Poesía del momento, Nº 169 c

Año 14

Tercera de agosto de 2010


Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

                        

Para información sobre el autor click here



Los senos son la almohada del deseo,
que del cansancio en languidez reposa;
la vuelta de hombre a niño, en un paseo
de manos y de labios, escarceo
erizante en la piel voluptuosa.


Brevería Nº 603

 

Breverías

   
2331
Me acechan los fantasmas del pasado
cuya existencia me negué a mí mismo;
tal vez fueron verdad, y han reventado
mi pompa de jabón, mi idealismo.
 
2332
Sigo tomando notas, detectando
las almas diminutas de los versos
que en torno a mí aletean, y ahuyentando
cuantas carecen de entramados tersos.

Busco espíritus puros, cristalinos,
brotando en fluidez, sin verborrea,
de dolores o júbilos genuinos.
Sólo a su voz mi inspiración verdea.

2333
Se me dispara el alma cada día
por sendas de nostálgicas quimeras;
se abre al fin de mi incierta travesía
un horizonte azul, y allí me esperas.

2334
Te abraza el albornoz, la luz te hiere,
lame tus pies el agua, como perro
que a su modo te dice que te quiere,
la tina es sueño y a la vez destierro.

Sube el nivel, y abraza tus caderas,
cierras los ojos al flotar los senos,
hay manos invisibles, sin barreras,
y otras manos auténticas, sin frenos.

2335
Cierra el día los ojos, y oscurece.
Al pie del tamarindo, tu figura
de Afrodita desnuda, palidece,
y en gentil desvergüenza se apresura
a dialogar en piel, y se me ofrece.
La tarde es noche ya, tibia y oscura,
y es el silencio cortinaje espeso.
Yo, sobre ti, y en amplitud, te beso.


(Indice)

Poemas

   
Poemas perdidos

He perdido poemas que no había iniciado,
pero que ya vivían, a su modo, en su mundo;
su mundo que es el mío; vivos, que yo he engendrado,
siendo su padre y madre, su principio fecundo.

Los iré recogiendo, fragmento por fragmento,
que no alcancen, rodando, cuneta o muladar.
Los dormiré en mis brazos, e insuflaré mi aliento
sobre sus blandos miembros, y empezarán a andar.

Serán sátiros, ninfas, nereidas, o sirenas,
animarán desnudos forestas, ríos, mares,
y cantarán amores, con sus gozos y penas,
y danzarán en labios de bardos y juglares.

Cada palabra suya se erigirá en latido
de un corazón inmenso que latirá por todos,
tocando el más espeso fondo de la libido,
los misterios que oculta la mente en sus recodos.

Cincelaré poemas que sólo soñé un día,
con los recuperados, híbridos componentes,
cada uno de los cuales en confusión vivía,
todos ahora ordenados, cálidos, transparentes.

Los Angeles, 22 de agosto de 2010

(Indice)

   
2440 - Huéspedes

Todas traían bajo el brazo, escrito
en plan de condición, o de programa,
su elenco de exigencias, esa trama
de aspiración, promesa y requisito

Y aunque a todas risueño las invito
a pernoctar, ya cortesana o dama,
dejo la puerta abierta, que en la cama
se talla en epidermis, no en granito.

Sólo entre todas, tú, franca y serena,
brazos al cielo, al aire la melena,
llegaste sin proyectos de futuro.

Y sólo tras de ti elevé el rastrillo
que proteje la entrada a mi castillo,
y a servir a tal huésped me apresuro.

Los Angeles, 23 de agosto de 2010

(Indice)

   
2441 - El ritmo de mis versos

He intentado variar la simetría
y el ritmo de mis versos, su motivo,
su contenido lúbrico o festivo,
la luz que dan, la idea que me guía.

Mas retorno a la misma artesanía,
al tema eterno, al ángulo instintivo,
a la sonoridad al rojo vivo,
como Beethoven a la sinfonía.

No he de cantar sin música, como hacen
tibios versolibristas. Amordacen
su propia ineptitud, mas no al poema;

que en éste hay más que un ángel desalado,
es cuerpo y alma, un ser enamorado
que además de abrasar, también se quema.

Los Angeles, 23 de agosto de 2010

(Indice)

   
Islotes

Se muere tantas veces…, morimos cada día,
mas no sé si nacemos cada día también.
Se nos extingue el alma de cansancio y sequía,
nos abandona el cuerpo, socio de travesía,
quedando en la parada mientras se aleja el tren.

Quienes van con nosotros apenas nos entienden,
y apenas conocemos nuestra propia heredad;
hay luces en la noche que tal vez nos sorprenden,
mas no sabemos quiénes o por qué las encienden,
o si son simples luces de lejana ciudad.

Quisiéramos abrirnos, de par en par, que vieran
cuantos en nuestro entorno nos miran sin saber
cómo somos, de dónde, qué abrazos nos esperan,
o a quién se los daremos que se los merecieran,
pero no conseguimos hacernos entender.

Y así estamos, islotes de archipiélago inmenso,
viviendo grises vidas de absurda reclusión,
de oscuro merodeo, de incesante descenso
hacia un mundo vacío, la razón en suspenso,
muriendo lentamente dentro del corazón.

Los Angeles, 24 de agosto de 2010

(Indice)

   
2409 - Los huesos del recuerdo

Me lame el rostro el aire vespertino;
otra jornada insustancial se cierra,
y otra noche vacía desentierra
blancos huesos al borde del camino.

El recuerdo tiene algo de divino,
y mucho más de humano; se lo entierra,
cadáver contumaz, pero se aferra
a lo inmortal, y resucita; es vino

que cuanto más reposo y sombra obtiene,
de más raigambre y madurez deviene,
es Baco enardeciendo a las bacantes.

Y es en noches como ésta, de aislamiento,
que sus huesos se agitan, y presiento
que regresan a mí, beligerantes.

Los Angeles, 25 de agosto de 2010

(Indice)

   
2443 - Corta es la vida

Deja pasar el tiempo; no aceleres
el flujo de tu río, o la marea
del mar de tu ansiedad. Cada odisea
se ultima en Ítaca. Tus misereres

no se harán aleluyas ni placeres
prolongando tu salmo. Si alborea,
no será porque tu alma lo desea,
y si anochece no es porque lo quieres.

Ella sabe que esperas, y la ruta.
Si a ti volviera, tómala y disfruta,
si no volviera, no te martirices.

Quizá ella pierde más. Corta es la vida
para siempre lamer la misma herida,
y se cierran muy bien las cicatrices.

Los Angeles, 25 de agosto de 2010

(Indice)

   
2444 - Albornoz

Ah, el encanto sensual de arrebujado
albornoz en la alfombra, equivalente
a un sí integral, a un absolutamente,
en caída opcional, o arrebatado.

Si abrazo era al desnudo, inadecuado,
ya fuera en vertical, o bien, yacente;
tal abrazo, si otorga, es indolente,
le falta iniciativa y acabado.

Mas otro abrazo, mutuo y expresivo,
nace de pronto, más provocativo,
en su deslizamiento hacia los pies.

Él ha llegado a casa, ella, desnuda,
frente a su urgencia varonil, lo ayuda
a entregar su mensaje de través.

Los Angeles, 25 de agosto de 2010

(Indice)

   
2445 - Candelabro

Contemplo el candelabro, centinela
sobre la mesa de nogal erecto,
de brazos amplios, monstruoso insecto
de enlazadas luciérnagas en vela.

Su tibia luz apenas desnivela
el poder de las sombras, si imperfecto,
dominante en la estancia; es un proyecto
de irradiación obrando con cautela.

Inmóviles las llamas, se perfilan
como dorados pétalos, que oscilan
simultáneas al soplo de un suspiro.

Mi paso es lento, casi imperceptible.
No quiero que esta atmósfera apacible
se perturbe a mi andar, y me retiro.

Los Angeles, 25 de agosto de 2010

(Indice)

 




El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor