Poesía del momento, Nº 128 a

Primera de marzo de 2007

 


Sumergido en las curvas de tu topografía,
peregrino de rutas en tus desfiladeros,
trovador de tu oído, yo me repetiría
por tus páramos todos, por todos tus senderos.

Yo te haría mi patria, no de donde procedo,
mas adonde mis pasos últimos encamino;
patria para el descanso, sin soledad ni miedo,
terruño que me acoge, lecho en que me reclino.

Brevería Nº 1051

 

 

Breverías

   
1636
¿Qué buscas en la playa? ¿Qué percibe
tu mano al tantear agua y arena?
La luz explota, el mar su impulso frena,
y cada cosa a ti se circunscribe.

¿Te encuentras a ti misma en ese espejo,
con el cielo a tu espalda y tan profundo?
¿O ves quizá un amante, o todo un mundo,
a punto de abrazarte en el reflejo?

1637
Me acoge el sueño en silencioso túmulo
donde baraja sombras, siluetas,
todo un confuso, libertino cúmulo
de extrañas formas, hembras incompletas,

sin rostros, ofreciéndose desnudas.
Y acepto, sin saber de dónde vienen,
elocuentes en obras, aunque mudas,
y sólo al despertarme se detienen.

1638
Frío concepto del cerebro frío,
pieza inerte, que fría maquinaria
forjara, marginal o necesaria,
pero sin pulso, cántaro vacío.

Que las ideas ardan, que se aloquen,
instauren ritos lúbricos, paganos,
que se cubran de piel, doten de manos,
y al mar de los sentidos desemboquen.

1639
Me hablabas con palabras de granito,
imperativas, no penetradoras;
no accedías a mí; qué turbadoras
y extrañas cuando más las necesito.

1640
Era el bello capricho que no existe,
la estrella que nos guiña y no se alcanza,
era algo dulce, y a la vez tan triste
como un amor ausente y su añoranza.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1645 - Fe, duda

La fe es baluarte que se tambalea
al batir de los años, y al abuso
del axioma que un día nos impuso
vida, maestro o jefe de asamblea.

La duda, niebla espesa, me rodea
como opresivo batallón intruso,
y el mundo se perfila gris, difuso,
sequedad de abstraciones que me asquea.

El hombre sabe porque el hombre duda,
e ignorará si contumaz se escuda
en la palabra de otro, y no la indaga.

E indagando hallará tantas verdades
que aumentarán sus inseguridades,
fanal que alumbra y a la vez se apaga.



Los Angeles, 3 de marzo de 2007
(Indice)

   

1646 - Ya no

Vienes desde un ayer que ya no vive,
cadáver tú también, rosa marchita,
que ni vuelve a nacer ni resucita
por mucho que otra mano la cultive.

Todo tiene pináculo y declive,
y aun en ciudad o en llano se transita;
nada es perenne, estamos de visita
con sólo un punto, el hoy, que nos motive.

Tú eres de ayer, y ayer tuvo su gloria,
pero las cosas, y hasta la memoria,
tienen su fecha de caducidad.

Agua pasada ya en el río, viento
que no agita los olmos, instrumento
de mudo acorde o gris sonoridad.



Los Angeles, 4 de marzo de 2007

(Indice)

   
1647 - Dos realidades
"Hay tantas realidades como
puntos de vista". (Ortega)

"El horizonte está en los ojos,
y no en la realidad". (Ganivet)

Me haces preguntas que la luz ignora,
la luz, que casi todo lo salpica;
¿de qué forma la mente simplifica
lo que a su acervo apenas incorpora?

El ojo mira el mundo, y no valora
sino aquello que ve, lo modifica
a su modo, y lo archiva; luego aplica
su visión, o quimera, a cada hora.

Inmerso me hallo en ambas realidades,
la que se asienta en mis intimidades,
traducida y filtrada, y la exterior,

que cada uno interpreta a su manera.
Tú, como todo lo que se halla fuera,
más eres percepción que eres valor.


Los Angeles, 4 de marzo de 2007

(Indice)

   
1648 - Hacia atrás

Si mis recuerdos han retrocedido,
¿será porque procuran explorarte,
o quizá porque intentan olvidarte
de nuevo, por no haberlo conseguido?

Recordar es vivir lo ya vivido
otro tiempo entre dos, estando aparte;
es vivencia que ya no se comparte,
porque uno solo la ha restablecido.

Sí, mis recuerdos han cobrado vida
cabalgando hacia atrás, mas no en huída,
sino hacia mis visiones anteriores.

Soy río descontento que se niega
a correr hacia el mar, y se repliega
al manantial que lo acunó en rumores.


Los Angeles, 5 de marzo de 2007


   

1649 - Amigo ausente
Marcelo, amigo, súbitamente
fallecido el 4 de marzo, en Madrid.

Te fuiste en placidez y de repente,
como si tú lo hubieras elegido;
no te absorbió la muerte, te has dormido,
y no madrugarás, amigo ausente.

Tampoco envejeciste; en tu vertiente
la avalancha del tiempo no vivido
se detuvo en su avance, sin más ruido
que las hojas de otoño en la corriente.

No llegaste al invierno que temías,
demoledor de formas y energías,
tú, galán de perfiles y deseos.

En tu sueño perenne ahora sonríes…
Sin haber sido mártir, cien huríes
añadirán su gloria a tus trofeos.


Los Angeles, 6 de marzo de 2007

(Indice)

   
1650 - Toda la noche

Te escuché respirar la noche entera,
seda la piel inmóvil y dormida;
la sombra sobre el lecho entretejida
arropó nuestra calma. Si debiera

subrayar un momento, una manera,
de tantas horas junto a mí tendida,
sería al punto de la amanecida,
filtrándose la luz por la vidriera.

Cuerpos de medianoche, raudos, tensos,
flotaron sosegados, indefensos,
en la rueda del tiempo, hora tras hora.

Fue la noche perdiendo su careta,
y empecé a recobrar tu silueta
con los primeros rayos de la aurora.


Los Angeles, 6 de marzo de 2007
(Indice)

   

Tu paso

Todo lo que hacia ti extiende la mano,
como esos niños de mirada triste
en aldeas anónimas,
todo es pobreza apenas perceptible,
que los ojos no ven, por ser penuria
que al fondo del espítitu reside.
Son las almas hambrientas,
incapaces de dar, de desvestirse,
por carecer de todo, que suplican
una limosna de algo, ya tangible,
como caricia leve,
o más inmateriales, más sutiles.
Han visto en ti esplendores y abundancia,
porque eres como el mar o los jardines,
acopiando belleza
y abierta a cada espíritu sensible.
Vas por la vida en plenitud de gracia,
como la luz, el tulipán, o el cisne,
con la elegancia narcotizadora
de un grupo de violines.
Quienes te ven pasar, privilegiada,
intentan adherirse
a los airosos pliegues de tu manto,
con la fe y la esperanza del humilde,
como si al hecho solo de tocarte
algo de ti pudieras transmitirles.
¿Qué esencia, vibración, polvo de estrellas,
se percibe a tu paso que los tigres
lamen la mano, mansos,
y zurean los buitres?

Tal entraste en mi vida,
con pie gentil, renovador y firme,
transformando las cosas
sencillas en sublimes,
y haciendo las complejas y enigmáticas
tan cándidas, tan simples.


Los Angeles, 7 de marzo de 2007
(Indice)

   
1651 - Canta y llora conmigo

Para cantar, reir y llorar vivo,
piel de piano, cuerda de guitarra,
poco de hormiga, mucho de cigarra,
y en la mira el efecto, no el motivo.

Júzgueseme el impulso creativo
por la túnica que urde o que desgarra;
el plan no avala joya ni chatarra,
sólo el producto es logro decisivo.

Yo canto y río y lloro; y en mi verso
desnudo la amplitud de mi universo
para que tú con él te identifiques.

Si iguales, en las mismas circunstancias,
¿de qué nos sirve establecer distancias,
cavar trincheras, elevar tabiques?


Los Angeles, 9 de marzo de 2007
(Indice)

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor