Poesía del momento, Nº 125 a

Primera de diciembre de 2006

 


Porque sabes amar, y soy testigo
de tu pródigo afán para conmigo,
he de llamarte, sin rubor, amante.

¡Qué título tan bello y denigrado!
Me desborda la boca y el costado;
no sé de otro mejor en este instante.

Del soneto Nº 1141,
"He de llamarte"

 

 

Breverías

   
1591
No me dejes morir sin abrazarte,
para partir contigo de algún modo;
desde el nacer, bien poco fue mi parte,
pero al morir así, me iré con todo.

1592
La verdad es el gozo de la mente,
pero el gozo del alma es la belleza;
con la verdad a veces se bosteza,
lo bello, en cambio, es rayo trascendente.

1593
Sólo me afirmo en puntos que poseo,
adquiridos de oído, vista o tacto,
procesados por mí; sólo eso creo,
lo demás luce demasiado abstracto.

1594
No he de ser en tu vida viajero,
que mira y pasa sin echar raíces,
o sin rozar lo que contempla; quiero
ver más que superficies o matices;
detenerme en cualquier apeadero,
abrir puertas, dejar que me analices,
y descubrirte yo, parte por parte;
regocijarme en ti, y al fin amarte.

1595
La imaginé: Tan juvenil, tan bella,
encarnación del triunfo, de la gloria;
y desperté, esfumándose mi estrella
con sólo una llamada a la memoria.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1596 -  El nuevo año

Brindaré con mi sombra en el espejo
por el año que acude hoy a la mesa,
rutinario invitado, que no cesa
de volver infantil, partiendo viejo.

Hoy es sólo uno más en el cortejo
de los días, mas uno que se expresa
a través de la euforia y la promesa
de una luz que no es luz, sino reflejo.

Y una vez más se extenderán las manos
hacia frutos o pétalos lejanos
que la vista percibe en inminencia.

Pero son pompas de jabón, quebradas
al más leve contacto, y disipadas,
que no remediarán nuestra indigencia.



Los Angeles, 2 de diciembre de 2006
(Indice)

   

La mano sobre el vientre

La mano reposada sobre el vientre
de la mujer desnuda,
se engañaba en el tacto.
Sólo era el eco de la voz que nunca
articuló palabra,
capitel sin columna,
pincel inabordable a los colores,
inocua espada, sólo empuñadura.
Trazaba círculos resbaladizos,
líneas sedosas, grácilmente curvas,
como quien se aproxima y se retira,
estrategia de ráfagas y espuma.
Era un contacto huérfano, incompleto,
efímera obertura
de sinfonía apenas empezada,
y adormecida súbita la música.
Nunca se obtiene tanto
como se espera; tanta conjetura,
tanta imaginación, tanta quimera,
y el sentido es linterna en la penumbra
con vocación de sol, y no esclarece
el camino por el que se apresura.
Siempre en la superfice, con el hambre
de ahondar, como quien busca
ese intangible, ausente complemento,
que al otro lado de la piel se oculta.
La mano sobre el vientre era velero
surcando el agua, ajeno a las oscuras
regiones submarinas,
en cuyo alcázar de cristal susurran
eróticos mensajes las nereidas,
nadando ingrávidas bajo las cúpulas.
¿Qué recaba la mano, qué confiere,
sobre la tibia piel? Su euforia muda
se procura un temblor, otorga un gesto,
y en ambos flota la intención, la acucia,
de algo más íntimo, más hondo y pleno,
que se espera obtener y no madura.
Es como si tocáramos
la superficie externa de una urna,
intentando prever su contenido,
es como andar perdidos en la bruma.



Los Angeles, 3 de diciembre de 2006

(Indice)

   
1597 - Mirándome

No sé si me conozco; me parece
que el hombre observador en el espejo
es menos informal y más complejo
que el otro que a este lado permanece.

Tiene un aire de invierno que oscurece
su mirada y le arruga el entrecejo,
su figura de ayer sólo es bosquejo
que se va diluyendo, y envejece.

No puede ser mi imagen; aún me veo
olmo erguido en la vega, y chapoteo
en el torrente de la vida inmerso.

O quizá veo la frontal mentira
que otros ven, mas percibo al que suspira
dentro de mí, entre angélico y perverso.


Los Angeles, 4 de diciembre de 2006
(Indice)

   
Los amantes

Los amantes no sólo se poseen,
son asimismo dueños
de cuanto el universo les revela.
Los ríos fluyen ciegos
por y para nosotros, que fluímos
reverdeciendo lo que fuera yermo.
La luz temprana, que a la noche expele,
tan nuestra se hace como se hace el viento,
ambos libres, sedosos, dilatados,
como celebración de abrazo inmenso.
A la orilla del lago, sol y plata,
los álamos se ven en el espejo,
tiemblan sus hojas delicadamente
con el conocimiento
de que también temblamos,
pero de gozo sólo, no de miedo.
Cruzamos la llanura,
nos adentramos en la fronda, el tedio
se ha filtrado en la tierra, no nos roza,
no es el lobo al acecho
de ligeros talones fugitivos,
los amantes son júbilos y juegos.
El mundo se diluye, se evapora,
se olvida el exterior, todo está dentro,
la fragancia del bosque, sus rumores,
la armonía, el color, la nube, el eco.
Los amantes absorben su contorno,
desnudan a las rosas de sus pétalos,
alzan entre sus brazos las mareas,
y se apropian relámpagos y truenos.
Se encastillan en fuertes y alcazabas,
alzan el puente sobre el foso, y luego,
si acaso miran desde las almenas,
ven el campo desierto.
Sólo ellos acontecen y palpitan,
centros de un universo
integrado en sus vidas.
Lo demás, los demás, dormidos, muertos.


Los Angeles, 5 de diciembre de 2006


   

1598 - Sentido y alma

Se me desborda el alma en el sentido
al albor de tus senos inmediatos,
y se refugia el tacto en los sustratos
más hondos del espíritu atrevido.

No sé quién de los dos más encendido
por tal aparición, ni qué arrebatos
despierta en ellos, ambos candidatos
a la doble función de la libido.

Sentido y alma, piel y pensamiento,
sexo y afecto, pleno complemento
en conexión de hermanos siameses.

Necesito en mi barca los dos remos,
y una vez en tu orilla, segaremos
hasta la última espiga en nuestras mieses.


Los Angeles, 5 de diciembre de 2006
(Indice)

   
1599 - Estatua de mujer

Tan inmóvil, tan bella, tan desnuda,
no sé si retraída o a la espera;
cristalizada está la primavera
sobre tu piel de mármol, fría y muda.

Y sin embargo, tu figura exuda
vivacidad más propia de quien fuera
palpitante mujer, y a tu manera
me hablas en tono que no deja duda.

¿Fue el cincel o la mano del artista
quien suavizó tus senos? ¿Qué exorcista
te extrajo el alma? ¿Quién la devolvió?

Vida efusiva tienes, pero pocos
la perciben; tan sólo algunos locos
que te miran y escuchan, como yo.


Los Angeles, 6 de diciembre de 2006
(Indice)

   

1600 - Noches largas

¿Y para qué sirve la noche, dime?
Cuántas veces bajé a su vientre oscuro
para olvidarlo todo, y me torturo
recordando mejor lo que me oprime.

La sombra es lanza que el dolor esgrime
para matar, a falta de cianuro;
no es la calmante amnesia que procuro
para que la ansiedad no me lastime.

En la noche se alargan los perfiles
de las adversidades; no hay fusiles
de olvido que a ahuyentarlas se dispongan.

Los párpados cerrados son telones
reflejando las propias decepciones;
y así es que los insomnios se prolongan.


Los Angeles, 8 de diciembre de 2006
(Indice)

   
Ay, cómo hablas

Se me anuda a la carne tu collar de palabras,
hilvanadas con seda, luna y temblor de sexo;
ay, cómo hablas, amada, desaguando el instinto
sobre mi alma indefensa como río de fuego.

Flotando voy desnudo, sin más rumbo que el tuyo,
que me impulsa o invita vibrando desde lejos;
tus palabras discurren sin verdad ni mentira,
porque no han despegado del nido en el cerebro.

Las ideas son frías. Si es tu lenguaje cálido,
habrá nacido en ese paraje de misterio
donde no se razona, ni hay porqués ni dilemas,
donde sólo hay latidos y se habla con los dedos.

Desde la transparencia que fluye de tus labios,
hasta la gruta abierta de mi oído al acecho,
se extiende un pasadizo, viaducto invisible,
por donde cruzan formas verbales de tu cuerpo.

Cómo se me entrelazan, espirales dinámicas,
anaconda estrechando sus anillos de viento,
cómo me hablas, amada, con tus palabras mudas,
susurros o alaridos, y cómo te comprendo


Los Angeles, 9 de diciembre de 2006
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor