Poesía del momento, Nº 193  c

Año  16

Tercera de agosto de 2012

 

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

(Para información sobre el autor, click en su nombre)    


Me hacen falta momentos de sosiego
abrazado a una piel que no aparente;
tiempo de amor callado, sordo y ciego
a razones ajenas, inocente
como el rostro de un niño. Si me entrego
con cuerpo y alma, corazón y mente,
me urge también que quien me da su abrazo
no medite en partidas o reemplazo.

Brevería Nº 1850

 

 

 

Breverías

   
2776
Tantas palabras tristes escribimos y hablamos…
Quizá el amor es triste, mucho más que la gloria
que algunos con palabras de nubes le atribuyen.

Y tantas veces, tantas, suponemos que amamos,
y tantas asociamos el amor con la euforia,
y tantas sus hechizos, como las nubes, huyen.


2777
Hablarán mal de ti, y habrá un momento
en que maldecirán de conocerte.
Niega su voz, desprecia su argumento,
porque hablan de su propio descontento,
y te ven, en su espejo, esbelta y fuerte..

2778
La sombra de la noche te rodea,
y es profunda la fosa en que has caído;
no imaginas las luces de la aurora.

Pero vendrán, vendrán; siempre alborea.
No es eterna la noche, ni el gemido,
y resucitarás más soñadora.

2779
Verás la alondra, el manantial, la sierra,
escucharás en el pinar el viento,
se postrará a tus pies la madre tierra,
y por tacto y fragancia irás hambriento.

Todo esto en la epidermis se detiene,
no cruza su frontera.
Lo más bello se obtiene
desde el fondo del alma, compañera.

2780
El amor, candoroso o complicado,
ya sosiego o vigor, no debilita;
mas su ruptura agota, incapacita,
dejando el corazón desmoronado.

(Indice)

Poemas

   
No me digas mañana

“La vida no se pierde al morir.
La vida se pierde minuto a minuto”
(Stephen Vincent Benét)

No me digas mañana;
mañana es sueño azul, simple entelequia,
no asequibles, excepto si dormidos.
Sólo el momento actual no admite esperas,
ni encierra dudas, ni abre interrogantes;
es realidad genuina, sin promesas.
Si te hablo, si te beso
con alma y piel desnudas y despiertas,
no necesito más, estás conmigo,
llevando entre los dos el mundo a cuestas;
queden las utopías del mañana
para los indigentes de la ausencia.
Lo detentamos todo en el presente,
ajenos a propósitos o huellas.
Mañana es duda, opacidad, penumbra,
hoy es afirmación, luz, transparencia.
No quiero pagarés, sino efectivo,
que el corazón en deuda,
debida o acreída,
en estériles súplicas se enreda.
Si hoy te corto las rosas
para futura entrega,
llegarán a tus manos desvaídas,
atenuada su efímera belleza.
El encanto, la gracia,
son patrimonio de hoy, revolotean
en torno a nuestra imagen,
en instantánea oferta.
Si no los atrapamos al momento,
quizá vuelvan después, mas su inocencia,
fragancia, lozanía,
no estarán tan enteras.
No permitas que muera este minuto
sin exprimir su jugo; en él alienta
toda la vida que nos dio el destino,
que lo hizo irrepetible. Si muriera,
nunca resurgiría de las sombras,
naufragando con él todas sus perlas,
a otro eventual minuto relegadas,
que nunca habrán de renacer idénticas.

No me digas mañana; sólo dime
ahora mismo, mujer. Tú y yo, tan cerca…

Los Angeles, 12 agosto de 2012

(Indice)


   
Deseos

Debieras explorarme.
Al fondo oscuro de mi entraña habitan
ciertos monstruos benévolos, erráticos.
Son aves de rapiña,
trazando extraños círculos de asedio;
panteras al acecho, en las orillas
de mis insinuantes emociones;
reptantes anacondas que se anillan,
y en su abrazo adormecen;
todas con rostros de accesibles ninfas.
No debieras temerlas,
no más inspeccionarlas, sin herirlas.
Son todas buena gente,
aunque hay quien les dedica
reniegos, anatemas,
y amagos de calderas encendidas.
Tienen afán de posesión, de juego,
diestras en persuasión, y anatomía.

Sumérgete en mi fondo, y reconoce
sus idas y venidas,
y déjate vencer, si te asediaran,
o toma tú, si no, la iniciativa.
Su piel de terciopelo
sabe de roces, vértigos, delicias
que ignora el Kama Sutra;
instrúyante en su técnica y carisma.
Y déjate llevar, como hoja seca
sobre corriente de agua cristalina,
y después dale vuelta a tu descenso,
nadando río arriba;
porque el triunfo absoluto pertenece
a quien inercia y frenesí combina.

A punto están mis fieras,
melosas, agresivas.

Los Angeles, 12 agosto de 2012

(Indice)


   
Envejecer

“Como, a nuestro parescer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor”. (Jorge Manrique)

No me digas, amigo, que envejeces,
que no son ya tus músculos de acero,
que las jóvenes pasan sin mirarte
y hay cierta inconsistencia en tu cerebro.
Eres álamo al borde de la vida,
de ese río fluyendo
sin detenerse, en permanente canto,
que, si bien se repite, es siempre nuevo.
Río que no se ocupa de su fuente,
ni del lejano mar a cuyo encuentro
inevitablemente serpentea;
recita su poema en movimiento,
y saborea cada gota o sílaba
sin plañidos ni miedos.
Encaneces, tal vez, y las arrugas
se anuncian en el cuerpo.
Quizá te aparcas demasiadas veces
enfrente del espejo.
Pasa de largo, amigo,
tú ya sabes quién eres; como el ciego,
que se mira a sí mismo, cada día,
pero sólo hacia dentro.
Los años te mejoran,
siempre traen algo nuevo;
la clave está en mirarlo desde el alma,
y creerlo, creerlo.
Eres tanto mejor que eras de veinte,
mejor que de cuarenta. Tus recuerdos
han sido acicalados por los años,
por eso exhiben deslumbrante aspecto.
No tienes que exhibir, mas ser tú mismo;
más alardea quien detenta menos.
Y tú lo tienes todo, has alcanzado
la edad en que la vida es el trofeo
que se ha ganado a pulso,
y adquiere más belleza con el tiempo.
Tu divino tesoro está al alcance,
y no es la juventud que nos dijeron.
Ésta es trivial y frívola,
raíz de lo superfluo,
y cuanto más hayamos caminado,
mejor lo comprendemos.
Envejece con gracia, amigo mío,
que haber llegado aquí es un privilegio.
Vive, sigue viviendo intensamente,
que todo está en la punta de tus dedos,
a flor de labios, a clamor de ideas,
sin fatídicos miedos.
Lo mejor de la muerte, nuestra muerte,
es que no la veremos.

Los Angeles, 13 agosto de 2012


(Indice)


   
Belleza

La belleza siempre es, y debe serlo,
superficial, si ha de tener encanto;
patrimonio del ojo,
que sólo capta un plano.
Vive en la piel, no cala hasta los huesos,
y en ella se hace vértigo y remanso.
Quien trata de ir más lejos, fantasea,
perfilando bosquejos o milagros
de acuerdo a sus deseos.
La belleza es externa, ya en el nardo,
o en la alondra, el arroyo, la montaña,
o la puesta de sol en el ocaso.
No vamos más allá, no la invadimos,
nos detenemos y la contemplamos.
Admiro ‘Las Meninas’ de Velázquez,
su diseño, color, cuanto hace el cuadro,
mas no le doy la vuelta
para ver, o admirar, el otro lado.
Es lo que es en sí mismo,
sin importar la calidad del paño.
Hay belleza en el bronce,
la hay también en el mármol,
‘Pensador’, de Rodín, ‘Venus de Milo’,
vida inmovilizada en cada rasgo,
mas no es el material, sino la forma
que les dio el escultor, lo que admiramos.
Eres hermosa, pero no pretendas
que vislumbre tus íntimos estratos,
que analice tu vida,
que complete el retrato
de un alma cuyos propios atributos
desconoces tú misma.El ser humano
es oscuro y ambiguo,
y el juicio de sí propio es inexacto.
Trascender a la piel es aventura
que a menudo remata en el fracaso.
Cien hombres te conocen,
mas su conocimiento es limitado
a ciertas pinceladas subjetivas,
sin coincidir entre ellos. El impacto
de tu propia belleza es relativo,
siguiendo cada cual su propio canon.

Deja, pues, que te admiren
por lo que puedan ver en su arrebato.

Los Angeles, 14 agosto de 2012

(Indice)


   
Cuerpo y alma

Mi hermano el cuerpo; su inquilina el alma,
inválida en sí misma, en silencioso,
servil confinamiento,
chispa, tal vez, o vibración, o soplo,
incapaz de activar tales factores
no siendo en forma de control remoto.
Ciega, sin tacto, sordomuda, ajena
también a los aromas del contorno.
Depende de otros labios, de otras manos,
de otros oídos y ojos,
para absorber imágenes, sonidos,
procesar sensaciones, y en retorno
manufactura ideas, sentimientos,
se juzga experta en el dolor y el gozo,
siendo sus datos de segunda mano,
si no falsos, dudosos.
¿Qué fe se nos deriva
de tal mentalidad de calabozo,
de quien nunca vio el mundo,
quien nunca paseó bajo los olmos,
ni escuchó el esplendor de primavera,
o percibió la mano sobre el hombro?
La suya es sólo información prestada,
a la que poca certidumbre otorgo.

Refino mis sentidos, porque a veces
no son quizá fiables, pero es todo
lo que nos comunica
con nuestro propio entorno.

¿Y el alma, entonces? Diestra fabricante
de sueños, de esperanzas, de abandonos;
de castillos dorados en las nubes,
desmoronados, con frecuencia, en polvo.
Dejémosla seguir en sus ardientes
fantasías, sus cantos melancólicos.

Los Angeles, 14 agosto de 2012

(Indice)


   
Muerte

Al paso de la muerte el suelo cruje
como aplastando adornos de futuro,
llegue en alas de trueno o bisbiseo,
en levedad de pasos o en tumulto.
No importa demasiado si es la propia,
importa si el sepulcro
grita el nombre que amamos,
porque su adiós se nos antoja injusto.
Todo camino tiene su llegada,
sin embargo, lo absurdo
es alargarlo a quien está cansado,
e interrumpirlo a quien le sobra impulso.
Yo he vivido mi vida,
quizá no en plenitud, pero sí a gusto.
Aún tengo planes, pero no esenciales,
y sigo, y vengo, y voy a mis asuntos.
Cuando a mi umbral la Parca se detenga,
por haberse apagado mi crepúsculo,
no haré protesta alguna por mi suerte,
ni embrazaré el escudo.
Sobran en tal momento las defensas;
que corte ya mi nudo.
Pero al pisar la sombra, al otro lado,
le gritaré un insulto
por cuantos no han vivido suficiente,
aun pagando en desgracias su tributo;
por su ilógica, ciega incompetencia,
careciendo de método más justo;
por matar a voleo, y a destiempo,
deteniendo el galope a medio curso.

Su descarnado rostro,
bajo el negro capuz, glacial, adusto,
romperá en carcajadas,
mas yo seguiré en paz mi nuevo rumbo.

Los Angeles, 14 agosto de 2012

(Indice)


   
Fe

Todos tenemos fe, todos creemos,
pues es más fácil que exprimir la mente
en busca de argumentos, de motivos,
de pruebas que analicen o demuestren.
Mueren más por la fe que por la duda;
la fe no mata; simplemente, cree.
Mata más la ignorancia,
que despedaza cuanto no comprende.

Fanatismo, venganza, xenofobia
son máquinas de muerte.
Asesinan en masa los gobiernos,
y lo llamamos amor patrio. Mueren
multitudes distantes de otras razas,
y nuestra ira y protesta no se encienden.
Tantos sucumben víctimas del odio,
y es noticia que pronto palidece.
Los más de entre nosotros, tornadizos,
adoptamos la fe que nos conviene,
vamos donde nos llevan,
hacemos lo que quieren,
y nos juzgamos, porque así lo dicen,
libres, y por supuesto, inteligentes.
Ah, la fe del idiota,
impuesta y aceptada. Somos muebles,
recibiendo, sin más, a puerta abierta.
Se requiere el espíritu rebelde
que se oponga, cerrándose.
Si se rompen los platos, que se quiebren.
No sabría decir quién es más necio,
si quien gobierna, o quienes obedecen,
quienes predican egos y sofismas,
o quienes los toleran, y se duermen.
Hora es ya de revuelta,
de subversión, y de enseñar los dientes.
Mantén la fe, mas no en el ser humano,
que no entiende otro fin que sus laureles.

Los Angeles, 15 agosto de 2012

(Indice)


   
Evolución

Ayúdame a cambiar cuando tú cambies,
que sólo siendo afines,
las dos partes que somos
lograrán adherirse.
Las cosas permanecen invariables,
cambian nuestras ideas, por más firmes
que al forjarlas nos hayan parecido;
son espuma en las olas, no arrecifes.
La vida nos transforma
según las circunstancias lo deciden.
Ya no amas hoy como hace un mes amabas;
pues, aunque el sentimiento se resiste,
los sentidos encuadran los objetos
de forma diferente, y los percibes,
en tamaño, color, tacto, fragancia,
y musicalidad, de otros matices.
Y readaptas la mente
deviniendo otra tú. La nueva urdimbre
no es mejor ni peor, sólo distinto,
y a ella tendré que hacerme compatible.
Entenderás tu evolución volviendo
a uno de tus poblados de adoquines,
de casas medievales,
recinto amurallado, campaniles
en que aún hacen sus nidos las cigüeñas,
y las gentes deshojan vidas simples.
Verás entonces cómo fuiste y eres,
cómo el tren de los años juveniles
fue reduciendo el ritmo de su marcha
para ver el paisaje y sus matices
de color, de fragancias, de sonidos,
y el tambor cedió el paso a los violines.
Seguirás transformándote,
como todos lo hacemos. No vaciles
en aceptar los cambios,
y en observar los míos, pero sigue
acoplándote a mí, porque ambos somos
dúctiles y flexibles.

Los Angeles, 16 agosto de 2012

(Indice)


 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor