Poesía del momento, Nº 158 b

Segunda de septiembre de 2009

                    

Para información sobre el autor click here



 

Te ha obsequiado con flores, y una nota,
pero no ha regresado, y tú lo esperas.
Tal vez llame mañana, voz remota
como su propio espíritu. Pudieras
percibir ya el hedor de la derrota,
pero sigues absorta en tus quimeras.
Y avanza el calendario, hasta que un día
despertarás tan sola, tan vacía.
 
Brevería Nº 2116

 

 

Breverías

   
2141
Tanto tiempo viviendo a tus orillas,
y tan poco en ti misma. ¿Qué derrota
pudiera ser mayor, qué pesadillas
más agobiantes, qué alba más remota?

¿A qué costado abocaré mañana
que se me abra en ofrenda permanente,
y en cuya perspectiva cotidiana
lo igual se alíe con lo diferente?

2142
Esta mano que escribe, también piensa.
Pensar en ti, qué forma de escribirte.
O escribir sobre ti, tan indefensa
y tan eufórica al desinhibirte.

Mi claridad de léxico e ideas
a tu desenvoltura se equipara;
tu desnudez es transparencia, y creas
poemas que yo sólo imaginara.
2143
Se me encienden los ojos y las manos,
se me encienden ideas apremiantes,
se me encienden propósitos paganos,
se me encienden proyectos penetrantes,
porque se encienden tus primeros planos
y me incendian en cópula de amantes.
En combustión estoy, no consumido,
leño sensual en llamas retorcido.
2144
Eras toda una fiesta que persiste
con estallidos de oro y movimientos;
y a mí, como invitado, me encendiste,
adornándome de ávidos intentos.
Pasó mi tiempo, en parte te dormiste,
y en parte me morí. Quedan fragmentos
de un pasado dudoso; quizá un día
vislumbres, al reunirlos, mi agonía.
2145
Amores que subsistan de pie, no de rodillas,
mas que adopten a veces la línea horizontal;
que generen conceptos entre las dos orillas,
pero que dejen libre también al animal.

Amores que si un día resbalan o tropiezan,
sepan incorporarse, retomar el camino;
que cuando se aletargan, pronto se desperezan,
y que a distinguir lleguen apócrifo y genuino.

Amores son trabajos, pero también son artes.
¿Cómo son los amores que sueñas o compartes?


(Indice)

Poemas

   
 
2192 - Primer hijo
Ábrese la corola de la rosa
y canta su canción la primavera;
brota la fuente al pie de la palmera
y se vierte en salmodia rumorosa.

Tú también te has abierto, en prodigiosa
revelación de vida tempranera,
y eres desde hoy más rosa y más entera,
más manantial, y más canción gozosa.

El minúsculo vástago, en progreso
a golpe de reloj, llevará impreso
tu propio rostro en su fisonomía.

Repetirá tu vida en cierto modo,
pero tendrá la suya, y sobre todo
duplicará tu propia melodía.

Los Angeles, 9 de septiembre de 2009
(Indice)

   
 
2193 - Siempre tú

No sé si el hambre que me muerde ahora
es de tu cuerpo, que se me ha evadido,
de tu espíritu, anclado en el olvido,
o del sueño irreal que mi alma añora.

Avidez que me anega, o me devora,
que a veces me destruye, y sumergido
en mi oscuro interior inmerecido,
la misma espada soy que me perfora.

Por quebrar los grilletes que me apresan,
disipando memorias que regresan
tan insistentes, me enamoraría

de cualquier accesible silueta.
Pero tal vez este alma de poeta,
tal como fuiste ayer, te inventaría.
 

Los Angeles, 10 de septiembre de 2009

(Indice)

   
 
2194 - Vencido

Ni en mi espejo interior quiero mirarte,
ni escuchar los recuerdos que aún te llaman;
mi ánfora se ha quebrado, y se derraman
las aguas puras que acopié al amarte.

Absórbalas la tierra, que comparte
mi rango de vencido. Se encaraman
sobre mi horizontal, y me reclaman
reptiles en botín, parte por parte.

Reptiles de ignominia y desapego,
endurecidos, como a hierro y fuego,
en la asfixiante sombra de la fragua.

No intento levantarme, ni podría
si lo quisiera hacer, pues volvería
de nuevo a desplomarme, como el agua.

Los Angeles, 10 de septiembre de 2009

(Indice)

   
 
2195 - Música

Reclinado en la música, me olvido
de cuanto me rodea, en piel y mente;
duerme la realidad, o se hace ausente,
y el pensamiento flota, indefinido.

Este es mi propio exilio, que no ha sido
por nadie decretado; es mi presente
derrotando a un pasado displicente,
nardos amordazando el alarido.

La música es el mar, ya mar en calma
sosegando algaradas en el alma,
o borrascoso, hundiendo su indolencia.

Todo ímpetu vital, y todo espuma,
suaviza, impele, pero nunca abruma,
por eso me abandono a su influencia.
 

Los Angeles, 11 de septiembre de 2009
(Indice)

   
 
2196 - El mundo y tú

Respiro mar, y bosque, y luz respiro,
embriagándome azul, fronda y reflejo;
y absorbo cada sombra que en tu espejo
perdura, al irse la mujer que admiro.

Por ojos te hablo, por la piel te miro,
mi palabra te roza, y te festejo
con mi trama de ideas y un cortejo
de ansiedad, de añoranza, de suspiro.

Azul, fronda y reflejo me revelan
tantas cosas de ti, que desnivelan
mi visión arquetípica del mundo.

Y lo prefiero así, pues lo contemplo
como la ingente bóveda del templo
en que mi fe en tu compromiso fundo.

Los Angeles, 11 de septiembre de 2009
(Indice)

   
 
2197 - Techo

Llevo a la espalda abrumador el techo
de la alcoba en que amante fui contigo;
él, tan etéreo entonces, fue testigo
de cuanto aconteció sobre mi lecho.

Lo sentía en mi piel, como al acecho
de la próxima acción, íntimo amigo
instigador, a quien escucho y sigo,
horizontalidad que no desecho.

A tu renuncia y fin de nuestro pacto,
mi fe se desplomó, perdí el contacto,
y mi alcoba quedó glacial, vacía.

Sentí como si el techo se me hundiera,
el techo, que tan bien nos conociera,
y sobre mí lo llevo todavía.

Los Angeles, 13 de septiembre de 2009
(Indice)

   
 
2198 - Piedra

Piedra que nunca sangra, nunca llora,
ni razona, ni tiembla, ni palpita…
Tal quisiera tornarme, cuando agita
la vida hostil su tralla represora

Y me sangra la espalda, receptora
de tantos latigazos, y me irrita
la voz de la mentira, que no grita,
sino que me habla en forma seductora.

Se me derrumba el alma en tanta ausencia,
me desintegra tanta indiferencia,
me hunde en mí mismo tanta soledad.

Mente vacía, corazón de roca,
que nada arrastra, hiere ni sofoca,
¿cómo adquirir pareja inmunidad?
 

Los Angeles, 14 de septiembre de 2009
(Indice)

   
 
2199 - Compenetración

Música eres eufórica, vestida
de traslúcido ritmo insinuante,
danzando en torno a mí, sensual bacante
que a su lecho bohemio me convida.

Si te escuchan mis ojos, si atrevida
cada mano es mirada itinerante
que te observa y estudia, y apremiante
rasga tu velo de ola estremecida;

si te acercas aún más, y me rodeas,
arropando mi cuerpo, y me permeas
hasta los huesos de tu melodía;

receptor de ti misma y reactivado,
por tu propia irrupción atravesado,
con mi penetración respondería.



Los Angeles, 15 de septiembre de 2009
(Indice)

 




El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor