Poesía del momento, Nº 114 b

Segunda de enero de 2006

 

Unos la ven esfinge misteriosa,
máscara gris de indiferente gesto;
otros como indolente soñadora,
encallada en la incógnita del tedio;
yo la veo en los fieros remolinos
y en las tormentas de su mar interno;
la rítmica explosión de sus latidos,
el violento rugir de sus deseos.
Lo escucho todo porque estoy colgado
en invisible abrazo de su cuello.

Del poema "Esa mujer", octubre 1998

 

 

Breverías

   
1441
Tú, la recién nacida,
germinada en mi mente, sazonada en mi entraña,
te has abierto a mi vida
casi bajo la curva fatal de la guadaña.

Pero siento que brotan
dos alas en mi espalda y un impulso a la altura,
y aires nuevos azotan
mi piel, que hacia la tuya tan joven se apresura.

1442
Voy a estirarme ilimitadamente,
larga sombra en crepúsculo infinito,
los pies en esta tierra que yo habito,
y allende el mar, donde tú estás, la frente.

Si me ves serpear sobre el paisaje,
bajo tu puerta deslizarme plano,
y alargar hacia ti la oscura mano,
déjame hablar, que el tacto es mi lenguaje.

1443
Qué tarde, Amor, llegaste, y qué distante
me has dejado tu ofrenda; ya es herida,
y no sabré decir si me convida
a risa o llanto, eternidad o instante

¿Qué entorpeció tus pies en el sendero
por donde pasas anudando lazos?
Cuánto tiempo perdido, sin abrazos,
qué ciega ineptitud, divino arquero.

1444
Ella era el pozo en cuyo fondo oscuro
yo aligeraba el fardo de mis cuitas,
y su atento silencio era el conjuro
que las tornaba en blancas margaritas.

1445
Ay de la muda lágrima lejana,
de la mano extendida que no toca,
del pensamiento anclado, de la boca
en perenne orfandad cada mañana.

(Indice)

 

Poemas

   
1401 - Solitario

En muda torre de marfil aislado
me ve al pasar el mundo. Yo no veo
su colorido, ni oigo su ajetreo;
sólo escucho el monólogo callado

de la palabra escrita, y el dictado
del corazón, que en leve bisbiseo
recapitula cuanto siento y creo,
induciendo mis dedos al teclado.

El rumor se hace voz, y al fin estalla,
se abren surcos de sangre en la pantalla,
serpenteando hacia tus pies lejanos.

Desde mi ciega soledad no llego
a percibir si tan fecundo riego
germinará temblores en tus manos.


Los Angeles, 18 de enero de 2006
(Indice)

   

1402 - En ruinas

La noche es ánfora de soledades
que glacial en mi alcoba se derrama,
y cuanto más el alma te reclama,
más se acentúan sus contrariedades.

Qué absurdo este vaivén de dos mitades
en encuentros y fugas, pentagrama
desprovisto de notas, crucigrama
sin descripciones, dogma sin verdades.

Fría es la noche, depresiva, larga,
y yo soy Atlas con la inmensa carga
de este mundo, sin ti, sobre los hombros.

O tal vez Prometeo encadenado,
o simplemente un hombre enamorado
que ya no ve ciudades, sino escombros.



Los Angeles, 20 de enero de 2006

(Indice)

   
1403 - No más temor

Verde el ciprés, la madreselva verde,
rojo el rosal, las amapolas rojas,
gris el otoño, huérfanas las hojas,
blanco el invierno cuyo frío muerde.

La mente, envuelta en niebla, se me pierde
por caminos de abstrusas paradojas,
y al corazón le asfixian las congojas
de que un amor de ayer hoy te recuerde.

Monopolizaré la primavera
circunvalándola de tal barrera
que deberá permanecer conmigo.

Con tan desafiante maniobra
proscribiré la niebla y la zozobra,
y ni a mí temeré ni a mi enemigo.


Los Angeles, 20 de enero de 2006
(Indice)

   
1404 - Estatua de Afrodita

El tiempo, segador de arquitecturas,
recaló en el umbral de tu peana
y emborronó la grácil filigrana
de tu nombre en el mármol. Hoy perduras,

degollada y sin brazos, casi a oscuras,
y sólo queda de tu efigie humana
la forma juvenil, diosa pagana,
bajo los pliegues de las vestiduras.

El templo que te honró, te alberga en ruinas;
se despoblaron tantas hornacinas,
pero tu imagen no se hundió en la greda.

Los dioses de la guerra, de los mares,
del trueno, desertaron sus altares;
sólo la diosa del amor nos queda.


Los Angeles, 21 de enero de 2006


   

1405 - Regeneración

En alas vengo de la luz y el viento,
con un mensaje puro y un gemido;
tanto ha nevado en mí, tanto ha llovido,
que apellidaba padre al desaliento.

Llego en busca de un nuevo nacimiento
que me alumbre a otra vida. Lo vivido
debe morir en sombra y en olvido,
tabla rasa en afecto y pensamiento.

Sin huellas en el alma, quiero abrirme
itinerario virgen, y a pie firme
peregrinarlo sin mirar atrás.

Con una mano al báculo accesible,
y la otra mano abierta, disponible,
que tú tal vez, tal vez sujetarás.


Los Angeles, 21 de enero de 2006
(Indice)

   
1406 - Poema

Me ha nacido un poema clandestino,
vivaz hijo ilegítimo, distante,
engendrado en el seno de una amante
anónima a familia y a vecino.

Quien lo viera, juzgara desatino
tal novedad, o sin justificante;
pero no ha sido fruto de un instante,
ni efecto de carácter libertino.

Vástago ha sido de sonrisa y tacto,
pero también de irrevocable pacto
de voluntad y de interioridades.

Poema arrullador, de íntimos versos,
serenos, melancólicos, perversos,
en tu piel, en mi piel, dos soledades.


Los Angeles, 21 de enero de 2006
(Indice)

   

1407 - Palomas

Temblor gris azulado en las bandadas
de palomas bullendo en los portales
y plazoletas de las catedrales,
picoteando migas olvidadas.

Al interior son almas enjauladas
en los retablos, en los ventanales;
Espíritu que en cuadros y murales
imparte luz con alas desplegadas.

Fuera han perdido el miedo al caminante,
aleteando en el postrer instante,
volviendo al empedrado y al zureo.

La paloma fue paz, ramo de oliva,
pero esa paz es hoy tan elusiva
que ya no hay ramo, sólo picoteo.


Los Angeles, 22 de enero de 2006
(Indice)

   
1408 - Muerte

Me voy muriendo al borde del ocaso,
aunque la luz no abdica resplandores;
si no alcanzan la noche los amores,
perecemos con ellos paso a paso.

La vida, al fin, es el mayor fracaso;
somos alborozados labradores
sembrando en alma ajena, y segadores
que llegan a las mieses con retraso.

Sobreviniera en esa hora tardía
cuando la sombra sustituye al día,
hospitalaria desembocadura.

Pero me está abordando antes de verte.
Oh, ciega, terca, insensitiva muerte,
sin granar este amor, tan prematura.


Los Angeles, 23 de enero de 2006
(Indice)

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor