Poesía del momento, Nº 181 c

Tercera de agosto de 2011


Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

    

(Para información sobre el autor, click en su nombre)    


Tuyo fue el núcleo de mi memoria,
pero se ha colapsado su estructura,
y el bulldozer del tiempo lo destruye.

En cada introspección indagatoria,
hallo lagunas, se me desfigura
tu propio mapa, y mi visión se obstruye.

Tan pocos rasgos ya de ti percibo,
que consulto tu nombre si lo escribo.

Brevería Nº 2345

 

 

 

Breverías

   
2531
Hay una calle oscura, retirada,
y una noche aromática, ascendente.
Y hay un hombre avanzando lentamente
hacia tu casa, y tú, malmaridada.

Tras la persiana oculta, ves su sombra
destacarse y hacerse más visible.
Abres la puerta, te haces disponible.
Amplio festín de amor sobre la alfombra.

(¿No hay un lecho en la casa? Ciertamente,
para dormir. Pero esto es diferente)

2532
Hablo en voz alta al escribir en verso,
sin interlocutor, sólo conmigo;
mensaje que arderá en el universo
como una estrella más, y cuanto digo
será en lenguaje inescrutable o terso
según quien mire el parpadeo. Abrigo
la esperanza en mi espíritu, no obstante,
de que quien lo oiga, lo halle estimulante.

2533
Si me detengo en ti es porque te pienso
más como hogar que albergue de camino;
alguien que me adormezca al peregrino
que hay en mí, y deje su atlas en suspenso.

Sin promesas ni esbozos de mañana,
pero también sin la apremiante urgencia
de reiniciar la marcha, convivencia
sin fechas ni horas, plácido nirvana.

2534
Hay silencios que suenan a portazo,
si bien la entrada permanece abierta.
Ni parece la casa estar desierta,
ni quien llama va en busca del abrazo.

¿Qué recelos la habitan, o qué miedos
de enfrentarse a un pretérito ya inerte?
Un rojo brindis por la buena suerte
ni amenaza presentes ni urde enredos.

2535
Más que complicidad, era bostezo.
¿Cómo llegué a su umbral? Hay situaciones
de que el futuro logra avergonzarnos.

Mas fui gentil. Tal vez yo fui tropiezo
que ella hubiera evitado, y las razones,
aparte de las mías, de esquivarnos.

(Indice)

Poemas

   
2701 - Les converso

Me acompaña gentil cada poema
parido por mi propia mente y mano,
en las tórridas tardes de verano,
cuando en las calles hasta el aire quema.

Y en las noches de invierno, con su extrema
quietud de fría soledad, desgrano
mi rosario de estrofas, y me afano
en derramarme en ellas. Sólo un tema

se repite en mis labios, incesante:
La voluptuosidad de cada amante,
y en el fracaso, su desesperanza.

Me entienden mis poemas. Les converso
de cuanto llevo dentro, y cada verso,
leal pincel, retrata mi semblanza.

Los Angeles, 21 de agosto de 2011

(Indice)


   
2702 - Desbocado corcel

No entienden de equilibrio los amores,
sólo de desnivel, de asimetría.
Tras preámbulo de alas y armonía,
los amantes devienen gladiadores.

Aunque la noche acalle los clamores
del yo y el mí avanzando su porfía,
bucear la adyacente anatomía
tregua será, no paz entre agresores.

El más profundo amor, a veces tiene,
frente a sí, pedernal que no se aviene
a generar la chispa requerida.

Y surge así el caballo desbocado,
en fuga ineludible, viendo al lado
severidad de fusta, freno y brida.

Los Angeles, 22 de agosto de 2011

(Indice)


   
Esta mujer va sola

Esta mujer va sola. Se le cruzan
gentes desocupadas en la calle,
mas no las ve. Su ritmo es diligente,
más allá de la espera y el instante.
Va encorvada. Sus hombros sobrellevan
vidas ajenas que la propia abaten.
Podría el pueblo estar deshabitado,
ya que ni busca ni detecta a nadie.
Sombras son, sólo sombras,
que no obstruyen su marcha. Sombras y aire.

Ha amado mucho esta mujer. Ha sido
ánfora derramándose
hasta quedar vacía de sí misma,
con sólo huellas en la propia carne.

Ya no se hace preguntas,
ni busca un hombre, ni halla relevantes
palabras que otro tiempo la encendían.
Ha asistido a sus propios funerales
tantas veces, tras ásperas derrotas,
la piel helada, el corazón sangrante,
que tal vez se ha vestido una coraza,
se ha vendado los ojos, y no sabe
qué objetivo o propósito
tiene la vida.
                          El día se deshace,
rompiéndose la luz en el ocaso.
Ella sigue a su ritmo.
                                     Bajo el sauce
dos jóvenes se besan, sobre el césped,
en las últimas luces de la tarde,
estallido sensual de primavera
entre brazos y muslos cimbreantes.
Casi los mira, pero rectifica.
No quiere verse años atrás, y errante
prosigue su camino,
con cierta prisa, y gesto imperturbable.
Cada pisada es un reloj quebrado,
deshojado almanaque;
va demoliendo el tiempo con la espera
de que el tiempo, a su paso, no le alcance.
No quiere el martilleo de los años
resonando en su oído, con su alarde
de malsanos recuerdos
que se resisten a vaporizarse.
Quiere borrarlo todo,
como nacida ayer. Hasta el paisaje
tiene esa propiedad de vez primera,
pero ni lo contempla ni le atañe.

Prosigue en soledad, aunque entre tantos,
filtrando su pasado, trashumante.


Los Angeles, 24 de agosto de 2011

(Indice)


   
2703 - Exhumación

A pesar de los años y el olvido,
un día el hombre mira atrás, y exhuma,
de su necrópolis envuelta en bruma,
los restos de un amor desatendido.

Los va recomponiendo, sostenido
por la intriga de un algo que rezuma
misterios y sorpresas, y perfuma
su entorno con aromas de libido.

No logrará restauración completa;
mas llegará a atisbar la silueta
de la mujer perdida en el ayer

por su propio descuido o por su huída.
Sólo imaginará cómo su vida
pudo haber sido y nunca llegó a ser.

Los Angeles, 24 de agosto de 2011

(Indice)


   
2704 - Viejos tiempos

Tantos besos no di que hubiera dado,
transmisores de agónica energía,
tantos que el alma hambrienta me exigía,
muchos que nadie hubiera desdeñado…

Mas no los di, inexperto o apocado.
Tiempos eran de impar galantería,
en que la llama del amor ardía…
como en cualquier período pasado.

Hoy, desde mi horizonte, con tristeza,
al contemplar mi juvenil torpeza,
añoro cada idilio no nacido.

Y me pregunto si, en su hogar distante,
una mujer, que pudo ser mi amante,
me piensa…, mientras duerme su marido.

Los Angeles, 25 de agosto de 2011

(Indice)


   
2705 - Libérate, mujer

Mujer dormida en el adiós, despierta,
que amanece en colores no estrenados
nuevo día, y parterres y terrados
brindan fragancias en callada oferta.

Si una parte de ti parece muerta,
argucia es de la mente; si encerrados
en ésta los conceptos, no hay candados
que inquebrantable tornen una puerta.

Prerrogativas firmes son de todos
amor y libertad, en cuantos modos
frente a nosotros puedan emerger.

Libérate, mujer, de tus recelos,
y habla y ama sin freno, que hay anhelos
que a los muertos harían renacer.

Los Angeles, 25 de agosto de 2011

(Indice)


   
Primera noche

Pasos inesperados, en sigilo,
rondan al otro lado de la puerta;
aprendieron mi número, y escuchan.
Han visto el humo de la chimenea,
y saben que el hogar está encendido,
que hay compañía en casa.
                                                La palmera
del jardín, tan inmóvil; y la brisa
dormida en su ramaje.
                                       ¿Por qué tiemblas?
Este es mi alcázar. ¿Quién se atrevería
a allanar la morada? La inocencia
parece revestir tu piel de nardo
con túnica de seda.
Nadie podrá rasgarla, si no quieres,
se otorga, no se arranca ni doblega.
¿Tienes frío? Recógete en mi abrazo,
así, tan blandamente. Se me enreda
la mano en tu cabello,
y me pareces cada vez más cerca.
Al roce de los dedos, te percibo
desprovista de huellas.
¿Nadie, acaso, ha rozado
tu carne antes que yo? Pareces hecha
del material etéreo de Afrodita,
de nubes y de niebla.
Pero estás en mi tacto,
muda alondra que vibra y aletea.

Desvanecidos ruidos y prejuicios,
la escena es toda nuestra.
No existe ya la noche,
ni el miedo, ni la espera.
Sólo hay cuatro paredes en el mundo,
y una luz melancólica y discreta.

Los Angeles, 26 de agosto de 2011

(Indice)


   
2706 - Por la acera

Desde el Café, la vida es diferente,
o lo parece, al menos. La ventana
la describe al detalle, esta mañana
de sol y languidez, en que la gente

deambula por la acera, indiferente,
mientras las horas desidiosa hilvana,
del brazo del hastío, en cotidiana
banal ociosidad, sin incidente.

Arte de no hacer nada, y con alarde.
¿Qué fuego al centro de esas gentes arde,
moviendo qué motor de qué existencia?

Las veo caminar, almas de trapo,
y hacia mi propia intimidad escapo,
lejos de tan trivial, hueca apariencia.

Los Angeles, 28 de agosto de 2011

(Indice)


El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor