Poesía del momento, Nº 140 b

Segunda de marzo de 2008

      

         

Para información sobre el autor click here




Yo sé que de noche tú a solas te amas,
como si mis manos lo hicieran contigo;
y aunque tan lejanas están nuestras camas,
¿sabes que tus manos retozan conmigo?

Brevería Nº 838

 

 

 

Breverías

   
1816
Cobíjate aquí, amor, entre mis brazos,
depurados del tráfico anterior;
ni humedades de besos, ni sudor,
perduran ya de los antiguos lazos.

Hoy eres tú, y lo has de ser mañana;
ayer es sombra, huella decaída,
vaga visión de sueño que se olvida;
solos tú y yo al romper de la mañana.

1817
-No es nada, solamente el aletazo
de lejano recuerdo;
vino y se fue, fugaz, intranscendente.

-¿Y ese nuevo arañazo
cruzándote la piel del hombro izquierdo? 
¿No estará su ángel negro aquí presente?

1818
Siempre hay algo mejor, o lo parece:
Cumbres más altas a escalar, caminos
nunca andados, audaces desatinos, 
o el nuevo amor si el viejo se adormece.

Pero el tiempo más tarde nos enseña
que cimas, y senderos, y locuras,
y el nuevo amante, son como pinturas
del museo imposible que uno sueña. 

1819
¿Qué ves a la ventana, ahora que tienes,
al lado de la tuya, otra cabeza?
¿Ves el paisaje al fin? ¿Tal vez los trenes
hacia estación ruinosa que bosteza?

¿Ves ahogarse la luz del firmamento,
al filo de la noche enmascarada?
¿Recuerdas que hubo para ti un momento,
que mirabas conmigo sin ver nada?

1820
Cerré los ojos, y eras atadura,
abrí los ojos, y te habías ido.
Ay, las alas del tiempo, y el aullido
del lobo solitario en la llanura.

(Indice)

Poemas

   
1839 - Desterrado

Tenía el alma de clavel y acero,
exquisita, aromática y blindada,
con la afable caricia de la almohada
y el aplomo del yunque del herrero.

Se resignó a no amar; fue forastero
en cada puerta, siempre en retirada,
duda en la mente, fuego en la mirada, 
de sus propios temores prisionero.

Y un día se rompió, quedó indefenso,
toda su fuerza en espiral de incienso,
dejándose invadir, enamorado.

Edificó un alcázar a su amante
sobre las nubes…, y llegó el instante
en que fue del alcázar desterrado.

Los Angeles, 11 de marzo de 2008
(Indice)

   

1840 - Cuerpo inmóvil

No es invierno, pero hace tanto frío…
No laboré, y me encuentro tan cansado…
Qué solo estoy, con tantos a mi lado…
Qué silencio entre tanto griterío…

Se me ha deshecho el mundo; no era mío,
pero casi lo fue; llevo el costado
sangrando de una herida; fui invitado
a entrar, luego a salir, y ahora el vacío.

Conocer la llegada de la muerte
no lo hace menos arduo, se nos vierte
el alma por los pies hacia la tierra,

se diluye en la sombra, renunciando
a sostener el cuerpo… Y así es cuando
la puerta un día abierta se nos cierra.


Los Angeles, 11 de marzo de 2008

(Indice)

   
1841 - Ciudad de mis sueños

Esta ciudad es lámpara extinguida;
fue ayer color, barullo, centelleo,
quizá cadáver ya en su mausoleo,
y me obceco en pensar que está dormida.

Cada plaza febril, cada avenida
chorreando caótico ajetreo, 
se han reducido a errático hormigueo
de sombras incoloras sin salida.

Ah ciudad de mis sueños, que apagaste
luz, canción y rumores, dando al traste
con proyectos de gozo y esperanza.

Que esta noche tan larga que hoy empieza,
muerta el alma, anestesie la cabeza, 
mientras el día en otra zona avanza.

Los Angeles, 11 de marzo de 2008
(Indice)

   
Ruinas del alma

Sin lugar para el odio,
sólo para el silencio y el cansancio, 
la soledad y la tristeza, bloques
rodando por el suelo, derrotados, 
como tambores de columnas, frisos, 
y capiteles en Mileto o Samos.
De la gloria que fue, quedan las ruinas,
y ese sabor amargo
que acompaña en la vida
a cada advenimiento de un fracaso;
y ese estupor funesto, inevitable, 
de mirarse las manos,
un día llenas de esperanza y gozo, 
y hoy vacías, hundidas en el barro,
polvo gris del camino recorrido
amasado con llanto.
Las ruinas tienen su belleza propia,
de que carecen torres y palacios 
que llaman al cemento 'padre mío',
y no saben de siglos, sólo de años.
Esta ruina doliente que me cerca, 
que desborda mis párpados,
antes fue templo de Artemisa en Éfeso,
o Mausoleo fue de Halicarnaso, 
o Partenón, o el esplendor de Olimpia,
aún bellos por el suelo derramados.
Lloraré por las ruinas
que vinieron a ser, por el impacto
sobre el alma, que sabe cómo fueron
antes de derrumbarse sobre el campo, 
pero también celebraré su historia,
y entonaré mi canto,
aunque envuelto en gemidos,
a artistas y artesanos
que tallaron la piedra día a día,
con sus mentes, sus almas y sus manos.

Tú y yo fuimos artífices, 
tú y yo martilleamos
labrando las estrías, las volutas, 
fue obra constante, creación de ambos.
Pero la ruina es mía,
porque tú me la hiciste y me la has dado.

Los Angeles, 12 de marzo de 2008

   
Blanca pared

Nos vimos en Granada.
¿O fue Asturias, tal vez, donde nos vimos?
¿O en Zamora, en Jaén, en Zaragoza?
No importa dónde, al fin siempre es lo mismo.
Sólo recuerdo el sueño
minúsculo, impreciso,
que tiempo atrás fue espléndido y concreto, 
lentamente adquirió rasgos ambiguos, 
y fue desvaneciéndose,
niebla, espuma, humo blanco sobre el cirio.
Contemplo la pared, blanca, hierática.
Sé que ha sido testigo 
de tantas fechas, tantos incidentes,
dotada de ojos además de oídos, 
y no parece recordar ninguno,
tan insensible a risas y gemidos,
a promesas, dolor, deslealtades, 
y por eso la envidio. 
Quisiera empapelar la mente en blanco, 
transformarla en pared, tornarla en libro
que ha perdido sus letras, sus imágenes, 
o cortar los recuerdos a cuchillo,
uno por uno, aunque la savia sangre, 
y arrojarlos al río,
que se los lleve lejos,
al mar de los olvidos.

Los Angeles, 12 de marzo de 2008 
(Indice)

   
1842 - Ciudad

No vive esta ciudad, está desierta,
sin pulso en las arterias, sin rumores,
como si dos feroces gladiadores
hubieran sucumbido en lucha abierta,

sin gritos de victoria, con la cierta
convicción de que, aun siendo los mejores,
no hallarán sus hazañas trovadores
rasgueando el rabel con mano experta. 

Nadie quedó, nadie habla, ni respira;
como si esta ciudad fuera mentira,
como si alguien la hubiera imaginado.

Tal vez un día la soñó un poeta 
que creyó conocerla, o un profeta
que desechó su fin precipitado.

Los Angeles, 13 de marzo de 2008
(Indice)

   
1843 - Color de sangre
Color de sangre el mar, y la arboleda,
llueve sangre en las calles, lleva el río
denso caudal de sangre, y el rocío
sangre es también, y lo es la rosaleda.

¿Estaré desangrándome? No queda
sino un tenue temblor en el vacío
de mi entraña, y un largo escalofrío 
en las desiertas venas se me hospeda.

Qué rojo atardecer, se han apagado
ya las últimas luces. ¿Habré amado
cuanto se me ordenó al haber nacido?

Si no alcancé esa cota, ¿fui un fracaso?
Si cumplí la misión, si llené el vaso, 
¿de qué me sirve?, ¿a quién le habrá servido?

Los Angeles, 13 de marzo de 2008
(Indice)

   
1844 - Castillo

Sigo acudiendo a mi castillo en ruinas,
en busca de fantasmas, de siluetas, 
de las sombras de ayer, que hoy, tan discretas,
eluden mi atención por las esquinas.

Ay, castillo de citas clandestinas,
antes que los desgastes y las grietas
cuartearan tus torres; incompletas
tus cronicas serán, nunca anodinas.

En la paz de estos bloques disgregados,
silencio de corderos degollados,
se dan las manos el dolor y el gozo.

No sé hasta cuándo pueda retenerte;
hay una vida aquí, y hay una muerte,
y entre ambas lentamente me destrozo.

Los Angeles, 13 de marzo de 2008
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor