Poesía del momento, Nº 145 c

Tercera de agosto de 2008

 

Para información sobre el autor click here




 

 

 

 

 
Cómo podrás sentarte en mis rodillas
a través de un email, o de un mensaje?
¿Cómo rozar la piel de tus mejillas
con la palabra escrita? ¿Qué linaje
de besos nacerán de dos orillas
que no pueden unirse en el paisaje?
Objeto de mi amor, de mi deseo, 
ni te toco, ni te oigo, ni te veo.  

Brevería Nº 1306

 

 

 

 

Breverías

   
1926
Estoy abierta para ti, tendida,
como una mies que debe recogerse,
dorada mies, madura, estremecida
por brisas que no saben contenerse.

Oh, segador de intentos agresivos,
arqueada la espalda, y abrazando 
cuanto vas a hacer tuyo; los cultivos
están ya sazonados, y esperando.

1927
Tengo las manos prestas, y en temblores,
no ya de timidez, mas de impaciencia;
son dos desasosiegos, dos clamores,
acunados en ráfagas de urgencia;
dos olas mansas, dos abrasadores
chorros de fuego en fiera turbulencia;
dos zarpas suaves para subyugarte
a flor de desnudez, parte por parte.

1928
Era en la servidumbre cuando amaba,
como quien nada tiene que perder,
y al recobrar la libertad cantaba
con el gozo de ser otra mujer,

nuevos sueños, mejor alternativa,
no le servía ya el antiguo amante,
brisa de ayer. Se percibía viva,
sin culpabilidad, a cada instante.

En su memoria imágenes borrosas,
y en un rincón un túmulo sin rosas.

1929
A ti he venido sin saber quién eres,
la urdimbre de tu mente, el yacimiento
de caricias que anidan en tus manos.

De tantos pálidos amaneceres,
tantas estrellas en el firmamento,
tan variada armonía en el piano,

suelo escoger lo que me desnivela
y ni lógica exige ni cautela.

1930
He volado, caído y remontado,
y he llegado al final de cada día
con alas rotas, corazón quebrado,
y el alma llena de melancolía.
Prefiero, más que solo, desolado, 
y más agónico que en apatía.
Sentir, sentir, aunque la sangre brote;
no se me duerma el alma, aunque me explote.

(Indice)

Poemas

   
 
Corazón marinero

Viendo pasar los barcos me entristezco.
¿A dónde van, qué buscan? Sus bodegas
¿regresarán cargadas o vacías?
Los amores que esperan
en cada puerto ¿encontrarán los brazos
del marino, o quizá su indiferencia? 
Oh tú, mujer, que vives
de la esperanza y del recuerdo, y creas
un idilio en la mente que es un sueño
del que con labio amargo te despiertas.
Le ves llegar con aureola de héroe,
es el mismo de antaño cuando besa,
el mismo que se olvida de tu nombre, 
y con nombres genéricos te obsequia.
No es Kubla Khan ni un Xanadú te ofrece,
ni es tierra firme, es movediza arena,
ola perdida, pasajero viento 
que viene, y acaricia, y no se queda.
Otro vendrá después, en otro barco,
idénticos impulsos y promesas, 
y partirá también. ¿No ves que todos
atracan en tu dársena y se ausentan?
Triste mujer, de todos y de nadie,
el marinero es barco que navega,
no tiene hogar, ni patria,
más que de azul y sol, sabe de niebla; 
compra y vende, posee y se evapora,
es negocio y placer, carne de feria.

Veo pasar los barcos,
aves que se deslizan, que no vuelan,
peregrinos del mar, velas henchidas,
o penachos de negras cabelleras,
de madera o acero, 
lo antiguo, lo moderno, y la quimera
de siempre, lo posible, lo imposible, 
lo vulgar, lo poético, la amnesia.
El corazón del marinero es hueco
como el casco del buque en que navega.


Los Angeles, 25 de agosto de 2008

(Indice)

   

Es muy largo el camino

Es muy largo el camino, largo, largo, 
como el desgaste del amor ambiguo,
o la añoranza del amor lejano, 
o la amarga derrota del olvido.
Yo fui hacia ti en verdor de primaveras,
frescura de clavel, rumor de ríos, 
y regreso, regreso, lentamente, 
sólo conmigo mismo.
Se acumulan las nubes al ocaso, 
se deshace la luz, se oye el silbido
de un tren lejano que jamás arriba;
sólo llega la noche, remolino
envolviendo la mente más que el cuerpo,
y uno quisiera reventar a gritos.
Los pies son para andar, y los tropiezos
no son más que advertencia de peligro,
y las caídas, para incorporarse;
la certidumbre nace de lo equívoco.
Cuanto ayer sucedió ya está gastado,
y andando, andando, se renueva el ciclo
de partos, muertes y resurrecciones,
existencia, calvario y paraíso.
Cada comienzo tiene un desenlace,
y a cada fin se abraza otro principio. 

Yo sigo caminando,
si en aflicción, también en optimismo.
Remontaré este bache, cualquier bache,
y habrá una rosa donde hay hoy cuchillo.
El camino es muy largo,
dejándome la carne en los espinos,
pero vendrá otra mano, 
con su tacto de bálsamo dormido,
que yo despertaré, y en mis heridas
derramará su festival de alivios.


Los Angeles, 27 de agosto de 2008

(Indice)

   
1946 - ¿Cómo decirte?

¿Cómo decirte que la primavera
me ha venido a destiempo, prematura, 
que de gozo verdea la llanura, 
y se abren tallos en mi sementera?

¿Cómo explicarte que se me aligera 
la carga que arqueaba mi estatura, 
la que tú me impusiste, y una pura,
radiante luz destierra mi ceguera?

Un invierno esperaba yo, callado,
con la nieve maciza en el tejado,
y en soledad sentado frente al fuego.

Y me llega este mundo de colores,
aires sensuales, íntimos sudores…
Este es mi libre mar, y en él navego.


Los Angeles, 28 de agosto de 2008
(Indice)

   
1947 - Ay, mujer

Ay, mujer, visitante turbulenta
de mis sueños despiertos, creativos
mediante bloques trémulos, lascivos, 
de este castillo en que tu piel se asienta.

Tu piel, que me conforta y me atormenta,
rosa y puñal en trazos sucesivos,
muslos abrazadores y evasivos,
lengua obsesiva, y a la vez sedienta.

Manifiéstate en carne, no en concepto,
que si bien por espíritu te acepto,
como físico afán te solicito.

En carnaval de insensatez te espero,
tú, mi colega, yo, tu compañero,
pacto de amor, que no contrato escrito.


Los Angeles, 28 de agosto de 2008

   

1948 - Viajero

He rodado sin ti cada sendero
que debiera contigo haber andado,
y me encuentra la noche tan cansado,
tan ausente de ti, tan forastero.

En cada albergue hospitalario espero
hallarte en ojos que, si me han mirado,
no han visto el fondo agraz, atormentado,
detrás de mis retinas. Viajero

sigo siendo en caminos tan extraños,
como intentando revivir los años
que fueran tu alegría y mi corona.

Y observo que los tiempos de oro y plata
no regresan, que en barro y hojalata
el contorno del alma se aprisiona.

Los Angeles, 29 de agosto de 2008
(Indice)

   
1949 - Potro salvaje

Enjaezada con derecho al gozo,
pero sin bridas, sin arzón, ni espuela, 
satinado alazán que corre, vuela,
o cabriolea en ansias de retozo.

Destinada al solaz, al alborozo,
no equilibra el placer, lo desnivela,
no admite restricciones, se rebela,
aunque a veces sucumbe en el sollozo.

Potro salvaje, desnudez resuelta, 
sólo en su propio atrevimiento envuelta, 
quiere ser cabalgada en libertad.

Oh, ven, mujer, que la campiña invita
con su tálamo verde, y se marchita
la rosa del deseo en soledad. 


Los Angeles, 29 de agosto de 2008
(Indice)

   

1950 - Inmensamente abierta
Ni empalizada, torreón o puerta 
alces en torno a ti, que en la estructura
que habitas no haya traba ni angostura;
muéstrate al mundo inmensamente abierta.

Niégate a la abstención; la mano experta
avance en desnudez, sin armadura, 
que se recoge más si se apresura
sin condiciones ni temor la oferta.

Voy a ti no con una, con dos manos, 
en plenitud de tactos artesanos
para tallar delicias en tu piel.

Y espero que las tuyas me atropellen
y en mis impulsos hacia ti se estrellen,
uno a uno, en cadena o en tropel. 


Los Angeles, 29 de agosto de 2008
(Indice)

   
1951 - Invisible

Tan mía, sin llegar a conocerte,
compañera de lecho sin presencia,
tu silencio es enfática elocuencia, 
y en tus entrañas mi ansiedad se vierte.

Oh tactos invisibles que, sin verte,
te dan más realidad, más pertenencia,
que otras sombras de ayer, cuya existencia
oscila ya entre oscuridad y muerte.

Bajo la lluvia voy, por un paisaje
que es tuyo y mío. Te hablo en el lenguaje
de los amantes que jamás se han visto.

Abro el paraguas y hacia mí te estrecho,
escucho los latidos de tu pecho,
y alcanzo a comprender para qué existo.


Los Angeles, 29 de agosto de 2008
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor