Poesía del momento, Nº 140 e

Quinta de marzo de 2008

      

Para información sobre el autor click here




 
No te mueras a mí, que tanto he muerto.
¿Qué haré con tu cadáver a los hombros,
si vuelvo a ser cadáver, y no acierto
a encontrar doble tumba en los escombros?
 
Porque será desolación y ruina
cuando uno muere dentro de otro. Brota
de la tierra una sombra repentina,
y un sabor en los labios a derrota.

Brevería Nº 1822

 

 

 

Breverías

   
1831
Cuánto se ha devaluado la moneda
que me compraba amor, qué poco vale…
Hijo ayer de la luz, y hoy de la greda,
sin molde propio o fe que me apuntale.
Si antes fui galeón, hoy no me queda
dársena ni espigón donde recale.
Llevo una alforja al hombro, tan vacía,
que ni a mi sombra puedo llamar mía.

1832
Rómpete en mil pedazos,
búcaro ya sin flores,
¿de qué te sirve estar sobre la mesa?

Sobre ti, mesa, caigan los hachazos,
y te devore el fuego. ¿Qué colores
ostentas ya, qué aroma te embelesa?

1833
Se musitan palabras que otro oído bloquea,
se escriben versos tristes que no se han de leer,
se fraguan intenciones que no pasan de idea,
y al fin nunca se sabe qué pensar ni qué hacer.

Dos van por el camino, cogidos de la mano,
uno la suelta y huye, y el otro permanece
como estatua, pensando que todo ha sido en vano;
y el colorido intenso de antaño palidece.

1834
¿Cómo no haberte dicho cuanto te dije un día?
¿Cómo haber aceptado cuanto escuché de ti?
La luz de hoy se proyecta sobre ayer, y es tan fría
la sombra que me queda que se abrazaba a mí…

Tal vez nada ha cambiado sino mis percepciones;
cuanto leí en tus ojos quizá fue mi deseo
de ver lo que no había, quiméricas visiones,
en lugar de haber visto lo que al final hoy veo.

1835
Nunca he estado tan cerca de la nada.
Un gigantesco puño me ha exprimido
el alma enamorada.
Ni una gota me queda, ni un crujido, 
ni aliento que exhalar. Y ya no quiero
recobrar la expansión. Quede aplastado
todo bajo la piel, y el cuerpo entero
se desligue del alma al ser tocado.

(Indice)

 

Poemas

   
 
Depuración

- Retiraré de la pared las hojas
de nuestro calendario, 
no por cumplido, huele a pan reciente,
y aún es joven el año;
pero tal vez denotan sus imágenes,
al ojo ajeno que lo esté mirando,
vínculos precedentes.
No, no, mejor quitarlo.
Y el león de peluche, cada noche
tendido sobre el lecho, a mi costado…
Tanto me acompañó cuando no estabas,
y tantas veces te abracé en su abrazo…
Deberé recluirlo
al trastero, o al fondo del armario;
no debe presenciar nuevas escenas
reminiscentes de pasados actos.
Y el llavero, ¿recuerdas?,
nuestro anagrama en el metal grabado,
cuatro iniciales de hechos e intenciones,
que aunque nadie lograra descifrarlo,
me comprometerían con preguntas
que explicaría en falso.
Para el advenedizo
que se adjudica lo que fue tu espacio,
debo purgar mi casa 
de tus intimidades, de tu rastro…

- ¿Y cómo filtrarás el aire, denso
de mis palabras, mi sudor, mi tacto,
a su vista, en verdad, imperceptibles,
mas como espadas sobre ti colgando?


Los Angeles, 23 de marzo de 2008

(Indice)

   

La Creación: Seis días

(I)
Y crearás la luz el primer día,
desmoronando el caos
que ha precedido este momento intenso, 
este momento claro,
en que ya ves las cosas con la calma
que otorga la certeza de tu hallazgo. 
Era antes confusión, ahora es tersura, 
tan segura de ti, todo a la mano,
radiante en el paisaje 
recién inaugurado.


(II)
En tu segundo día
arquearás la espalda sobre el cuerpo
yacente de tu amante,
formando el firmamento,
cúpula viva, lúbrica, bulbosa, 
sobre la línea horizontal del lecho.
Habrá mañana y tarde,
y jadeos, taladros del silencio.


(III)
Un tercer día seguirá. Las aguas
se retraerán a las profundidades,
y habrá lagos serenos, 
y habrá agitados mares.
Y elevará las tierra sus colinas,
oscilarán los árboles,
estallarán semillas en el suelo,
y en ese mismo instante
al cielo apuntarán tus promontorios, 
movilizándose tus humedades
en torno a la fecunda
simiente que te invade. 
Habrá mareas sobre ti, y rumores, 
día tercero, sí, mañana y tarde.


(IV)
Día cuarto. La luna, las estrellas,
te separan del sol, te hacen la noche.
¿Y qué más da la luz que la tiniebla? 
Aunque ha nacido el tiempo, y no dispones
de todo el que ambicionas,
continúas creando sobre el hombre
que a ti ha llegado, que ahora es tu universo,
al que tú llamas, el que te responde,
a la luz, a la sombra.
Cuarto día, mañana, tarde y noche.


(V)
Día quinto, los peces y las aves.
Sobre su pecho mueves
en trémulas elipses los pezones,
y hay un revuelo de alas en tu vientre,
y un pez de fuego inquieto entre los muslos
voraz te los enciende.
Te multiplicarás hora tras hora,
como quien nunca tiene suficiente.
Quinto día. Fue bueno.
Sigue la creación. Aún no se duerme.


(VI)
El sexto día fue tu obra maestra.
Creaste un hombre justo a la medida,
pero al revés: Fue carne de tu carne,
no hubo, esta vez, costilla,
ni manzana tampoco, ni serpiente.
Pero vendrá más tarde una llovizna
que permee el espíritu
con un rancio resabio de rutina.
Y volverás al inicial desorden, 
toda tu creación desvanecida.


(VII)
Descansa al fin de esta semana. El tiempo
que devora a sus hijos,
se lanzará contra ti misma un día
con garras y colmillos.
Perderás el Edén de que hoy disfrutas,
como tantos, yo mismo, hemos perdido.
Creadora de mundos, 
caminarás desnuda hacia el exilio.


Los Angeles, 23 de marzo de 2008

(Indice)

   
1856 - Mis monólogos

Ya no me escuchas a nivel de amante,
mas dialogo contigo, con cautela,
pues la conversación se desnivela, 
tú silenciosa, yo monologante. 

Pregunto tantas cosas…, y al instante
fabrico tus respuestas; las que anhela
mi mente conturbada, sin secuela
de farsa y beso en péndulo oscilante. 

Te digo tanto de lo que has pensado,
y no me has admitido, del tinglado
de verdades a medias, o de engaños.

Y tú callas, y no encuentro razones
para exculparte, y quedo sin opciones
de validar nuestros mejores años.

Los Angeles,
24 de marzo de 2008
(Indice)

   
Por la calle

Te veo cuando avanzo por la calle, 
la mía, no la tuya tan lejana,
eres el árbol, el bazar, la nube,
eres cada mujer, cada fachada.
Te he visto así, de frente, tantas veces,
y hoy te veo también, pero de espaldas,
no como quien se acerca hacia el abrazo,
mas como quien estrena retirada.
La tarde se oscurece,
se despierta la lluvia, y una ráfaga
cortante de aire frío, repentina,
aliento de fantasma,
se aferra a los balcones,
estremeciendo todas las ventanas.
Todavía te veo,
ay, pero cómo cambia
este paisaje urbano
que era acogida, y ahora es amenaza.
No quiero caminar por esta calle,
me agobia, me maltrata,
su atmósfera me quema;
es hora ya de regresar a casa.
A casa, sí, a mi cubo de cemento.
Apagaré la luz, caeré en la cama,
y soñaré que me amas todavía, 
aunque tú y yo sabemos que no me amas.

Los Angeles, 24 de marzo de 2008

   

La música callada
"La música callada, 
la soledad sonora".
(Juan de la Cruz)

Me da miedo este cuerpo que lograba
resonar como címbalo de bronce, 
no sólo cuando tú le estremecías,
como el viento a las flores,
en tiempos de oro y vino,
siendo mi mundo una mujer y un hombre.
Vibraba a tu contacto,
dedos de plumas, muslos de leones,
senos redondos, firmes,
cabellos en desorden,
vibraba a tu contacto
del mediodía hasta la medianoche.
Me sembrabas la piel de melodías, 
como si todo el bosque
se transformara en flautas y violines, 
tubas y saxofones.
Y allí quedaban, sobre mí dormidos,
partitura de todos mis rincones,
al partir de tu lado. 
Y sólo yo escuchaba sus acordes
lejos de ti, en mi soledad risueña. 
A veces un redoble de tambores, 
a veces una orquesta,
o un coro a cuatro voces,
algo así como el 'Canto a la alegría',
reproduciendo cada gesto y roce.
Eran días nostálgicos y blandos,
aunque la lentitud de los relojes
amordazara un tanto la armonía,
y a veces fuera doloroso estoque.
Fue un tiempo azul y de ansiedades blancas.
Fue, ciertamente, entonces.
Hoy mi piel se ha cubierto de silencio.
La música está ahí, mas no responde.
Le has arrancado el ritmo y el sonido,
y las trémulas, tensas, vibraciones.
Dormida está, quizás agonizante,
pero sin un reproche.

Los Angeles, 24 de marzo de 2008 

(Indice)

   
Experto

Se me repiten viejos pensamientos,
tan repartidos a granel antaño
desde mi torre de marfil teórica.
Era tan fácil vaciar el cántaro
de palabras urdidas
para cada momento, cada caso:
Psicólogo, analista, confidente,
como quien ha vivido largo, largo,
acumulando archivos de experiencias,
técnico del amor, confesonario
de almas heridas, ojo de futuro, 
astrólogo sin astros.
Era tan fácil sondear las mentes,
de par en par abiertas, paso a paso;
tan fácil presagiar lo venidero,
todo en esquemas simples encuadrado;
tan fácil era cada crucigrama
sentimental, y cada enigma infausto.
Y al fin llegó mi turno,
la torre de marfil se vino abajo
con el estruendo de ánforas vacías;
todo seguía inmensamente claro, 
ideas, diagnosis, 
planes de acción, superación de obstáculos, 
pero qué duras de aplicarse reglas
que uno mismo ofreció, como un rosario
de 'harás', 'tendrás', 'verás' y 'todo pasa';
y todo pasa, pero tan despacio…
Cúrate, médico, a ti mismo, esgrime
tu bisturí, cercena angustia y llanto, 
y hazte hombre nuevo,
experto en el olvido de lo arcaico.

Los Angeles, 25 de marzo de 2008
(Indice)

   

Puntos suspensivos
Qué belleza la tuya cuando te acosa el sueño,
pesándote los párpados como bloques de piedra;
y quisieras mi llama circundando tu leño,
o ser olmo ceñido por mi abrazo de hiedra…

Ese cansancio tuyo, cíclico y agobiante,
de estar sobre la marcha de la aurora al ocaso,
si fuera sólo físico, si no fuera asfixiante
de hondas intimidades, con olor a fracaso… 

Ese dormir tan sola, como a mí me sucede,
sin que tu espalda encuentre la pared de mi pecho,
sin que mi blanda mano tus cabellos enrede
como un ángel oscuro descendiendo del techo…

Y esa ansiedad del sexo, que grita y te acorrala
como cerco de muslos cuajando en tu recinto,
y ese fálico dedo que te invade y resbala
encrespando las altas mareas del instinto…

El sueño se repliega, tus ojos aún cerrados,
sombras lúbricas danzan en torno a ti en la cama,
estallan los relámpagos bajo tu piel gestados,
y toda tú eres ánfora de miel que se derrama…

Y al fin duermes, tan triste, doblemente cansada,
sin haber compartido tu voluptuosidad,
y otro silencio triste duerme sobre mi almohada,
dilatándose el hueco de nuestra soledad…

Los Angeles, 25 de marzo de 2008
(Indice)

   
1857 - Tres de la mañana

Las tres de la mañana. Estás dormida
tan inmóvil como una adolescente
en estatua de mármol que, yacente,
flota en tumba de ermita derruída. 

Ni el tiempo te ha rozado. Si la vida
pudo tocarte, fue tan gentilmente
como si un ángel, al besar tu frente,
te dejara de luz sólo vestida.

Nada se mueve en ti, tan sosegada
como si la postrera llamarada
de un fuego se acostara sobre el leño.

Oh, qué calma absoluta; aun siendo mía,
no he de besarte, porque quebraría,
como una copa de cristal, tu sueño.

Los Angeles, 25 de marzo de 2008
(Indice)


 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor