Poesía del momento, Nº 144 b

 Segunda de julio de 2008

Para información sobre el autor click here




¿Para qué se renuevan los rosales,
si apenas vivos, reaparecen muertos?
¿Para qué cincelamos pedestales,
si nuestros dioses ya no están despiertos?
¿Para qué tantas cámaras nupciales,
si ya no hay brazos de verdad abiertos?
¿De qué sirve la flor de la sonrisa
en lodazal de displicencia o prisa? 

Brevería Nº 1092

 

 

 

Breverías

   
1901
Tu piel es una idea, un sentimiento,
encendiéndose al tacto;
no te apagues, mujer, que este momento
vaya más lejos del concepto abstracto

que hilvanamos a veces 
entre un 'si me arriesgara' y un 'quisiera'.
¿No entiendes que hay en las insensateces
más gozo y madurez que hay en la espera?

1902
En la rodilla la cabeza, hundida
tan dentro de ti misma que no aciertas
con tu fe ni tu audacia, confundida 
entre las cosas idas y las muertas.
Siempre hay oscuridad donde hubo herida,
pero hay también vestíbulos y puertas.
A un paso estás, levanta la persiana, 
abre la puerta, que entre la mañana.

1903
Te ocultas entre velos transparentes, 
que te hacen más desnuda;
los rasgos de tu piel, más inocentes,
tan expresiva toda tú aunque muda.

Ver sin ver, escucharte sin palabras,
rozar tus formas sin lograr tocarte,
qué imagen viva de un abrazo labras 
que sin darme me das, te doy sin darte.

1904
Tu belleza resalta en los harapos, 
más elegante si peor vestida;
ni el hábito hace al monje, ni los trapos
subsanarán lo que omitió la vida.

Medio desnuda vas, no medio bella,
sólo juzgo a la flor por su atavío, 
porque no tiene más; en ti destella
mayor encanto, que quisiera mío.

1905
¿Por qué te abrazas a la estatua inerte,
que no te abrazará? ¿Por qué ese fuego
que consume tu entraña, se trasvierte
sobre estériles páramos de juego?

Flotan tus manos, y tus senos flotan
sobre el mármol desnudo, inmóvil, frío,
y en tu piel agresiva sólo explotan
sordos ecos de cántaro vacío.

(Indice)

 

Poemas

   
 
1906 - Pedestal Nº 1

A punto de volar, prontas las alas
a extenderse, mi cóndor solitario;
el pie casi dejando el escenario
de intranscendente vida de antesalas. 

Desnuda luces tus mejores galas,
y a través de la piel, yo, visionario,
me adentro hasta el altar del santuario
en donde diosa y víctima te instalas.

Vas a dejar un mundo de aislamiento,
se estremece tu cuerpo en movimiento
hacia regiones aún desconocidas.

Brillan sueños en ti, hierven deseos, 
extintos quedan ya los titubeos, 
y volarás en torno de otras vidas.


Los Angeles, 9 de julio de 2008

(Indice) 

        

Entra a la postal "Pedestal Nº 1"    

   

1907 - Pedestal Nº 2

Se te ha ausentado el hombre, y de su abrazo, 
templo pagano en que adorabas ciega,
sólo te queda, en su belleza griega, 
una columna jónica. El zarpazo

del destino cortó el último lazo,
y nada os une ya; si el alma ruega, 
será súplica vana, que no llega
a subsanar el daño del rechazo. 

A esa columna abrazan y comprimen
los muslos del recuerdo, mientras gimen
en gozo y en dolor tus orfandades.

Densa fragancia de mejores días
y sudor animal en sus estrías
aún logran activar tus humedades.


Los Angeles, 9 de julio de 2008

(Indice)

        

Entra a la postal "Pedestal Nº 2"    

 

   
1908 - Pedestal Nº 3

El ombligo en el fiel de la balanza, 
torso y piernas pendientes de la altura
del pedestal, y su amplia curvatura
audacia y sumisión en alianza.

Los brazos hacia atrás en doble lanza
de ofrenda y rendimiento, su figura
vértico-horizontal es la más pura
combinación de espera y esperanza.

Frente a su rostro, en pie, tiendo la mano
por la amplitud del vientre, y la acampano
sobre los tibios, erizados senos.

Entre mis muslos su mentón bucea,
y todo mi armazón se tambalea
bajo espumosa tempestad sin truenos.

Los Angeles, 10 de julio de 2008

(Indice)

        

Entra a la postal "Pedestal Nº 3"    

   
1909 - Pedestal Nº 4

¿Quién a tu espalda observa la belleza
de tu alongada exquisitez desnuda
sin osar acercarse? ¿Por qué duda,
si sólo caminando se tropieza?

Ay, qué envidiable apremio, qué tristeza
no ser la piel rogada, la voz muda,
que tanto en llegar tarda, que se escuda
en silencio, temores o torpeza. 

Mano tendida, labios entreabiertos,
ojos invitadores, ¿qué otros puertos
pueden brindarse a nave pasajera?

Ah, sí; carne rosada en curvatura,
círculos de altos centros, y apertura 
que de astas asaltantes se apodera.

Los Angeles, 10 de julio de 2008

      

Entra a la postal "Pedestal Nº 4"    

 

   

1910 - Pedestal Nº 5

A martillo y cincel nació la diosa,
y se fraguó su desnudez serena
bajo el mármol quebrado, que cercena
estrato a estrato mano prodigiosa.

Y fue estatua tan fría como hermosa,
como nube, distante; tan ajena
a roces y miradas, como arena
indiferente al agua que la acosa.

Una mujer se le abrazó; gemía
por su amor, por su tacto, sinfonía
de impulsos lésbicos desafiantes.

Se humanizó la diosa, y encendida,
saltó del pedestal, y ahora es su vida,
ni mármol ni inmortal, carne de amantes.
Los Angeles, 10 de julio de 2008 
(Indice)

     

Entra a la postal "Pedestal Nº 5"    

 

   
1911 - Pedestal Nº 6

Ensimismada, como si no hubiera
luz ni sombra, matices ni rumores,
silenciados los viejos trovadores
que fueron su clarín, nadie la espera.

Postrada languidece, desespera,
vive hacia dentro, bajo los horrores
de un corazón sin aves y sin flores,
en vacuidad, de hierro y rastrojera.

No sabe erguirse; el pedestal le ofrece
punto de apoyo, pero permanece
refugiada en su noche miserable.

Llevas, mujer, un himno adormecido 
que intenta reventar, y no has sabido
liberar su energía formidable.

Los Angeles,
10 de julio de 2008
(Indice)
 
      

Entra a la postal "Pedestal Nº 6"    

 

   

1912 - Pedestal Nº 7
Tensa pantera que la opción medita
de arrastrarse o saltar sobre la presa;
cuando mujer, sabe enlazar o besa,
cuando fiera, avasalla o decapita.

Es rosa enmascarando dinamita, 
verdugo camuflado de princesa,
súbita sangre, pero de sorpresa,
según cuando o lo que ella necesita.

Blandos, armónicos sus movimientos
como una orquesta de los cuatro vientos,
en conjunción de logro y tentativa.

Oh, sí, las corvas, afiladas garras,
diez colmillos al sol, diez cimitarras, 
tan gentil, tan sensual, tan agresiva.

Los Angeles, 10 de julio de 2008
(Indice)
 
       

Entra a la postal "Pedestal Nº 7"    

 

   
1913 - Pedestal Nº 8

Besaría tu piel, la besaría
como se bebe un vino prominente,
acunando el sabor, tan lentamente
como si fuera el fin del postrer día.

Ah, la infinita curva, travesía
del muslo a la cintura, en la vertiente 
de la cadera, casi transparente 
entre la timidez y la osadía.

La que ahora estás mirando, ensoñadora,
imaginando que alguien te devora,
mitad vigor, mitad exquisitez.

Tan absorta en ti misma, tan serena,
que lo único que en torno a ti resuena
es el murmullo de tu desnudez.

Los Angeles, 10 de julio de 2008

(Indice)

        

Entra a la postal "Pedestal Nº 8"    

Librito de regalo:

Abrir como Pedestales.exe, 2,7 MB

 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor