Poesía del momento, Nº 184 a

Primera de noviembre de 2011


Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

       

(Para información sobre el autor, click en su nombre)    


Existo en el papel. Si no escribiera,
sería una hoja en blanco, sepultura
sin nombre ni apellidos, y sin fechas.

Escribo, luego vivo, a mi manera.
Cada uno se fabrica su aventura,
siembra sus campos, siega sus cosechas.

Brevería Nº 2104

 

 

 

Breverías

   
2581
Apremiantes palabras que decirte,
y acciones ávidas que consumarte.
Traigo también afán de permitirte
cuanto el delirio insiste en formularte.
Mas no permitiré que puedas irte,
porque ya no eres tú, sino una parte,
la más viva, de mí. Tu alejamiento
me haría pluma errática en el viento.

2582
He perdido la urgencia de las cosas,
de adquirirlas, guardarlas, poseerlas,
por estar disponibles, simplemente.

¿De qué sirven, triviales, o lujosas?
Tan sólo para estar, frívolas perlas
incapaces de hacernos de repente

más sabios, más genuinos, más humanos.
Nos hacen, eso sí, más casquivanos.

2583
Me fatigan emblemas y blasones,
símbolos devaluados
que malograran lerdos herederos.

Adornarán ventanas y balcones
de casas solariegas, fracasados
brío y visión de antiguos caballeros.

Si estos volvieran, alabarda alzada,
su propia descendencia de cuatreros
sería sin piedad exterminada.

2584
Aprieto un soplo de aire entre las manos,
y lo acerco al oído.
“Soy un alma, que en tiempos ya lejanos,
supo atrapar tu amor, y tu sentido.”

Pienso reconocerla por su acento:
Superficialidad disimulada
tras la frívola forma y movimiento;
libro sin texto, erótica portada.

Abro las manos y la instigo al vuelo.
He cambiado hace tiempo de modelo.

2585
Apoyándome en ti, sucumbiría;
tu estructura, ayer firme, se cuartea.
Debo aprender a andar sin compañía,
y consumar, yo solo, mi odisea.

(Indice)

Poemas

   
2778 - En cadenas (I)

Cautivo de mi piel, soy prisionero
gimiendo melancólicas canciones,
que son los implacables eslabones
y argollas en que vivo y desespero.

Transitas frente a mí por el sendero
tantas veces andado, sin balcones
donde mi forma emerja, ni aldabones
con que pedir entrada el forastero.

Tal vez escuchas el arrullo triste
de cuanto lanzo al aire, que persiste,
aun perdiéndose en álgidos oídos.

Mas no le prestas atención, ni inquieres
mi propio nombre, ni por qué poderes
quedaron mis propósitos vencidos.

Los Angeles, 31 de octubre de 2011

(Indice)


   
2779 - En cadenas (II)

Canto del alba que se abrió en desierto
de húmedos tactos y sutil ternura,
del temblor disipado, y la amargura
escarchando las rosas de mi huerto.

Canto en la oscuridad y a cielo abierto,
y hay quien sabe escucharme, y me asegura
que quizá he desdoblado su envoltura,
dejando su interior al descubierto.

Canto de lo que amé feliz un día,
de lo que sigo amando todavía
tras la brutal amnesia de la amada.

Todo mi canto es júbilo y lamento,
lo que fui y lo que soy, alma en el viento,
entre el hoy y el ayer encarcelada.

Los Angeles, 31 de octubre de 2011

(Indice)


   
2780 - En cadenas (III)

Y no obstante, bendigo estas cadenas
que, a ritmo y rima, en confidencia muda,
saben ahondar en certidumbre y duda,
y entrelazar con luz gozos y penas.

Escribo en las efímeras arenas
con sentido de urgencia. Quien acuda
antes de pleamar, verá desnuda
mi vida en sus más íntimas escenas.

Quien se retrase, perderá el momento
de entenderse a sí mismo, que el aliento
de mí mismo emanado es colectivo.

Mas no escribo por eso solamente.
Lo hago por mantener clara la mente,
y por sentirme, sin amante, vivo.

Los Angeles, 31 de octubre de 2011

(Indice)


   
2781 - En cadenas (IV)

Desde mi cárcel de palabras grito,
si bien la voz es mansa y afectiva;
cuanto me eleva, me hunde o me cautiva
resonará en cada mensaje escrito.

No soy lengua de nadie, mas te invito
a repetir mi voz, si te motiva.
Tú, y quien te escuche, al mantenerla viva
le otorgaréis valor de plebiscito.

Cada cual se verá en mi íntimo espejo,
pues nada es mío propio; me asemejo
a cuantos sucumbieron algún día.

Y al cantar mis eufóricas locuras,
o llorar mis infaustas desventuras,
aliviarán un tanto su agonía.

Los Angeles, 1 de noviembre de 2011

(Indice)


   
2782 - En cadenas (V)

Voy, verso a verso, a golpes de memoria,
cincelando episodios de mi vida,
cada aurora dorada, cada herida,
cada revés brutal, cada victoria.

Siempre cantos de amor, porque mi historia,
réquiem, tedeum, cúspide o caída,
fue en sangre y sombra y luz entretejida,
ninguna parte ajena ni accesoria.

No rechazo el dolor, que los fracasos,
y el vino amargo, aunque en dorados vasos,
parte son de la gloria de vivir.

De haber amado, aun si perdí, me alegro;
por tal razón me expreso en blanco y negro,
y aunque he llorado, acierto a sonreir.

Los Angeles, 2 de noviembre de 2011

(Indice)


   
2783 - En cadenas (VI)

Mi consigna, vivir en el presente,
(único tiempo que nos fuera dado),
no siempre me es factible, y el pasado
me hace de su mazmorra residente.

Mi libertad no implora, lo consiente.
Mi pensamiento, nunca confinado,
despliega el vuelo sobre el mar nublado,
la tierra en flor, o bajo el sol naciente.

Finalizada mi evasión, regreso
de nuevo a mis prisiones, con un beso
reventando en mi alforja las costuras.

Y vuelvo a recordar cuanto el destino
hizo arder y extinguir en mi camino,
y eso es mi verso, amor y desventuras.

Los Angeles, 1 de noviembre de 2011

(Indice)


   
2784 - En cadenas (VII)

Entre papeles vivo, o en tecleo
sensible y tembloroso. Mi balanza
equilibra recuerdo y esperanza,
y en torno a ambos platillos merodeo.

Ligera es mi cadena, no golpeo
metal sobre cemento, pues mi andanza
lleva más bien espíritu de danza
entre mi corazón y el papeleo.

Vivo, es cierto, en mi propio calabozo,
mas a concepto y a latido esbozo
perspectivas de músculo y afecto.

No hay barrotes de hierro en mi ventana,
y es mi voz, aunque escrita, la campana
con que al resto del mundo me conecto.

Los Angeles, 3 de noviembre de 2011

(Indice)


   
2785 - En cadenas (VIII)

Me llega la protesta bondadosa
de quien sufre, al leerme, la sorpresa
de ver su alma desnuda en letra impresa,
y hunde en rubor el alma recelosa.

No te conozco, mas la misteriosa,
mágica red del verso envuelve y besa
a través de países, y no cesa
de estremecer la entraña soledosa.

Mi bola de cristal, mi astrología,
consiste en indagarme cada día,
cuanto viví, logré, perdí, y amé.

Y de eso escribo en mi rincón callado,
de lo que todos hemos caminado,
pues en mi huella encajará tu pie.

Los Angeles, 3 de noviembre de 2011

(Indice)


 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor