Poesía del momento, Nº 148 c

Tercera de noviembre de 2008

    

Para información sobre el autor click here




 

 

 

 
 
Antes de tus palabras no hubo nada,
sólo viento al pasar, sólo rumores;
antes de tus palabras, la alborada
despertaba vacante de colores;
antes de tus palabras, mutilada
se vio la primavera de sus flores.
Sólo al hablarme tú se hizo armonía
la noche oscura, la mañana fría. 
Brevería Nº 1020

 

 

 

 

 

Breverías

   
1971
Se me han ido las márgenes; mi río
permanece, no fluye, desbordado;
nada me estrecha, y aunque yo me amplío,
mi gozo estriba en tránsito encauzado.

La libertad a veces empobrece;
con apariencias de ensanchar, limita;
devuélveme a ese cauce que me crece,
me abraza, arrastra, y no me debilita.

1972
Quiero tocar. Las manos, tan hambrientas,
me lo exigen a voces;
potentes, pero ociosas herramientas,
solicitan trabajo. ¿Reconoces
las líneas crípticas en cada palma?
No hay enigmas allí, sólo clamores
reventando en el sótano del alma
por tu sensualidad, por tus amores.

1973
Ensánchate, mujer, abre los brazos,
separa las rodillas,
eres de agua y de fuego,

eres de luz servida en fogonazos,
absorbes, quemas, brillas,
y yo soy ímpetu, y después sosiego.

1974
Desmantelo el recuerdo, voy limando
su durabilidad, su orfebrería,
hasta llegar al epicentro blando
que palpita y trepida todavía.

Entre la miel del núcleo, sepultada
la daga está que rasga y profundiza;
voy a fundirla al fuego; deformada
quede su masa inerte en la ceniza.

1975
Tan solo estoy que oigo brotar las rosas,
y los tallos del trigo;
se me hacen las estrellas clamorosas,
me habla la luz, llamándome su amigo.

Tantas cosas que nunca percibiera
entre la gente, o en tu compañía,
cuando viví hacia fuera,
si es que puede decirse que vivía.

(Indice)

Poemas

   
 
Sea la luz testigo

No, no en la oscuridad. Odio la sombra,
no la mía o la tuya, sino aquella
que nos logra cubrir como un sudario,
y nuestras vidas viven, no están muertas.
Quede la noche fuera, aunque se aferren
a ventana y balcón sus uñas negras.
Sea la luz testigo
de cuanto somos, cuanto hacemos; duerma
sólo en ociosidad, no en ajetreo,
y en este empeño nuestro, vea, vea.

Puedo cerrar los ojos y entreverte,
pero quiero mirarte; la tiniebla
es cuatrero de formas, la detesto;
requiero frente a ti visión externa.

Ni aun al momento del orgasmo espero
perder tu imagen, tu mirada en flecha
hacia la diana de la mía, fija,
y que ambas se mantengan.

Ah, el poder incitante
de la luz, seductora y centinela.

Nunca en la oscuridad, que hace distancia.
Así, a la luz, mi amor, cerca, muy cerca.


Los Angeles, 19 de noviembre de 2008

(Indice)

   

Sola en casa

Sola en casa, los hijos capeando
vidas de hiel, como la suya misma.
Qué vacío está el mundo, qué silencio.
¿Nada pasa en la calle? ¿Nadie grita?
Las paredes ¿protegen o aprisionan?
La cama está tan fría
como en las viejas ventas
al pie de los caminos, en Castilla,
donde sólo un brasero primitivo
generaba calor, o pretendía.
Y las tardes son largas,
y las noches eternas. Se perfilan
extrañas sombras en el techo, trazan
pasos de baile, como quien invita
al fervor de un festejo que no existe,
a algazara que sólo es pantomima.

Sola en casa. No besan los recuerdos,
muerden con rabia, llegan a escondidas,
sin ser llamados, turba de chacales
merodeando entre las inmundicias.
Se esfuerza en ahuyentarlos, pero vuelven,
fauces sangrientas, ojos de ceniza.

Todas las estaciones son invierno,
encierro y soledad, sombra y llovizna.
Las mañanas son noches a destiempo,
no saben renacer, no la iluminan.
Los caminos se arrastran, mas no llegan,
y lo que se abre no se finaliza.

Esta mujer tan sola, tan doliente,
en su casa, en las calles, en la vida.


Los Angeles, 19 de noviembre de 2008

(Indice)

   
En el viento

La percibo en el viento. Tiene un cuerpo
casi visible, casi como un alma,
pero sin castidad, con la impudicia
de la ramera más desvergonzada,
y con la suavidad y la inocencia
de la primera luz de la mañana.
Se inclina sobre mí, y en torno mío
sus larguísimos dedos se enmarañan,
me rastrean, me invaden,
se apoderan del sexo, me lo exaltan.
Tiendo las manos a ella, inútilmente;
carece de volumen, es la ráfaga
que llega súbita, sin anunciarse,
juega con mi cabello, se derrama
como una lluvia de aire, y me desnuda,
se encarama a mi espalda,
se me infiltra en los muslos,
y su jadeo es casi una palabra
que me lo dice todo,
mas sin tener que articularme nada.
La entiendo. Tan audaz, tan expresiva,
sin melindres, prejuicios, suspicacias,
como la amante que lo diera todo,
que ya lo dio una vez, cien veces, tantas…
Se me antoja desnuda.
Una mujer así, toda de nácar,
no oculta su belleza,
la expone al sol, la ofrece, la derrama.
Una mujer, llena de manos, sabe
programar sus andanzas,
rozar, yuxtaponer, circunscribirse,
y dejarse atrapar. En mis entrañas
el viento se hizo fuego,
y nunca me abrasé en mejores llamas.

Los Angeles, 19 de noviembre de 2008
(Indice)

   
La cuerda cortada

(Variación sobre el poema
del mismo título
de Bertolt Brecht)


Tanto me amó, tanto la amé… Surgían
dos golondrinas juntas del alero,
dos amapolas en el trigo verde,
dos campanas al vuelo,
dos sombras en la barca,
cada cual con su remo.
Siempre de dos en dos, como nosotros,
dos, uno, dos, ¿quién sabe? Si dos cuerpos,
un alma solamente; si dos almas,
una sola pasión, un solo afecto.

Y un día se alejó. Rompióse el lazo.
Iba desintegrándose el invierno,
las nieves remontándose a las cumbres,
empezando el deshielo;
pero no me llegó la primavera,
no obstante un marzo de colores nuevos.
Quedó el cordón cortado,
yo con mi propia parte entre los dedos.
Tal vez un día logren anudarse,
recobrando su fuerza, los extremos;
mas será ligazón artificiosa,
nunca la fibra de los viejos tiempos.
Quizá también, siguiéndome las huellas,
se incorpore de nuevo a mi sendero,
y me alargue la mano, y se la tome,
pero no será igual, ya no gemelos,
ya no cántico a dúo,
ya no dos alas para el mismo vuelo.
Ay, que las cosas que se rompen quedan,
aunque se recompongan, en fragmentos.

Los Angeles, 19 de noviembre de 2008

(Indice)

   

Silencios muertos


¿Has escuchado alguna vez el duro
y hostil silencio en el salón poblado
por la mujer y el hombre que se eluden?
Pesa sobre los hombros como un fardo
de ruiseñores muertos, con gotitas
minúsculas de sangre salpicando
la tierra a nuestra espalda.
No parece haber trueno ni relámpago
capaz de sacudir la anchura inmóvil
de tal separación. Desvinculados
de su anterior intimidad, erigen
su muralla invisible. A cada lado
persiste un desamor, también un miedo,
y un orgullo glacial, y un desengaño.

Tiempo atrás el silencio era de oro,
y la elocuencia no era de los labios;
hablaba la cabeza reclinada
sobre un hombro, la mano en otra mano.
Pero vinieron las palabras; pronto
se trocaron en látigos,
y huyó el amor por las alcantarillas,
confuso, avergonzado.

¿No percibes un estremecimiento
de inviernos revolcándose en el barro,
al cruzar por la puerta de esa casa;
una plancha de hielo en el tejado,
los barrotes de hierro en las ventanas
de cristales opacos?
Hay algo de mazmorra,
y algo de cenotafio.
Esa casa es un buque a la deriva
abocado al naufragio.

Hay silencios que insultan,
silencios muertos, deshumanizados.


Los Angeles, 20 de noviembre de 2008 
(Indice)

   
Recuerdos
(Variación sobre el poema
'Recuerdo de Marie',
de Bertolt Brecht)

Creo que la besé. Era una tarde
de septiembre, callada, soñolienta,
sin más rumor que el son intermitente
de cencerros y esquilas tras la cerca.
Nadie pasaba por allí. Dormían
perezosas las aguas de la alberca.
Me dijo cosas y le dije cosas
que a nadie dije y nadie me dijera.
No me preguntes, ya no las recuerdo,
hace tanto que fue…, pero eran bellas.
Creo que la besé. También supongo
que me besó. Los dos sobre la hierba.
Qué quietud se extendía por el campo.
Ni un solo caminante en la vereda,
ni más señal de vida que, a lo lejos,
el humo azul de cada chimenea.
Apenas la recuerdo. ¿Eran su ojos
azules, verdes, o marrones? ¿Era
su cabello lineal o ensortijado?
¿Era rubia o morena?
Pienso que abrió la blusa,
y acomodó su mano entre mis piernas,
mas no puedo jurarlo,
no me es fiel la memoria de la escena.
Y sin embargo llevo aquel paisaje
dentro de mí como una rosa fresca.
Al parecer nos desnudamos ambos,
quisiera recordarlo, sí, quisiera
saber si lo inició mi propio impulso
o si fue su impaciencia.
Hay unos senos firmes en mi mente,
y hay muslos entreabiertos. ¿Serán de ella?
Quisiera recordar cada detalle,
como el juego atrevido de su lengua
sobre mi sexo, el último gemido,
ya suyo o mío, en la magnificencia
del mutuo orgasmo, porque estoy seguro
de que así sucedió la tarde aquella.
No me preguntes más detalles, tengo
la memoria invadida por la niebla.
En las tardes de otoño,
y en invierno, verano, primavera,
me adentro en mi cerebro, rebuscando
en cada esquina oscura, en cada grieta,
reliquias de aquel día. ¿Qué habrá sido
de aquella joven sin apenas huellas?
¿Tendrá su hogar alborotado de hijos?
Y de noche, entre sábanas, en vela,
junto a un esposo que le da la espalda,
añora aquella tarde? ¿La recuerda?

Los Angeles, 20 de noviembre de 2008
(Indice)

   

1990 - Mi propio yo
Déjame ser el que ya fui. No he sido
yo mismo en muchos años; la careta
que tú ves como rostro, me interpreta
en formas que jamás he convenido.

No me la impuse yo, ni he enmudecido
por mi propia elección; si marioneta,
danzando a otro compás, cada pirueta
fue exigencia de azar inmerecido.

Quiero volver a ser el mismo que era
antes de este silencio, esta sordera,
que me enclaustra en mi islote, me recluye.

Necesito romper este aislamiento,
cantar, arder, rugir con propio acento,
percibir que mi yo se reconstruye.

Los Angeles, 20 de noviembre de 2008
(Indice)

   
1991 - La mano

¿Dónde mi rigidez, mi fortaleza?
No soy ni litoral ni acantilado,
pero hay un mar rompiendo a mi costado,
y un polvorín volando mi cabeza.

En cada amanecer se despereza
y se renueva el mundo, ayer cansado;
pero ese hostigamiento prolongado
no deja en mi alma pieza sobre pieza.

Te di la mano. Un doble dinamismo
cobró fuerza en tu vida y en mí mismo,
y ambos fuimos de llama y energía.

La soltaste y perdí. Débil y oscuro,
me pierdo entre vaivenes, y el futuro
me obsequia con su mano, tan vacía.


Los Angeles, 20 de noviembre de 2008
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor