Poesía del momento, Nº 123  b

Segunda de octubre de 2006

 


Nunca soy yo más yo que cuando tú eres mía,
haces brotar la calma del duelo y la zozobra;
antes de conocerte, ya tu lámpara ardía
dentro de mí, y ahora toda otra luz me sobra.

Brevería Nº 1346

 

 

Breverías

   
1566
Si en vez de amante hubieras sido hermana,
cómo te abrazaría sin sospecha
por la calle, de tarde o de mañana;
pero qué desventura cotidiana
dormir en soledad insatisfecha

1567
En la noche, despierto y a tu lado,
escucho el manso ritmo acompasado
de tu respiración.

Y es como si en la mano retuviera
tímida alondra que me transmitiera
la suavidad de su palpitación.

1568
Las lágrimas son sangre derramada
de las venas del alma, esa enemiga
que por no dejar huella su pisada
con más facilidad se la castiga.
El dolor es producto de la espada,
a cuyo empleo nadie nos obliga.
No obstante ciegamente la blandimos,
y tal vez no matamos, pero herimos.

1569
La vida es un paréntesis formado
por nacimiento y muerte;
el resto es secundario.

Y otro el amor, fatídico trazado
de conquista a repudio, que convierte
con frecuencia al amante en adversario.

1570
Con todas sus tragedias y amarguras,
este mundo merece carcajadas;
los gobernantes son caricaturas,
los votantes, idiotas en manadas,
tantas escuelas calzan herraduras,
tantas noticias son prefabricadas,
tantos bailando al borde del abismo…
De todos yo me río, y de mí mismo.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1569 - Sin hablar

Oh, si me liberara del lenguaje,
férrea cadena en los tobillos, reja
contra el azul, que estática me aleja
de los vuelos, las luces, el paisaje…

Al parir cada idea, el andamiaje
verbal que la sostiene no refleja
su más puro carácter, y la deja
distante, falseado su mensaje.

Quisiera, sin hablar, comunicarme
de cerebro a cerebro, y deslizarme
en ti tal como soy, tal como pienso.

Bajar al alma, intrépido torrente,
y ascender al espacio de la mente
con sutileza de espiral de incienso.



Los Angeles, 14 de octubre de 2006
(Indice)

   

1570 - Amanecer

Déjame estar contigo, aunque la aurora
se empeñe en despedirme, como lo hace
con la sombra que endeble se deshace
cuando la luz al día se incorpora.

Esa luz que frenética devora
los más íntimos sueños en que yace
la mente enamorada, y que renace
cada vez con más ansia vengadora.

No partiré porque ella resucite
al momento preciso; que nos quite
el privilegio de dormir, si quiere;

pero no el de soñar, ambos despiertos.
Esto perdido, quedaremos muertos,
nuestro hosanna trocado en miserere.



Los Angeles, 14 de octubre de 2006

(Indice)

   
1571 - Mi encierro

Ven y ocupa los ángulos oscuros
de mi silencio, donde el hielo habita,
por cuyo erial la soledad transita
y el espectro del miedo erige muros.

Aislado estoy; mis brazos inseguros
tantean el espacio que limita
mi facultad de acción, que necesita
horizontes de azul, aires más puros.

Estoy pudriéndome en edad temprana,
sin morir, y no obstante la campana
fúnebre tañe convocando a entierro.

Si en mi concavidad tu voz cantara,
fuera mi noche madrugada clara,
celebración y libertad mi encierro.


Los Angeles, 14 de octubre de 2006
(Indice)

   
Yo

Soy dedo que a ti apunta,
brújula enamorada
que a tu polo magnético se orienta,
saeta dirigida hacia tu diana,
en tu anillo zafiro,
de tu puerta bisagra
en que te apoyas y sobre quien giras,
en tu mejilla lágrima.
Soy la risa que no has aún descubierto,
soy la primera luz de tus mañanas,
la que se filtra en silenciosos rayos
hacia tu desnudez sobre la cama.
Y la voz carismática que escuchas
sólo tú, porque a ti sola te habla.
Soy la idea que aún no has manifestado,
por parecerte singular, extraña,
con aspecto de erótica belleza,
y la diafanidad de una plegaria.
Soy la brisa que ondula tu vestido,
y acaricia tus muslos, soy el ánfora
donde duerme el travieso vino rojo,
(que también lo soy yo), del que te embriagas.
Soy el agua de lluvia que te moja,
el río en que te bañas,
la sombra del pinar donde reposas,
y la otra sombra, la que te acompaña,
el aire que respiras,
la temblorosa llama
que danza en el madero
en las tardes de invierno prolongadas,
cuando se te desbordan por los ojos
recuerdos y nostalgias,
la ruborosa mano
que te explora en las noches solitarias
cuando a tu lado no se tiende un cuerpo
y estás sola, tan sola, entre las sábanas.
Soy casi tú, casi tu propio entorno,
el hombre fiel que desde lejos te ama...


Los Angeles, 14 de octubre de 2006


   

1572 - La voz

Veo tu voz cuando me llama a oscuras,
aunque lo haga tan blanda, quedamente;
la voz tiene su cuerpo, diferente
del que otros ven, pero sin vestiduras.

Vuela siempre desnuda; si procuras
con la mano atraparla, de repente
se tornará evasiva, transparente,
escapando por huecos y ranuras.

La voz es emisaria de la idea,
y, como ésta, se afirma o titubea,
y así es, claro o nublado, su semblante.

Pero sólo quien cándido la mira
contemplará su rostro, si es que gira
indefectible en torno de su amante.


Los Angeles, 14 de octubre de 2006
(Indice)

   
Diálogo

Dame la mano y calla.
Nuestro diálogo, en cauce de silencio,
será río invisible que impulsivo
continuará fluyendo.
¿No has oído el lenguaje
de las corrientes de agua en su descenso
de juventud de sierra
a madurez de mar? ¿Su placentero,
sugerente murmullo,
apenas bisbiseo
de arroyo que aventura
primeros pasos sobre el campo quieto?
¿La voz alzada del torrente adulto
quejándose a las piedras del recuerdo?
¿El plácido suspiro de llegada
al mar, para yacer sobre su pecho?

Como la luz se enciende
al cerrarse el circuito, como el trueno
acompaña al relámpago, y las rosas
diluyen su fragancia por el viento.
Así mi todo baja por el brazo
y por el tuyo vienes a su encuentro.
Se intercalan dos almas en las manos
que se enlazaron, proliferan versos
que nadie ha escrito y nadie ha pronunciado,
y que los dos sabemos,
muda conversación apasionada
de amantes que dialogan desde dentro.
La palabra es bosquejo insuficiente,
inepto mensajero
transmitiendo su informe
en extraño, simbólico dialecto.
Dame la mano y calla,
que nos entenderemos.


Los Angeles, 15 de octubre de 2006
(Indice)

   

En mis manos

Te has quedado en mis manos
como una alondra renunciando al vuelo,
con un tímido ensayo,
muy breve, de aleteo.
Te aferras a las palmas,
y te encierro en los dedos.
Eres más que una imagen,
mucho más que un recuerdo;
ungido estoy de tu fragancia, trazo
en el aire cada uno de tus gestos,
y tu último gemido
me lo repite el viento.
Te resbalo en mi rostro,
te reposo en mi pecho,
como el último día, sol y lluvia
golpeando el cristal, tú y yo en el lecho.
Más que el amanecer de primavera
es mágico el crepúsculo de invierno,
tiempo plomizo, sí, desapacible,
enmascarando el cielo,
tal vez la nieve en el balcón, la bruma
sobre el paisaje lúgubre, desierto…,
y el calor del hogar, las rojas llamas
en su festiva danza sobre el leño.
En una tarde tal, bien lo recuerdas,
tu piel al descubierto
fue en bandeja de sábanas servida,
y aceptada con todos sus secretos.
Recubiertas de ti fueron mis manos,
y aún tiemblas en las yemas de mis dedos.
No pareces estar en la distancia,
siendo tacto, latido y movimiento.


Los Angeles, 15 de octubre de 2006
(Indice)

   
1573 - Siempre la misma muerte

Tan lejana como una carabela
encallada en arenas de otro mundo,
y tan vencida que en lo más profundo
su empeño de vivir se desnivela.

Fue insumisa, mas ya no se rebela,
y desalado su ángel vagabundo,
su tiempo es un destello moribundo
ante un golpe de viento en la candela.

No es su primera muerte, ya ha cruzado
esa frontera a veces, y le han dado
nuevas opciones de vivir la vida.

Pero vuelve a beber del mismo vaso:
Otra vida, otro amor, otro fracaso,
muriendo siempre de la misma herida.


Los Angeles, 15 de octubre de 2006
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor