Poesía del momento, Nº 117 a

Primera de abril de 2006

 


Si aún duermo, quiero persistir soñando,
que en el sueño te tengo todavía,
y al despertar puedo encontrar la fría
realidad de que no me estás amando.

Del soneto Nº 600, "Fantasía"

Breverías

   
1471
¿Tarde para el amor? ¿Puede ser tarde
para una ensoñación de primavera?
¿Para arrimar las manos a la hoguera
que aún en diciembre en los sentidos arde?

¿Puede ser tarde para el viajero
que ha perdido su tren? ¿No hay otros trenes?
Aunque la nieve cubra ya mis sienes,
nunca es tarde, por eso amo y espero.

1472
Amor sereno, plácido, gozoso,
que no ha logrado ser acrisolado
por las lenguas de fuego del dolor,

es amor de papel, ceremonioso,
en caricia fugaz enmascarado,
de ningún modo verdadero amor.

1473
Tan triste estaba yo, tan solidaria
se mostró aquella espléndida mujer,
que en la noche tan poco hospitalaria
lloró conmigo hasta el amanecer.

1474
Sabe el gozo evocar, tal vez añora
períodos aislados, sin embargo
los ve como remate de un camino.

Pero el pesar recuerda cada hora
como sendero circular, amargo,
incapaz de llegar a su destino;

1475
Si la vida es un río hacia la mar,
la muerte es sólo un témpano de hielo
que atrapa el tiempo al amputar su vuelo,
y en él dormimos, pero sin soñar.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1443 - Decadencia (I)

Vamos perdiendo partes de la vida
que ascienden a otro mundo transparente,
más genuino tal vez, más trascendente
que nuestra realidad envejecida.

Se nos pierde el recuerdo, comprimida
se estrecha el alma, trémula y doliente,
se evapora el amor, e indiferente
queda la piel, antaño estremecida.

Día a día el jardín se deteriora
que tanto cultivamos, se desflora
la rosa más lozana, calla el canto.

Las nuevas esperanzas, ya tardías,
son como nuestras manos, tan vacías
después de haber sufrido, amado tanto.



Los Angeles, 1 de abril de 2006
(Indice)

   

1444 - Decadencia (II)

Converso con el hombre del espejo,
que me espera al trasluz cada mañana
en ese cuadro, para mí ventana,
y para otros quizá sólo reflejo.

Yo me asomo y le veo; no es el viejo
condiscípulo de época lejana
que camina a mi lado, que se afana
por desatar el nudo más complejo.

Es un hombre cansado, vacilante,
no el visionario caballero andante
rompiendo lanzas por amor y fama.

Ya no le reconozco. Me entristece
verle hoy inmóvil, alma que carece
de visión de futuro, de programa.



Los Angeles, 1 de abril de 2006

(Indice)

   
1445 - La noche

La noche se me abraza a la cintura,
enamorada impertinente, ciega,
que, narcotizadora, se me entrega
huérfana de pudor y vestidura.

La noche huele a ti, lasciva y pura,
virgen y cortesana; me doblega
y me hace libre, se adjudica y ruega,
amante joven y a la vez madura.

La noche, remolino de cien dedos
tejiendo y destejiendo los enredos
que ansía el corazón y urde la mente.

Me habla de ti la noche, de un encuentro
en que te abres a mí, y en ti me adentro;
la noche, que lo sabe o lo presiente.


Los Angeles, 2 de abril de 2006
(Indice)

   
1446 - Pantera

Doblé la ropa, la dejé en la silla,
la suya dispersada por el suelo;
yo erguido torreón, ella revuelo
de alondras, derramada la semilla.

Sobre el lecho, felina, se arrodilla
sobre sus cuatro mi pantera en celo;
en catarata se descuelga el pelo,
y yo esperándola de pie en la orilla.

La grupa oscila levemente, arquea
la curva de la espalda, balancea
ambos péndulos una y otra vez.

Sacude la melena, abre las fauces,
y fuimos dos torrentes, cuyos cauces
confluyeron en punto de avidez.


Los Angeles, 2 de abril de 2006


   

1447 - La belleza

Lo han dicho casi todos los poetas,
y lo han creído quienes no lo son;
cada cual, en su propia dimensión
lo define, formula o interpreta.

Ocaso, luna, rosa…, la espoleta
detonadora de cada explosión
de la hermosura, de la seducción,
que hacen al hombre simple marioneta.

Forzados a la búsqueda incesante
del arte, el ritmo, la verdad, la amante,
nos movemos por hilos dirigidos.

Ni en la noche, la flor, o las estrellas,
la auténtica belleza no está en ellas,
sino entre la ilusión y los gemidos.


Los Angeles, 2 de abril de 2006
(Indice)

   
1448 - Tanto tiempo

Después de amarte, te amo todavía,
y aunque te has ido ya, también te quedas;
se duerme el tiempo sobre mí, sus ruedas
en inmovilidad, sin energía.

En ágil rotación ayer huía,
prófugo polvo al viento en las veredas;
hoy, que sobre mi piel ya no te hospedas,
me exaspera su calma, día a día.

Quién me ofreciera esta mañana clara
mágica manivela que activara
el engranaje del reloj durmiente.

Tan breves horas trémula a mi lado,
tanto tiempo de ti desarraigado,
tan viva siempre al fondo de la mente.


Los Angeles, 5 de abril de 2006
(Indice)

   

1449 - Lluvia

Tiene la lluvia dedos afectivos,
gentil amante que nos roza el pelo,
palabra melancólica de abuelo,
incógnita de puntos suspensivos.

Nos acaricia el rostro en sucesivos
vagabundeos de gaviota en vuelo,
y es en el cuello manso terciopelo
reptando en busca de otros objetivos.

Miro a las nubes que me dan su tacto
con ese toque múltiple, inexacto,
de quien cien manos tembloroso extiende.

Todas me cubren débiles, sedosas,
como rocío, lágrimas de rosas,
que la mañana soñolienta enciende.


Los Angeles, 5 de abril de 2006
(Indice)

   
1450 - Mi cuerpo

En vecindad de ti, mi cuerpo entero
es ávido temblor, tierra baldía
abierta a tu humedad, que se hace mía,
explorador de tu desfiladero.

Andariego en tus calles, semillero
donde arrojas el grano, mediodía
de soles implacables, rebeldía
del instinto en la carne prisionero.

Sangre de vid que en el barril fermenta,
tronido precursor de la tormenta,
múltiples dedos sobre tu piano.

En vecindad de ti. Mas cuando llego
y, amante sobre ti, insto y me entrego,
soy quien todo lo doy, todo lo gano.


Los Angeles, 7 de abril de 2006
(Indice)

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor