Poesía del momento, Nº 194  b

Año  16

Segunda de septiembre de 2012

 

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

       

(Para información sobre el autor, click en su nombre)    


El Café es una cápsula de ruidos,
y un dinámico cruce de senderos.
Ni por ti ni por mí son percibidos,
los dos, uno en el otro, viajeros.
Soy casi tú, secuestro tus sentidos,
y tú haces a los míos prisioneros.
Tal vez el mundo existe y nos rodea,
pero algo en torno nuestro lo bloquea.


Brevería Nº 2576

 

 

 

Breverías

   
2791
A media luz seduces,
a pleno sol hechizas,
y eres radiante en cada noche oscura.

Haces tuyo el ambiente, y reproduces
escenario de arenas movedizas,
absorbiendo alma y cuerpo en tu aventura.

Lo sé, por haber sido uno de aquéllos,
con la suerte, o tal vez la desventura,
de gozar, o sufrir, tus atropellos.

2792
Has aprendido tácticas de muerte.
Ésta pasa llamando a cada puerta,
y haya respuesta o no, se adentra y mata.

Quien te encuentra, al llegar a conocerte,
descubre un plan, bajo color de oferta,
que inexorablemente lo maltrata.

2793
Entre tus labios duerme el aleteo
del ruiseñor que ya durmió en los míos.
No interrumpas su sueño todavía.

Su latido es levísimo rasgueo
de lejana guitarra en sembradíos
que serán cultivados algún día.

Casi está preparado ya el terreno,
y húmedo y tibio, el surco, en lozanía,
se halla a punto de estreno.
Yo lo despertaré en tu compañía.

2794
Has perdido la voz de miel, de almohadas,
que me hablaba, entre rápidas miradas
al reloj galopante en la repisa.

Eran tiempos de breves, mas voraces,
encuentros clandestinos, incapaces
de demoler el dique de la prisa.

Hoy me hablas en el tono reposado,
neutral, indiferente,
de quien estuvo largo tiempo ausente,
y no intenta mirar hacia el pasado.

2795
Los recuerdos enferman y se mueren
si nacidos de frívolos abrazos.
Los cuadros de museo, ¿no requieren
algo más que esporádicos brochazos?

(Indice)

Poemas

   
No me pesan los años

No me pesan los años;
me pesa y me consume
cada beso no dado, no pedido,
las visionarias luces
que permití extinguirse, la aspereza
que tal vez transmití en mis actitudes,
la llama que, encendida en mis adentros,
no supe propagar, y tantas cumbres,
de fácil escalada,
que debí hacer, mas no me lo propuse.
No me pesan los años ya vividos;
vienen, se van: Transcurren.
Me pesa cada instante malgastado,
cada oportunidad que tal vez tuve
de amar, pero no amé, de dar ayuda
a quien cayó de bruces,
de prestar el oído, tolerante,
al que intentó expresar sus inquietudes.
Más que los desaciertos cometidos,
me desordena el alma, y me sacude,
cuanto debí haber hecho, sin hacerlo,
cuanto pude lograr, mas nunca obtuve.
Cada eventualidad dilapidada,
ahora, al mirar atrás, sobre mí irrumpe
como oscura marea,
y me agita fatídica, y me cubre.
De poco me aprovechan los lamentos,
y sin embargo crujen
al fondo de la mente
como mensaje lúgubre.
No me sirve mirar hacia el presente,
que sin cesar renace y se destruye,
ni tampoco a un futuro
cuya esencia es borrosa incertidumbre;
porque el ayer golpea
con sus viejas maderas de ataúdes,
cuanto murió en la sombra.
Se resiste a mostrarnos los estuches
de nuestras joyas de oro,
que murieron también, pero entre luces.
Cuanto pudo haber sido,
pero no llegó a ser, es mi derrumbe.

Los Angeles, 11 septiembre de 2012

(Indice)


   
Dos soledades

Amo la soledad que de ti viene,
aunque me deje de calor desnudo;
despojado de ti, y arrinconado,
esa es la pesadumbre, el infortunio;
mas también descolgado de otras gentes,
de quienes me incomoda hasta el saludo.
Un islote soy ya, sin conexiones,
perdido en el azul, con sólo el flujo
del oleaje hablándome en espuma,
en avances, repliegues y murmullos.
No me apetece más. Lo tuve todo,
y ahora a dos soledades me habitúo;
la que tú me has impuesto, al evadirte,
y la que yo escogí, lejos del mundo.
Nadie podría repetir tus huellas,
atar parejo nudo,
reproducir tus noches,
abrirme idéntico ángulo de muslos.
Eras hotel de cinco estrellas; ¿cómo
adaptarme a pensión de vagabundo?
Mi soledad de ti ya ha ido limando
bordes de angustia y de dolor; la juzgo,
no por lo que perdí, mas por la gloria
de los triunfos logrados, también tuyos.
Y así, purificada
de cada adverso, frívolo atributo,
la llevo en prístina magnificencia,
como fue el mejor tiempo, sin rasguños.
La nueva soledad por mí adoptada
tiene carácter neutro. Ya no escucho
voces cantándome al pasar, ni acepto
miradas ávidas, de acento lúbrico,
ni devuelvo sonrisas,
ni admiro andares curvos,
pues no saben llegar donde llegaste,
ni pueden darme cuanto en ti capturo.
Camino soy que no transita nadie,
y en ambas soledades me bifurco.

Los Angeles, 12 septiembre de 2012

(Indice)


   
Escapar del olvido

Por las paredes de tu olvido asciendo,
persiguiendo un escape inasequible.
La oscuridad se ciñe a mis costados,
apagados los últimos candiles.
Rumor de voces íntimas percibo,
y lejano rasgueo de violines.
Quiero indagar si estás en ese grupo,
baile barroco, espejos y tapices.
Mi escalada es tan lenta,
que el desaliento insiste en que claudique.
Escapar de tu olvido
es empresa fallida; sus tabiques
se alzan y ensanchan más día tras día.
Aún tengo el alma virgen,
y queman los recuerdos;
tal vez sólo una vez se ama y se vive,
porque amor que se aborta,
quizá nunca lo fuera en sus raíces.
Las mías penetraron
profundas en tu suelo, y siguen firmes,
transmitiendo la savia
a tronco y ramas. Lo que más me aflige
es que el árbol que tú misma plantaste,
derribaras a hachazos. Si los cisnes
cantaran al morir, no los oirías;
tus horas son, más que las mías, grises.
En la torre de olvido en que, encerrado,
lamento tantas cosas, sigue firme
un amor que yo nunca destruyera,
y que tal vez tú nunca mereciste.
No sé ya si escapar vale la pena;
tengo dentro de mí tantos jardines…

Los Angeles, 13 septiembre de 2012

(Indice)


   
Tal plenitud

Tan cálida tu piel sobre la mía,
tan ávido el fervor con que te ofreces;
me siento en tu sonrisa arrebujado,
si en mutua desnudez, más absorbente.
Aún no era amor, pero era tantas cosas
que los enamorados no comprenden…
No eras fruto del mar, titubeando
entre avance y repliegue;
eras expedición a toda marcha,
que cuanto más progresa, más se enciende.
Era la noche súplica y ofrenda,
intercambio de fórmulas ecuestres.
Qué orfebrería en expansión tus manos,
desde el norte del cuello al sur del vientre.
La experiencia es minúscula ventaja;
más quisiera ignorarla, y abstenerme
de todos mis contactos anteriores,
por un día como éste.

Más tarde, en la serena sobremesa
del amor, cuando el ímpetu se tiende,
y en plácido descanso
al diálogo de nuevo retrocede,
supe horadar tu espíritu,
mientras lograbas desnudar mi mente,
orgasmo de las almas,
más hondo, menos breve.

Tantos años bohemios
entre entonces y ahora, tantas mieses
crecidas y segadas, tantas noches,
palabras y placeres,
perfilando en el lienzo de la vida
nuestro propio despliegue
de amantes sin amor, insatisfechos;
y a lo lejos, atrás, iridiscente,
la cita irrepetible,
ante la cual las otras palidecen.

Muchos años después, al reencontrarte,
tu sonrisa, otra vez tan elocuente,
confirmó nuestra mutua sincronía
sobre tal plenitud, que aún me conmueve.

Los Angeles, 13 septiembre de 2012

(Indice)


   
Te habla mi sangre

Si dije amor, la sangre lo sabía
por su pulso de sílabas. Los labios,
si convincentes, son controvertibles,
sus palabras escritas en el barro.
Pero la sangre es siempre fidedigna,
nace en el corazón, fluye a las manos,
no sabe de falacias, ni dobleces,
es dueña siempre del sentido exacto.
En lenguaje de sangre hablo y escribo,
se me escucha en el gozo y en el llanto,
más que en sonido estéril, porque tengo
muda la lengua y elocuente el tacto.
Decir y hacer debieran ser la yunta
uncida al mismo carro,
pero van con frecuencia separadas,
cada una su camino, en solitario.
Y la adquirida fe tórnase en duda,
por las medias verdades, o los pasos
que no van con los propios al unísono;
falaz vocabulario
el que depende de sonidos huecos,
mucho de viento, poco de disparo.
No sé qué te diré el año que viene;
si hoy digo amor, te hablo
en léxico de sangre, sin palabras,
en músculos y abrazos.
No existen garantías de futuro,
es hoy lo que tenemos; somos astros
perdiendo el esplendor de madrugada,
aún volviendo a brillar tras otro ocaso.
Cuando te digo amor, te habla mi sangre,
te hablan también mis actos.

Los Angeles, 14 septiembre de 2012

(Indice)


   
Espejo

‘Te me has quedado solo’. En el espejo
mi otro yo sondeaba mi engranaje
de tedio, de orfandad, de lejanía,
en las últimas horas de la tarde,
cuando la intimidad toca en el hombro
y el aislamiento se hace más palpable.
No supe responderle,
y opté por alejarme
de esa ventana al fondo de mí mismo;
soy averso a tal tipo de paisajes.
Pero tiene razón. Soy la vereda
que ya nadie transita; el tripulante
del barco sumergido, contemplando
desde su isla desierta el implacable
paso del tiempo, sin surgir la vela
que a su rescate acuda; o el amante
que casi no recuerda el blando roce,
como aleteo de ángel.
Las horas, y los días, y los años
continúan su marcha, deslizándose
por su gris tobogán, irreversible,
dejándonos perdidos en el parque.
Soledad no elegida,
por tal, devastadora, sofocante.
Evito detenerme ante el espejo
por no ver o escuchar tal aquelarre
de sombras, de silencios, de memorias,
de tan obvias verdades.

Los Angeles, 14 septiembre de 2012

(Indice)


   
Tienes ojos de sueño

Tienes ojos de sueño.
Tal vez bajo la blusa
se te arraciman huellas dactilares
que en nada se parecen a las tuyas.
Pasar la noche sin dormir, qué gozo
si alguien en tu regazo se refugia.
Yacer ajeno a todo, eso que llaman
reposo en la fatiga, o en la lucha,
qué pérdida de tiempo, sometidos
a muerte temporal, si breve, absurda.
Tener ojos de sueño, qué delicia;
cerrar las catacumbas
que apresan nuestra piel, nuestro cerebro,
vivir un poco más, dejar la oscura
mortaja del pijama, que de noche
nos arranca la vida, nos sepulta.

Anoche no has dormido;
ojeras y sonrisa te denuncian.
¿Y por qué camuflarlo,
si la felicidad nadie la oculta?
Sobre tu rostro ella ha dejado impresos
su texto, firma y rúbrica.

Sólo tengo un lamento: No haber sido
yo mismo el dueño de tus zonas húmedas,
en el mágico insomnio
que te robó el dormir y la cordura.

Los Angeles, 15 septiembre de 2012

(Indice)


   
El amor tiene precio

Un árbol me plantaste en la parcela
más profunda de ti, donde los dedos
no alcanzan a tocar, ni los extraños
consiguen ver, como si fueran ciegos,
pero que yo observaba cada día,
en pleno desarrollo, sangre y fuego.
Proliferaba en verde, dilatándose,
vertical y a través, por alma y cuerpo,
cada hoja leve, júbilo y caricia,
cada dos ramas, un abrazo estrecho.
Se nutría del flujo de mis venas,
y ondulaba a la brisa de mi aliento.
Era como otro yo, desarrollándose
dentro de ti, poblando tus adentros.
Fue la mejor etapa de mi vida,
porque estaba en tus sueños
más íntimo y vibrante
que en la fiera anarquía de tu lecho.

No fui yo ajeno a riesgo y contingencia,
conocedor del péndulo del tiempo,
de los tropiezos del amor, que tanto
se nos presenta irreversible, eterno.
Olvidamos que el hacha está a la vuelta
de la esquina, y seguimos sonriendo.

Los años ya han limado las aristas
de desengaño, ausencia, sufrimiento,
y se entiende la vida en su contraste
de avance y retroceso.
Subí al Monte Tabor, tuve el Calvario,
y fui resucitando. Pagué el precio
que todo amor exige,
y lo repetiría, sin dudar, de nuevo.

Los Angeles, 16 septiembre de 2012

(Indice)


 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor