Poesía del momento, Nº 180 c

Tercera de julio de 2011


Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

             

    

(Para información sobre el autor, click en su nombre)    


En los grilletes del amor perdido,
en la sombra mental del calabozo
que erigiera el recuerdo a cal y canto;

por la distancia y orfandad vencido,
aún me llega su voz, y ese es mi gozo;
mas no alcanzo su piel, y ese es mi llanto.

Brevería Nº 2414

 

 

 

Breverías

   
2516
Flotan, entre la niebla de mis sueños,
tus palabras de ayer. Tal vez podría
abatirlas al fin, una por una.

Pero aún son mis placeres, si pequeños.
De eliminarlas, ¿qué me quedaría,
si mi amor derrochó en ti su fortuna?

2517
Tal vez amor es humo, que no existe
sino en nuestro pueril convencimiento
de que hay otra persona que nos ama.

¿Quién nos avala que cuanto se insiste
es algo más que ráfaga de viento,
o juego de palabras, o un programa?

¿No concluímos, tras cada ruptura,
que todo fue ficción, músculo o trama,
o simplemente efímera aventura?

2518
La mañana es sonrisa, y esperanza;
la tarde, reflexión, recogimiento;
¿y la noche? La noche es añoranza
si ella no está; si está, desbordamiento.

2519
Cierro la mano. Es aire lo que aprieto.
No queda más. Un aire perfumado,
mas aire solamente.

Sostuvo todo un mundo y fui completo.
Pero se evaporó. Yo, mutilado,
sin más que un leve aroma en el ambiente.

2520
Cada lecho en que yago no es el suyo,
ni es el mío tampoco, peregrino
por mundos de placer tan incompletos.

Cómo me disminuyo,
siempre en aspiración, siempre en camino,
fiel objetivo, frívolos objetos.

(Indice)

Poemas

   
Hombre de camino

Ni castillo, ni hogar, ni residencia;
soy hombre de camino.
No solitario, aun cuando en ocasiones
nadie venga conmigo.
Amo la compañía, si apropiada;
por convicción, jamás por compromiso.
Aborrezco la táctica, el proyecto,
por todo lo que tienen de ficticio,
y sólo a lo informal, lo inesperado,
tiendo la mano, me encomiendo y vibro.
Rechazo el sí que encubre sus intentos
bajo disfraz de no, recurso indigno.
Mis juegos son de cartas descubiertas,
palabra franca, sin enfoque ambiguo.
A flor de piel se me desborda el alma,
y la desnudo frente al juego limpio.
Los años me han lavado
de acosos y prejuicios.
Mi compañera debe ser directa,
flecha en la diana, intento rectilíneo.
Mas no todas lo entienden,
perdiéndose en grotescos laberintos.
Por eso en mi sendero,
que no va a parte alguna, yo, encendido,
quemo lo que me resta de la vida;
podré ir solo, mas nunca fugitivo
de sombras, de temores,
de desfallecimientos, o de olvidos.
No miro atrás, que no es recuperable;
ni adelante tampoco, vaticinios.
Donde mi pie descalzo deja huella,
ese es el mundo que me abraza y vivo.
No tengo tiempo que perder, soy dueño
de un instante no más. ¿Vienes conmigo?

Los Angeles, 24 de julio de 2011

(Indice)


   
Tu voz

El teléfono, tenue latigazo
con toque de caricia, me despierta.
Tu voz, lejana, lleva el deje ausente
de prófugas colmenas,
runrún, divagación, revoloteo,
sin la miel que fraguaran. No me llega.
Es voz que ya no toca,
como si no estuvieras.
Y en realidad no estás. Entre las manos
llevo un fragmento de aire, una tristeza,
un ligero aletazo
del ave que voló, mas ya no vuela.
Qué sonido tan neutro,
ni de interpelación, ni de respuestas;
simple conversación irrelevante,
palabras tibias sobre causas muertas.
No puede haber coloquio
si dos habitan en dispar esfera.
Un idioma común, la misma ruta,
utopías idénticas.
Nos pareció tenerlo,
y tal vez lo tuvimos, mas la rueda
de la fortuna dio su vuelco un día
extraviándonos ambos en la niebla.
Tu voz ya no es tu voz, no la respiro,
no se adentra en mi oído, ni me quema.
Voy a dormir de nuevo,
que el silencio está oscuro, y no alborea.
Dormido no te siento, ni te escucho,
ni te sueño tampoco. Están las puertas
de la mente cerradas;
como el alma, en tinieblas.

Los Angeles, 24 de julio de 2011

(Indice)


   
Resurrección (IV)

Tal vez ya me haya muerto, y en tus manos
sostengas el jarrón de porcelana
que encierra mis cenizas.
Una vez más he estado envuelto en llamas,
fuego aniquilador, como el de siempre,
mas hoy definitivo. ¿Dónde el alma?
¿A qué desconcertante paraíso
van los enamorados con sus ansias?
¿O nunca llegan, y en la oscura margen
de la laguna Estigia, inciertos, vagan?
¿O beben de las aguas del Leteo,
desvaneciendo imágenes, palabras,
afectos e intenciones,
estrenando una mente nueva y blanca?
Tú estarás distraída,
sin saber qué pensar. Por la baranda
se asomarán las rosas a la calle,
y el revuelo de alondras sobre el agua
del estanque vecino,
no obtendrá tu atención, ensimismada.
Inmóvil, pensativa,
se te diría estatua.
Y de repente se desliza al suelo,
inadvertida, el ánfora,
quebrándose en pedazos.
La brisa de la tarde, en leve ráfaga,
recoge, eleva, agita mis cenizas,
me va reconstruyendo; y en la espalda
siento un doble temblor, intermitente,
cual si de pronto me nacieran alas.
Apenas te sorprendes del impacto,
un poco más de polvo en la distancia.
Pero voy ascendiendo,
sobre el tejado de tu propia casa,
sobre los álamos de la ribera,
de cara al cielo azul. Ah, qué alborada
despierta en mí, la luz, y los murmullos,
colores y fragancias,
no los que percibí cuando, contigo,
era el mundo un proyecto a tu ventana.
Aquéllos eran copias, o bocetos,
originales éstos, como el alma.
Ahora sí me has perdido;
ésta es la libertad con que soñaba.

Los Angeles, 25 de julio de 2011

(Indice)


   
Voy hacia un cuerpo

En desesperación voy hacia un cuerpo
cuya apariencia ignoro.
Me ha hablado de otras cosas, tan sutiles,
más allá de la piel, de los adornos.
Al descubrir etéreos arabescos,
calladas armonías, y rescoldos
de pasiones dormidas,
se torna el exterior fantasmagórico.
Amo la carne, sí; y amo a la alondra,
y a la brisa, al crepúsculo, y al olmo.
Todos son mis hermanos, y son bellos,
y hay tanto más allá de sus contornos…
He amado formas sin amor genuino,
pero con cierta dignidad al fondo,
porque mi forma espera, y da, y recibe,
haya contrato o no, mas sin soborno.

En desesperación voy hacia un talle
cuyas galas más íntimas conozco,
que me habla desde dentro,
en línea recta, sin oblicuo tono;
que no esconde propósitos ni impulsos,
y se le escapa el alma por los poros.

Voy a hacerle el amor hasta los huesos,
y más allá, hasta el centro luminoso
que engendra sus temblores,
y abre de par en par su territorio.

Los Angeles, 26 de julio de 2011

(Indice)


   
2688 - Edad

Tiemblan tus ojos al mirar de frente,
sin ser amenazante mi mirada.
¿No ves al fondo luces de alborada?
¿No es mi retina espejo transparente?

Porque te ves en ella, y de repente
ves lo que soy, invitación callada
a desbordar tu júbilo en mi almohada,
acoplamiento, junto a mí yacente.

Acércate. Revélame los sueños
de tus noches despiertas, los diseños
que traza tu fervor para el futuro.

La edad no es el umbral infranqueable
que frena el paso o lo hace inaceptable.
Mírame adolescente…, aunque maduro.

Los Angeles, 26 de julio de 2011

(Indice)


   
Cuando te escucho

Me apodero de ti cuando te escucho.
Cada palabra me abre posiciones
que son, en tu silencio, inexpugnables.
Pero al hablarme, hay voces
que sueles mantener amordazadas,
en íntima prisión, tras los barrotes,
y filtran sus secretos
a quien sabe entender tus omisiones.
Te abres a mí como un escaparate,
sin advertir que, más que tantos hombres,
puedo ver más allá de lo evidente,
esa trastienda, a veces en desorden,
que tanto encubres, semiavergonzada
de posibles ajenas opiniones.
Si tus mudos secretos no son tales;
si en todos hay idéntico desorden,
el mismo ajuar juzgado vergonzoso,
parejo barro digno de reproche.
Quien te vea cual eres, cual te veo,
verá su propia imagen, más deforme.
Cada cual es señor de doble imagen,
la que lleva en el rostro y la que esconde.
A quien ven los demás no es uno mismo,
y a quien no pueden ver no es tan mediocre,
ni tan perjudicial como pensamos.
Son cosas que llevamos a remolque.
Si te descubres al hablar, no temas,
todos fundidos con el mismo cobre.

Me apodero de ti cuando te escucho,
porque descubro tu íntimo horizonte.

Los Angeles, 27 de julio de 2011

(Indice)


   
Todo fluye

Tal vez sea verdad que todo fluye.
O quizá no, que hay cosas que se quedan.
Y otras que si se van, vuelven un día.
No hay absolutos, sólo contingencias.
Yo me vertí en tu vida, y acoplados,
fluimos juntos entre dos riberas,
sin infausta injerencia de afluentes,
bajo los olmos, entre las adelfas.
No pensábamos mares ni lagunas,
eso era el fin para las aguas muertas.
Ni tampoco ignorábamos
que es gentil la corriente, mas no eterna.
Supimos enredar almas y cuerpos,
y apagar los relojes, que se llevan
fragancias y sabores,
fricciones y cadencias.
Río que pasa, mas sin alejarse,
perenne instante, mágica odisea.
Eran todas las noches
noches de luna llena.
Pero un amanecer, no por previsto
menos desconcertante, las violetas
perdieron su color, en el ramaje
se durmieron los trinos, la ribera
del mar se hizo inmediata,
y el sol de mayo no cortó la niebla.
Se encendieron de nuevo los relojes,
poblando de tictacs mi primavera.

Tal vez sea verdad que todo fluye.
Tal vez un día vuelvas.

Los Angeles, 27 de julio de 2011

(Indice)


   
Por esta calle

Por esta calle, otrora casi mía,
voy pisando recuerdos desangrados.
Calle confidencial, hacia el secreto;
si alguien me ve, dirá que voy de paso.
Pisando la hojarasca del otoño,
al sofoco opresivo del verano,
robándome una rosa en primavera,
y en el invierno, sorteando charcos.
En clandestinidad viví contigo,
si parcas horas, mis mejores años.
Esta calle era mía, no era tuya;
tuya la casa, y el balcón, y el patio,
(la alcoba no era tuya, sino nuestra),
también tuyo el hilillo de humo blanco
dibujando en el aire formas lúbricas,
tu cerebro en acción sobre el tejado.
Por esta calle caminaba solo,
nunca tú me llevaste de la mano.
Me mirabas llegar, discretamente,
tras el cristal de la ventana, el tacto,
por la anticipación, hecho temblores,
y la libido a punto con su látigo.
Me mirabas partir, tan soledosa,
con ansias de otras horas, casi en llanto.
La calle se hizo a mí, como si fuera
una farola más, u otro naranjo,
pero en circulación, y yo aceptaba
cada grieta o relieve en el asfalto
como un ‘hola’, un ‘adiós’, un ‘buenas tardes’,
y la naturaleza era un abrazo.

Eso era entonces. Hoy, enmudecida,
me ve pasar, sin fe, desalmenado.

Los Angeles, 27 de julio de 2011

(Indice)


El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor