Poesía del momento, Nº 121 a

Primera de agosto de 2006

 


Nos une la distancia y nuestras manos,
confundiendo la piel acariciada;
oh, la visión de miembros tan lejanos,
dejando la pasión amotinada.

Brevería Nº 466

 

 

Breverías

   
1526
Te he visto tantas veces con los ojos cerrados,
y sin palabras vanas tanto he llegado a hablarte,
que tengo mis sentidos dentro de ti arraigados,
y tú eres de los míos irreversible parte.


1527
No temo a esas preguntas
de horas, fechas, ciudades,
tal vez adivinadas, o presuntas,
anteriores a ti, trivialidades
que han perdido color, luz y cadencia;
Temo tan sólo a las salpicaduras
que puedan alcanzarte, a la dolencia
de inesperadas, rojas quemaduras.
Con tu primer abrazo se murieron
tantas cosas…, y tantas se perdieron…

1528
Se deja penetrar por el cerebro;
mi erecta idea, de lenguaje blando,
lleva impulso animal, lleva requiebro,
y tres preguntas: Cuándo, cuándo, cuándo…

1529
No tienes manos ni ojos; me acompañas
desde tu soledad, bruma remota
que a mí también me oculta. No me engañas,
pero te voy perdiendo gota a gota.
¡Qué vulnerables vínculos! ¿Qué arañas
han tejido esta red? Huele a derrota
cada día sin tacto que amanece,
y cada noche que se desvanece.

1530
Cierro los ojos, se murió la ausencia,
estás aquí, conmigo, en un encuentro
como de aire, de luz…No hay convivencia
de más intimidad que la de dentro.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1522 - Escepticismo

No pienses, no investigues; ¿para qué?
Nada se obtiene de saber; ignora
el cuándo, el cómo, si después, si ahora;
todo eso, al fin, será un acto de fe.

Creemos, no sabemos. Lo que sé
ha llegado a la mente creadora
a través del sentido, que incorpora
datos que el ojo ni aun mirando ve.

La realidad se filtra, evoluciona,
se degrada al pasar por esa zona
donde la percepción deviene idea.

Sólo opiniones ciegas, fluctuantes;
lo indudable es que somos ignorantes
de la misma verdad que nos rodea.



Los Angeles, 5 de agosto de 2006
(Indice)

   

1523 - En soledad

Te amo en la luz, el viento y el sonido,
y en sombra, en calma, y en silencio te amo;
por desolados páramos te llamo,
y te rastreo en la ciudad perdido.

Mas no vienes a mí. Ya anochecido,
mis añoranzas y dolor derramo
sobre mi estrecha soledad, y clamo
por tu voz descolgándose en mi oído.

Desvanecida estás, columna de humo
antes azul. También yo me consumo,
alma en espera, tacto que no roza.

Templo de mármol sobre la colina,
hoy soy desierta, inevitable ruina
que en orfandad recóndita solloza



Los Angeles, 5 de agosto de 2006

(Indice)

   
1524 - La palabra

Te creas a ti mismo y vas creciendo
a base de palabras, las que dices
con precision de daga, sin matices,
que sangre y hielo acaban produciendo.

Las que a veces arrancan floreciendo,
y en algún alma entierran sus raíces;
las que vuelven a abrir las cicatrices
que compasivo el tiempo iba extinguiendo.

La palabra moldea, reconstruye,
pero también es arma que destruye,
distorsiona las vidas, las disfraza.

Eres producto de ti mismo, hechura
de tu voz; si repele tu figura,
usa tacto o silencio de mordaza.


Los Angeles, 6 de agosto de 2006
(Indice)

   
1525 - Diáfana claridad

Nunca he vivido tanta intimidad
como la que me ofreces, aunque lejos,
rodillo que tritura los complejos
abriendo sendas de sensualidad.

La doblez disimula la verdad
con máscara de vidrio, y los espejos
devuelven invariables los reflejos
que descubren la propia identidad.

Por no ocultar la tuya, por el arte
de pintar tu retrato, de expresarte
con espontaneidad y exactitud,

estoy contigo sin muralla o foso,
nada en ti arcano, nada en mí brumoso,
diáfana claridad, mi plenitud.


Los Angeles, 6 de agosto de 2006


   

1526 - Desde esta latitud

Nunca te he amado más que en la partida,
con esa sensación de que perdemos,
como galera sin timón ni remos,
una parte crucial de nuestra vida.

Podrá la vega estar reverdecida,
podrán tornasolar los crisantemos,
la fronda retoñar, y escucharemos
su despertar de amante estremecida.

Mas para el corazón, para la mente,
será una primavera indiferente,
sin color, melodía ni fragancia.

Y en este soledoso desgobierno,
parece presagiarse un triste invierno,
pero te sigo amando en la distancia.


Los Angeles, 7 de agosto de 2006
(Indice)

   
1527 - Soy más yo

Yo soy más yo si, al exhalar tu aliento,
mi nombre de tus labios se despega,
y en blando vuelo a mis oídos llega
en alas de avidez y ofrecimiento.

Tu voz no sabe de clamor, es viento
que roza, ondea, circunvala y juega
en discretos arrullos, y se entrega
pleno de luz, vacío de lamento.

Al nombrarme, eres fuerza que recrea
mi propia identidad, y la moldea
más a tu semejanza que a la mía.

Y sin embargo, soy más yo, campana
de propio bronce, que tu acción lejana
tañe y hace vibrar, y a ti me guía.


Los Angeles, 8 de agosto de 2006
(Indice)

   

1528 - Esquina

Una ciudad lejana, y una esquina
donde veré el revuelo intermitente
de tu vestido azul, donde la gente
ni sepa ni le importe quién camina;

donde tu espalda tenue se reclina
en la pared, dorada al sol poniente,
que más que el puño cinceló la mente,
cada piedra una fe y una doctrina.

En este mismo punto, donde antaño
otro amante lo hiciera, te acompaño,
aunque sin esperar sombra discreta.

Preámbulo a la noche, en plena tarde,
no por frivolidad ni por alarde,
porque sin ti cada hora es incompleta.


Los Angeles, 9 de agosto de 2006
(Indice)

   
1529 - Ir y esperarte

Has llegado hasta mí sin yo buscarte;
mis ojos te sabían, en mi entraña
luchaban dos tendencias en campaña
muy nivelada, y ambas muy aparte.

Una hacia ti, con ansias de abrazarte,
otra en temor que aleja y enmaraña
y en realidad a sí misma se engaña,
querer y no querer, ir y esperarte.

Alma y carne en impulsos simultáneos
bloqueados por frenos instantáneos,
siguiendo a cada empuje la inacción.

Pero llegaste a mí, y ahora parece
que cuanto entregas, cuanto me estremece,
lo tuve siempre a mi disposición.


Los Angeles, 9 de agosto de 2006
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor