Poesía del momento, Nº 126 b

Segunda de enero de 2007

 


Fue amante, luego infiel, y sin embargo,
porque me amó y lo amé, guardo un recuerdo,
bello y triste a la vez, pero no amargo.

Brevería Nº 865

 

 

Breverías

   
1611
Corre la vida en cauce de esperanza,
y yo quiero bajar con ella a nado
en huidiza y eufórica mudanza,
sin importarme lo que al fin se alcanza,
sólo fluir, fluir, alborozado.

1612
Dame las dos pasiones, la que agita,
trastorna, enerva, apresa y desbarata,
furia de mar, desnudo de Afrodita;
y la que sabe a abril, clavel y nata,
y a sosiego, y ternura, y necesita
contemplación, susurro, serenata.
Hacer y estar, fervor y placidez,
torrente y lago, en plena desnudez.

1613
Tantos caminos me han llevado a ti,
vías radiales de circunferencia,
contigo, amante espléndida, en el centro,

que no hubo pérdida, y te conseguí.
Si existe una salida de emergencia,
la ignoraré, permaneciendo dentro.

1614
La muchacha rodaba por los sueños
como una bola de algodón; tenía
un viento hermano que la dirigía
frente a casas escuálidas, sin dueños.

Y al llegar la vivienda que albergaba
música y luces, voces y alborozo,
la adolescente, en el arcén del gozo,
antes de abrir la puerta, despertaba.

1615
Corre el reloj; desprende el calendario,
otoño de papel, las hojas muertas;
cierran los años, al pasar, sus puertas…
Y hacemos inventario.

Y no es el tiempo quien se va marchando,
sino nosotros mismos, que partimos,
mientras el tiempo queda, o nos dormimos,
y el sueño se nos va desintegrando.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1615 - Derrota
"Juventud, divino tesoro,
ya te vas para no volver;
cuando quiero llorar, no lloro,
y a veces lloro sin querer".
(Rubén Darío)


Ay, los años, los pueblos, los caminos,
que se nos escaparon, desbandados
como tropel de ciervos, asustados
de ominosos ladridos repentinos.

Éramos bravos jóvenes, genuinos,
batallón de mesiánicos cruzados
ni por miedo, fatiga o sed quebrados,
conscientes de jayanes, no molinos.

El mundo todo era la gran palestra
donde lidiamos; la victoria, nuestra;
la duda, ajena, y el laurel, seguro.

Y al fin el tiempo, amargo, gota a gota,
nos dio a beber la hiel de la derrota,
escanciada en la copa del futuro.


Los Angeles, 15 de enero de 2007

(Indice)

   

1616 - Voz

Alguien en voz confidencial me llama,
mezcla de ansia, de ensueño y de gemido,
alguien por tanto tiempo enmudecido,
que hoy, casi imperceptible, me reclama.

Apremiante mensaje que derrama,
como río de luz, como tañido
de solemne campana, el contenido
más íntimo de un ser que sufre y ama.

Esa voz tan sutil como precisa,
oscilando entre lágrima y sonrisa,
logra horadarme, proyectil de fuego.

Desarmado, sin casco ni coraza,
guerrero soy que ni huye ni rechaza,
y así a la magia de esa voz me entrego.


Los Angeles, 16 de enero de 2007

(Indice)

   
1617 - Miliciano universal

En la cima del odio los he visto,
torva mirada, mente diminuta,
asignando la cruz o la cicuta
a nuevo Sócrates, a nuevo Cristo.

Superfluo cada cual si desprovisto
de la pistola al cinto, que permuta
justicia y orden por la fuerza bruta,
a la que inexorable me resisto.

Yugo perturbador nos avasalla
a fuerza de ignorancia y de metralla,
cuando el puño tremola única idea.

Los he visto, ignorantes milicianos
acunando a la muerte entre las manos,
en convicción de dinamita y tea.


Los Angeles, 17 de enero de 2007
(Indice)

   
1618 - Déjala en libertad

No detengas al alma fugitiva
que libre va, como a la mar el río;
si el dique es represión, y desafío,
el alma queda por igual cautiva.

Ambos deben fluir a la deriva,
sin coerción ni freno, con el brío
del torrente, o el manso señorío
del meandro en tardanza defensiva.

Déjala en libertad, ya piense o ame;
que su afán de vivir se le derrame
como el agua del ánfora en la fuente.

Despliegue como el águila en la altura
la amplitud de sus alas, y segura
de su intención, exprese lo que siente.


Los Angeles, 18 de enero de 2007


   

1619 - Una ventana

Oigo el rudo silbido de la muerte,
como si el largo tren en que viajo
se acercara a su término; relajo
la tensión de los músculos; mi suerte

también ha sido echada; me hago fuerte,
frente a este Rubicón en que aventajo
la osadía de César: No barajo
sino una opción, que sobre mí se vierte.

Siempre hay una estación, siempre se llega,
sea o no tiempo de vendimia o siega,
con el sabor del fruto prematuro.

No para mí. No he de llamarla hermana
como el hombre de Asís, sólo ventana
abierta hacia otro tipo de futuro.


Los Angeles, 20 de enero de 2007

(Indice)

   
1620 - Replanteo

La he visto sumergida en el destino
de su propia mirada, donde un puente,
sobre río de olvido, la consiente
continuar con alguien su camino.

Tras tanta adversidad y desatino,
tanta argumentación incoherente,
enfiló un horizonte diferente,
no por más radical menos genuino.

Miró, vio, suspiró, y al fin, clavada
en la más improbable encrucijada,
tomó la más incierta dirección.

Joven y hermosa, ni contó los años,
ni el parecer de propios ni de extraños;
sólo a su amante le prestó atención.


Los Angeles, 20 de enero de 2007
(Indice)

   

1621 - Sin ti, la noche

La noche se ha quedado silenciosa,
indolencia recóndita, desnuda,
como sombra discreta que se anuda
con dejadez de soñolienta esposa.

Y en la noche no estás; tan soledosa
va transcurriendo como quien se escuda
de la vida que pasa y le saluda
y mano amiga sobre el hombro posa.

No es ya sólo la luz y los rumores
que se han ido al exilio; los temores
vagan por esta oscuridad callada.

Los ahuyentaba tu presencia viva.
Sin ti, la noche es barco a la deriva
con la tripulación encadenada.


Los Angeles, 20 de enero de 2007
(Indice)

   
1622 - Fuera

Fuera verdad cada palabra, fuera
la sangre que habla por el vino tinto,
fuera abedul, rosal, o terebinto
que en alma y mente su raíz tuviera.

Fuera rumor que nunca vocifera,
siempre en diafanidad, aunque distinto,
campiña fuera más que laberinto,
y más que invierno oscuro, primavera.

Fuera cada palabra tuya, mía,
mezcla de seriedad y picardía,
tanto de brasa, tanto de sosiego.

Y fuera nuestro diálogo tan claro
que en plena ingenuidad y sin reparo
se adivinaran la intención y el ruego.


Los Angeles, 20 de enero de 2007
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor