Poesía del momento, Nº 171 d

Año 14

Cuarta de octubre de 2010

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

 

                      

Para información sobre el autor click here



¿Sabes cómo te pienso? No es la mente
quien tu perfil moldea y elabora,
aunque es docta en hacerlo, ciertamente.
Te pienso con la mano, que incorpora
las vivencias de ayer a este presente;
con el pie, que te busca a cada hora;
con ojos que te ven, aunque cerrados,
con todos mis sentidos desatados.


Brevería Nº 1524

 

Breverías

   
2371
Calma es la noche. Duermen las estrellas
con los ojos abiertos.
Tal vez las titilantes son las bellas
que en sueños de ansiedad semidespiertos

nos hablan a los hombres, vigilantes
en la sombra terrestre, sin pareja,
como quien confidente se aconseja
en recíproca búsqueda de amantes.
 
2372
En la mente, a barrotes y candado,
blindo ideas que nunca manifiesto.
Ni llega a conocerlas mi invitado,
ni la dama gentil con quien me acuesto.

Quien me juzga locuaz, no se equivoca,
ni yerra quien me estima transparente.
La verdad siempre emerge de mi boca,
porque si algo se calla, no se miente.

Romperé esa prisión cuando aparezca
la amante que he soñado y lo merezca.

2373
No me hables hoy, mírame sólo y calla.
En el espacio de tus pensamientos
una galaxia estalla,
y sobre mí diluvian sus fragmentos.

Los sé recomponer, uno por uno,
por haber explorado tus estrellas
cada vez que en mi espíritu te acuno,
cada vez que se acoplan nuestras huellas.

Y una vez recompuestos,
han de hablarme mejor que voz y gestos.

2374
Qué bella estás cuando al abrirte, callas;
qué bella estás cuando al entrar, me gritas.
no sé si eres mejor cuando batallas,
o si cuando a quietud me solicitas.

2375
Te amo en ráfagas de ideas,
en cataratas de abrazos,
en sedosos ramalazos
de besos, en odiseas
de manos, cuyas tareas
se rueguen o planifiquen,
en actos que intensifiquen
cuanto ya se está viviendo,
y en todo lo que no entiendo
ni deseo que me expliquen.


(Indice)

Poemas

   
2486 - Tiempo inmóvil

Ya no hay, sin ti, reloj ni calendario;
queda inmóvil el tiempo, golondrina
de cercenadas alas, en la esquina
desierta y gris del día rutinario.

El mar, mi amigo el mar, canta un glosario
de nombres olvidados, me conmina
a evocación de fechas, y se obstina,
si no en resurrección, en inventario.

¿A qué fin reencarnar lo que está muerto?
Sólo una vida tengo, aunque no acierto
a aceptarla como es, tan media vida.

Tan vida a medias que ni va ni viene,
como el tiempo sin ti, que se detiene,
que quisiera olvidar, pero no olvida.

Los Angeles, 28 de octubre de 2010

(Indice)

   
2487 - Tan lejos ya tu mano

Tan lejos ya tu mano. Si paseo
en calma soledad por la ribera,
donde el agua en meandros se aglomera
interrumpiendo su vagabundeo,

te presiento en el blando zarandeo
de la brisa en las ramas, en la austera
silueta del puente, en la pradera
por cuya verde calma te rastreo.

Aún vaga por allí grácil tu sombra,
flotando etérea sobre espesa alfombra
de hojas recién caídas, sin crujido.

Tal vez voy recreando tu presencia,
y no estás de verdad. Ah, la inocencia
de pensar realidad lo ya perdido.

Los Angeles, 28 de octubre de 2010

(Indice)

   
2488 - Restaurando el beso

Quiero girar, y devolver al beso
la fragancia y temblor que tuvo un día;
mis labios saben más de artesanía
que de fantasmagórico embeleso.

Si en explosión primaveral me expreso,
más que en formalidad, en lozanía,
algo de miel, un tanto de osadía,
vivo canto será, no signo impreso.

Vibrarán por igual alma y sentido,
siendo a la vez suspiro y alarido,
con fondo de violines y campanas.

Más que potro tallado en la madera,
corcel será rompiendo en la pradera
como rompe la luz por las mañanas.

Los Angeles, 29 de octubre de 2010

(Indice)

   
2489 - Fueron tiempos

Alcancé a desnudar a otras mujeres,
mas de una sola estuve enamorado,
que fue a la vez agricultor y arado
en mis tierras de afectos y placeres.

Estanciera con todos los poderes
sobre mares de espigas y arbolado,
me tuvo cada noche a su costado,
sabiendo cancelar mis alquileres.

Granaban cada día prodigiosas
cosechas frívolas, voluptuosas,
colmando de avidez nuestro granero.

Fueron tiempos de audacias desbordantes
sobre la desnudez de dos amantes,
y sin bifurcación en el sendero.

Los Angeles, 29 de octubre de 2010

(Indice)

   
2490 - Mi dictado

Prefiero senda poco transitada,
sin huellas, bruma ni garrulería,
brisa ligera, luz de mediodía,
sin apremio febril por la llegada.

Tal vez una sonrisa, una mirada,
alguna perla de sabiduría
sin oratoria, un tanto de ironía,
y alianza de iguales, sin fachada.

Ni aspiro a exaltación de muchedumbre,
ni me dejo absorber por la costumbre;
de pocos soy, contra corriente nado.

Distinguir los rumores entre el ruido,
soñar despierto, alzarme si caído,
y compartirlo todo es mi dictado.

Los Angeles, 30 de octubre de 2010

(Indice)

   
2491 - Las cosas

Tienen las cosas diálogos callados
de lo que son o encarnan; están vivas,
si bien sus almas son contemplativas,
en mística quietud de iluminados.

Oigo su voz en tonos apagados
de palabras simbólicas, furtivas,
al detenerme inmóvil, relativas
a su invisible interacción y estados.

Aprendo de ellas a vivir en calma.
Si la tormenta desordena el alma,
me dan las cosas su actitud serena;

me enseñan fortaleza en la derrota,
y a beber de la vida gota a gota,
que quien bebe de prisa se envenena.

Los Angeles, 30 de octubre de 2010

(Indice)

   
2492 - Pérdida

Tanto debo de andar… Larga es la senda,
proliferando las bifurcaciones
que nos ofrecen súbitas opciones,
mas, una vez tomadas, sin enmienda.

Sólo hay pasos al frente; quien pretenda
retroceder, ya en años o emociones,
no hallará sino grises panteones
en lo que fuera ayer nuestra vivienda.

Cada tumba, ya tierra o alabastro,
contendrá el mismo estéril, triste rastro
de cuanto pereció tras corta vida,

exaltación, contactos, esperanzas…
Nueva bifurcación, u otras andanzas
no llevarán a la ocasión perdida.

Los Angeles, 30 de octubre de 2010

(Indice)

   
2493 - Tengo sed

Tengo sed de quien nunca va conmigo,
y ajenas aguas a beber me niego.
Sediento he de quedar antes que en ruego
solicite limosna de mendigo.

Si me llama la rosa, no la sigo;
si la luz me pretende, no me entrego;
si el ocaso encendido, me haré ciego,
y si otro amor, me ofreceré de amigo.

A quien no se me adjunta no importuno,
que el apremio es nocivo, y cada uno
debe tomar sus propias decisiones.

Y a quien se brinda a reparar ausencias,
sepa que hay abandonos y dolencias
que no saben curar nuevas pasiones.

Los Angeles, 30 de octubre de 2010

(Indice)

 




El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor