a tu puerta
si duermes sola esta noche,
o estás con alguien despierta.



De noche la golondrina,
a la alborada el jilguero,
y al atardecer yo canto
diciendo cuánto te quiero.

No sé, niña, si me piensas,
o si ya me has olvidado,
ni sé si el beso de anoche
me lo diste o lo he soñado.



Las luces de las farolas
se han quedado adormecidas,
y las ventanas del barrio
en sombra y silencio hundidas;

sólo en tu ventana velan
la luz y tu voz de plata,
y yo en la calle te canto,
trovador, mi serenata.



Baja, mi niña, que tengo
diez caricias, diez canciones,
y diez secretos ocultos
dentro de mis intenciones;

que en la noche montañesa
baila un ambiente risueño,
y mis diez dedos no saben
cómo conciliar el sueño.


Los Angeles, 17 de julio de 2005

(Indice)

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor