Poesía del momento, Nº 145 a

Primera de agosto de 2008

     

Para información sobre el autor click here




Está la tarde en llamas, y el lago te posee;
tú en el agua desnuda, yo sin poder tocarte;
invítame a tu lado, que tu espalda se arquee,
y en tus concavidades logre profundizarte.

Brevería Nº 610

 

 

 

Breverías

   
1916
Eran páginas blancas, eran páginas llenas
de frases caducadas, como de un amor muerto;
como si un pie enemigo o unas manos ajenas
pisara o arrancaran las violetas del huerto.

Eran páginas negras, pero estaban en blanco, 
perdidos los mensajes que el ayer redactara;
eran como la nieve, tendida en el barranco
sobre la hierba mustia que antaño verdeara.

1917
Verde el color de tu palabra, hiedra
abrazando la mente que te añora;
blanco el color de tu palabra, aurora
despertando laguna, álamo y piedra;

rojo el color de tu palabra, noche
desangrándose en lúbricos amores;
negro el color de tus palabras, flores
mustias bajo la escarcha del reproche.

1918
Ven desnuda hacia mí, las horas ruedan;
absórbeme en tu copa hospitalaria,
y grita un brindis, a la vez plegaria, 
por tantas otras horas que nos quedan.

1919
Del fondo de mis ojos te derramas,
pero sin ausentarte.
Vas por mi cuerpo como río en llamas,
y cada parte mía está en tu parte.

1920
No te conozco y casi ya te quiero.
¿Cómo es tu rostro, cómo son tus senos?
El temblor en tus muslos prisionero
¿despertará en relámpagos y truenos
la noche en que vendrás? ¿Seré el lancero
que atraviese tu cuerpo? ¿Tren sin frenos?
Deja atrás, al venir, cada tabú.
Ven sólo tú, vibrante, toda tú.

(Indice)

Poemas

   
 
1930 - Todo yo clavado

Ah, tu promesa del amor prohibido,
dulce, provocativa soñadora;
tu boca sin palabras me devora,
y es tu garganta cueva de gemido.

Bravo pitón gentilmente mordido
sin doblegarse aún, lengua que explora, 
ojo sin vista que exaltado llora,
convulso, en dionisíaco estallido.

Me lo prometes, me lo das, lo acepto,
juegas a la avezada, yo al inepto
que te permite ser manipulado.

Sigue tu maniobra, es tu momento;
qué cálido, frontal acoplamiento,
contra tu rostro todo yo clavado.


Los Angeles, 1 de agosto de 2008

(Indice)

   

1931 - Huelen a ti

A ti huelen mis manos, a violetas, 
a humedades campestres, a sudores
brotando de las ingles, a pudores
derrotados, a sedas indiscretas.

Se han quedado sin ti tan incompletas,
tan huérfanas de tactos y temblores
como si alguien robara los colores
de cada flor; tan pálidas, tan quietas… 

Desestiman el agua, no se avienen
a desprenderse de ese aroma, tienen
algo tan tuyo y a la vez tan mío,

muda presencia lúbrica, invisible,
como una brisa, pero más tangible,
como el calambre de un escalofrío.


Los Angeles, 1 de agosto de 2008

(Indice)

   
1932 - Los ojos de la fe

¿Qué seducción, gentil desconocida,
proyectas sobre mí, sin tacto y ciego?
No he rozado tu piel, y ya me entrego,
dejas, sin verte, mi alma estremecida.

Enigma o certidumbre, ¿de qué vida,
de qué espuma has surgido, de qué fuego?
¿En qué amplios mares te circunnavego
sin ver tu vela por el viento henchida?

La doble vela de tu seno avanza
hacia mí; no es visión, sino esperanza,
sólo te ven los ojos de la fe.

Te presiento en mis sueños tan cercana
que bien pudieras arribar mañana,
por eso el alma dice que te ve.

Los Angeles, 1 de agosto de 2008
(Indice)

   
1933 - Y vivió una vez más

Rosa de intimidad cuando ofrecida,
rosa de maldición cuando arrancada,
brutalidad que alzó crucificada
marchita juventud restablecida.

Se había despertado a la venida
de la brisa que entreabre la alborada,
luz, ritmo y lealtad, no había espada 
rompiendo en amenazas o en herida.

Y vivió una vez más, quebrando el sueño
de su muerte anterior, en el empeño
de una resurrección irrevocable.

Pero no llegó a ser. Sobre su pecho
cayó la espada, ensangrentando el lecho, 
y de nuevo murió, tan vulnerable.

Los Angeles, 2 de agosto de 2008

   

1934 - Tus manos

Bálsamos traen tus manos, y fragancias,
y el deseo de ungirme los flechazos
que la vida me inflige; tus abrazos,
en taumatúrgicas exhuberancias,

cierran heridas, podan discordancias,
amortiguan frenéticos portazos, 
y exactos recomponen los pedazos
que me arrancaran fieras circunstancias.

Ya no me duele el alma, ya es ligera
la carga que dejó una primavera
sobre mis hombros al morirse un día.

Tus manos, en milagro diligente,
van devolviéndome al adolescente
que se perdiera en otra compañía.

Los Angeles, 2 de agosto de 2008
(Indice)

   
1935 - Pleamar de los sentidos

Pleamar de sentidos, tu oleaje
es abrazo sensual que se encarama
sobre mi piel desnuda, y me derrama
su blanca espuma de carnal mensaje.

Sigue ascendiendo, dócil o salvaje,
natural, insistente, sin programa, 
que en la tórrida arena de esta cama
cumplas tu acción y expire tu viaje.

Obsérvente los álamos, la luna,
y la ciudad en calma. ¿Qué tribuna
más apropiada a nuestra coyuntura? 

Retuérzase el placer, serpenteando
por cada ondulación, y conectando
cada temblor y cada zona oscura.

Los Angeles, 2 de agosto de 2008
(Indice)

   

1936 - Sabremos
Tantos caminos hemos recorrido, 
robamos tantas, o tan pocas horas,
tantas palabras esperanzadoras
se dijeron entonces que se han ido.

Y te nació el silencio, y el descuido, 
doble planta de ramas trepadoras,
ciñéndote y aislándote, extractoras
de cuanta vida te hube transmitido.

Y ahora, en las mismas soledades de antes,
habremos de explorar otros amantes,
que no sabrán llegar donde llegamos.

Al abrazarnos a esa piel desnuda,
la mente ausente, la palabra muda, 
sabremos cuánto en otro tiempo amamos.

Los Angeles, 3 de agosto de 2008
(Indice)

   
1937 - En la calle

Te cruzas en la calle con mi esquema
de vida marginal, tan reducida
que cada pulsación por ti nacida 
tiempo atrás, ni se escucha ni me quema.

Ya soy reloj dormido, gris poema
de versos desalados, desteñida
sensualidad que llega, da y olvida,
todo parte de un turno, de un sistema.

Arrancadas las últimas raíces,
desvaídas las viejas cicatrices,
somos dos rostros más entre la gente,

que en sentidos opuestos hoy coinciden.
Dos ligeras sonrisas nos dividen,
y una doble actitud indiferente.

Los Angeles, 5 de agosto de 2008

Nota:

Este último soneto, aunque lleva el número de orden 1937, es en realidad mi soneto Nº 2000, ya que en esa numeración no fueron nunca incluídos los 63 primeros sonetos de la serie "Luminarias".

Mi primer soneto fue escrito el 30 de diciembre de 1996, y el segundo el 1 de junio de 1997. 

Desde esa fecha se han ido sucediendo con bastante regularidad, hasta llegar hoy a los 2000.

(Indice)

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor