Poesía del momento, Nº 175 a

Año 15

Primera de febrero de 2011


Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

                      

             

    (Para información sobre el autor, click en su nombre)           

Rastreo una belleza sin desembocadura,
hontanar jubiloso de diáfana corriente,
belleza despojada de bruma y vestidura,
en cristalina, tersa desnudez inminente,

que fluya como río, como marea insista,
en silencio de nubes, en suavidad de arenas,
y camine en mi vida con ardor de exorcista
conjurando las sombras que danzan en mis venas.


Brevería Nº 1160

 

Breverías

   
2421
Manantial que me lames los pies,
tan ansioso en llegar como en irte;
tenue brisa ondeando la mies,
en empeño tenaz de evadirte;

melodía aflorando en mi oído,
que me tocas y pasas en vuelo;
tibio tacto que roza el sentido,
y se va, golondrina en el cielo.

Tú, mujer, apacigua la prisa,
que te brindo mi voz, mi sonrisa.

2422
Colmada el alma de fervor y audacia,
la puerta abierta, el ágape servido,
¿por qué se muestra tu actitud reacia,
tu fe insegura, incierta tu libido?

Si sólo te daré cuanto es mi oferta,
a mí mismo, sin trabas ni atadura;
pero hasta el fondo; la ilusión, abierta,
la piel, vibrante, la razón, madura.

2423
Vienes como la música, batiendo
címbalos y timbales;
como la noche vienes, seduciendo,
en arrullos de cámaras nupciales;

con la sensualidad de las rameras
que se entregan por gusto, no dinero,
como quien salta todas las barreras,
con agresividad, y así te quiero.

2424
La golondrina no regresa al nido
colgado un viejo abril bajo el alero;
perdió tal vez su ruta, o el sentido
de pertenencia, y sin embargo, espero.

2425
Si me cerca el silencio, tengo el canto;
si me acosan las sombras, fantaseo;
si me oprime el destino, me agiganto;
si me ordenan callarme, clamoreo;
si me frenan el paso, me adelanto;
y si me hacen dudar, con más fe creo.
Si me dijeras que tu amor se muere,
con él morir el alma me sugiere.



(Indice)

Poemas

   
Mis ideas, y las tuyas

Tengo ideas de luz, cristal y brisa,
pero también de oscuridad, de sangre.
Las formulo sin miedo, sin recato,
a quien quiera escucharme.
Soy como soy, no espero que me acepten,
ni me importa en verdad que me rechacen,
las gentes timoratas
que de sus ciegas madrigueras salen
únicamente al aire de otras voces
que no lleven un ritmo disonante.
¿Quién necesita diálogo si exige
eco o reflejo de la propia imagen?
Lo que debe exigirse no es acuerdo,
sino desavenencia, opción, contraste.
A quien me exponga ideas que yo tenga
le diré que no me hable.
Quiero aprender lo que no sé, y si acaso
me pareciera absurdo o petulante,
seré cortés, mas firme, en la disputa;
debátanme si quieren, no declamen.

Si acaso vienes por caminos de oro
con devoción de amante,
mis ideas de luz, cristal y brisa
saldrán a acariciarte,
aspirando a las tuyas, que confieran
a mis carencias actos y mensajes
de nuevo cuño. Somos ruedas ambos
distintas, pero en íntimo engranaje.
Tu corazón, tu piel y tu cerebro
no duplican los míos, si adaptables.
Encajan uno en otro,
en integral, compenetrada carne.
Hablemos en palabras, en sudores,
en júbilo y dolor; que nos estalle
cada fuerza vital que en ambos vibra,
en espontaneidad de voluntades.

Los Angeles, 4 de febrero de 2011

(Indice)

   
2557 - Hacia el mar

Sigues huyendo de tu propia fuente,
peregrino hacia el mar, prófugo río,
y tu rumor, ya eufórico o sombrío,
ambiguo podrá ser, no indiferente.

Con igual obsesión, mujer ausente,
rompes con un pasado que fue mío,
hacia un futuro que, si no vacío,
se te ofrece a nivel intranscendente.

Es río la ilusión, y desemboca
en bravo mar, que a veces descoloca
las metas proyectadas en la vida.

Ah, qué fatal opción por ambos lados,
incapaces, al verse fracasados,
de regresar al punto de partida.

Los Angeles, 4 de febrero de 2011

(Indice)

   
2558 - Adherencia

Abolida ha quedado la distancia
de tu confín al mío; no hay frontera
trazada entre los dos; toda tú entera
a mi alcance en gentil perseverancia.

Derrámate en mi piel. Sé la fragancia
saturada de luz, de primavera,
que me despierta el pulso, y lo acelera,
redoble de tambores en la estancia.

Ungüento que me ablanda y me suaviza
esta mente que tanto me organiza,
esta avasalladora voluntad,

esta carne rebelde que procede
como quien quiere más de lo que puede,
y enhebra tu sentido a mi ansiedad.

Los Angeles, 6 de febrero de 2011

(Indice)

   
2559 - Azul

¿Qué azul es más hostil y solitario?,
me digo sobre el mar, en mi barquilla;
¿el que finge dormir bajo la quilla,
o el que se encorva sobre el campanario?

Ambos son sintomático escenario
del ojo que los mira; el uno brilla
sobre la parda estepa de Castilla,
y el otro acecha, temple de corsario.

En el azul yacente, movedizo,
duerme un silencio lúgubre, plomizo,
que puede hacerse estruendo y devorar.

El azul arqueado es más sereno,
y aunque a veces converse en voz de trueno,
es menos maquiavélico que el mar.

Los Angeles, 7 de febrero de 2011

(Indice)

   
2560 - Rastreo (I)

Asciendes sobre mí. Con pies y manos.
Y más conquistas cuanto más avanzas.
En cada zona que capturas, danzas,
parcial celebración, ritos paganos.

Y prosigue tu ascenso. Tan cercanos
siento tus pasos que si fueran lanzas
me hubieras traspasado, y te abalanzas
sobre mi eje vital. Los altozanos

comienzan a empañarse en esta tarde
cálida de verano. Apenas arde
la última luz anémica del día.

Detenida en tu ascenso. Qué absorbente
tu afán de devorarme. Que esta fuente
sacie tu sed. Saciada está la mía.

Los Angeles, 7 de febrero de 2011

(Indice)

   
2561 - Rastreo (II)

Llena de mí. Tendida sobre el lecho,
una mitad saciada y otra hambrienta,
me penetran tus ojos, qué herramienta
de taladrar los míos hasta el pecho.

Allá intentas llegar, donde maltrecho
se enclaustra el corazón tras la tormenta.
Sobre su herida de orfandad, sangrienta,
tu etéreo tacto aliviará el mal hecho.

También tu vista explorará mi mente,
cada idea desnuda, esa simiente
que gesta cuanto soy bajo la piel.

Escuchaste el clamor de mis sentidos,
pero eran mis más íntimos gemidos
lo que te hizo llegar a otro nivel.

Los Angeles, 7 de febrero de 2011

(Indice)

   
2562 - Fuiste una vez

Fuiste una vez el ansia que ya no eres,
la sombra y voz que ya no van conmigo,
el afecto en que ya no me prodigo,
y hoy la ausencia en que lentamente mueres.

Un tiempo fuiste daga, ya no hieres;
ni me interno en tu mies ni en ella espigo;
y al no tener madera de mendigo,
no impetraré tu vuelta o que me esperes.

El olmo seguirá temblando al viento,
el arroyo en su canto o su lamento,
y en su locuacidad el estornino.

Como ahora están, continuarán las cosas.
No suelen germinar las mismas rosas
que agostara la escarcha en el camino.

Los Angeles, 8 de febrero de 2011

(Indice)

   
2563 - Y me dejo llevar

Caminé, solitario viajero,
sin rumbo o meta, casi fugitivo
de mi propio carácter, receptivo,
más que al ramo de rosas, al florero.

Hoy de tu mano avanzo, por sendero
que nunca imaginara, hacia objetivo
fascinante, si no definitivo,
que lo mágico nunca es duradero.

Y me dejo llevar, como quien sabe
que el mundo entero en una mano cabe,
y lo estrechas gentil contra la mía.

No me pregunto qué vendrá mañana.
Este momento es nuestro, y nos hermana
un mismo afán en doble anatomía.

Los Angeles, 11 de febrero de 2011

(Indice)

 




 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor