Poesía del momento, Nº 209 i

Año 17

Novena de diciembre de 2013

 

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

(Para información sobre el autor, click aquí) 

(La Lectura)


Hay mucho, mucho más de lo que digo,
detrás de mi palabra. Se me entiende
tan sólo a medias. ¿Quién será testigo
del calor, de la luz que se me enciende
cuando a labios o letras me prodigo?
¿Hasta qué punto mi emoción trasciende?
La voz que oyes o lees es penumbra
de esa luz interior que me deslumbra.

Brevería Nº 2481

 

 

Breverías


3196
De los poemas que en mi vida he escrito,
feliz sería si uno solo fuera
tan sublime y gentil como la rosa.

Mas no soy creador, yo sólo imito,
y a mi alma viajera
no le alcanza tal magia luminosa.

3197
Envidio al olmo, anclado en la ribera,
viendo el agua correr, y él en su puesto,
firme, feliz, sin ansias de traslado.

¿A qué esta prisa? El bosque, la pradera,
felices donde están, ni un simple gesto
nos revela un afán precipitado.

Pero el hombre, en su empeño trashumante,
más que a sí mismo, mira a lo distante.

3198
Los momentos de gozo, tan fugaces;
los de desolación, tan paulatinos.
Y sin embargo el tiempo no varía.

¿Seremos masoquistas, incapaces
de extender los placeres más genuinos,
y acortar el dolor y su agonía?

3199
Todo ya fue pensado, sólo existen
viejas ideas con atuendo nuevo;
la creación está en el atavío.

Quienes hoy las desnudan, y revisten
de nuevas prendas, toman el relevo,
recolectando en viejo sembradío.

No hay creación en nuestros pensadores;
hay modificación del laborío
de las generaciones anteriores.

3200
Enclave del recuerdo es el pasado,
al que volver, mas sólo de visita.
No sirven al presente sus lecciones.

Circunstancias, factores, han cambiado,
y sólo el marco actual nos capacita
para adoptar expertas decisiones.
(Indice)

 

Diccionetos  (Nº  75)

Sonetos sobre palabras o temas
hallados al azar en el diccionario.

 
3650 - Adiós

Tantas veces partí a puntos extraños,
en piel de explorador o peregrino,
más atento a mi senda y mi destino
que a mi propio terruño y aledaños…

Y pasados los meses, o los años,
volvía atrás la vista, en repentino,
nostálgico fervor, mas sin genuino
apremio de volver a mis antaños.

Aunque el adiós no abjura la memoria,
cierra puertas, cuando otra trayectoria
nos abre dimensión más halagüeña.

Siempre en la mente vivirá la cuna,
mágico festival bajo la luna,
pero sólo como algo que se sueña.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3651 - Admiración

Pintura, catedral, león, paisaje,
ramalazos entrando por la vista.
Sinfonías, poemas, reconquista
de sueños que reclaman hospedaje.

Sobre todos, tal vez, el personaje,
ya pensador, autoridad, artista,
cuya iluminación viene provista
de asombro y dignidad como ropaje.

Contemplamos la altura en que lo vemos,
sus hallazgos, que tal vez no entendemos,
y nos asombra su épica eminencia.

Ya el portento, o el hombre en su trabajo,
sitúan nuestros logros por debajo,
y nuestra admiración cobra conciencia.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3652 - Adolescente

Dejaste la niñez, no has alcanzado
la ansiada juventud que te fascina;
en tu mundo interior se arremolina
turbio tropel que invita al altercado.

Todo lo sabes, por haber forjado
un mundo radical a tu manera,
y enarbolas airoso la bandera
del capricho insolente y el enfado.

Han de pasar los años, y tú mismo,
con menos altivez, y más cinismo,
no entenderás tu posición actual.

Suaviza un poco el tono, observa y calla,
y en lugar de aprestarte a la batalla,
aspira la fragancia del rosal.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3653 - Adormecer

Tan estatua yacente, pero viva,
lenta, muy suavemente, palpitante,
en la quietud ingrávida, elegante,
del alma en flor, bajo la piel cautiva.

Momentos antes fuiste la impulsiva
pantera en celo, danza trepidante,
comprimiendo la vida en un instante,
prolongándolo en cópula afectiva.

Concluyeron los músculos la danza,
y en la nacida calma se afianza
tenue relajación de somnolencia.

Estás en esa zona indefinida
entre sueño y desvelo, recogida
en la serenidad de la inocencia.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3654 - Adulación

La opinión, buena o mala, si objetiva
la acepto, la celebro, la ambiciono.
Me considero entre ambas, mas no entono
ni réquiem ni tedeum, si excesiva.

La crítica, a menudo, es subjetiva,
borda, más que el ajeno, el propio tono;
a quien yerra en tal modo, lo perdono
por desliz de su ráfaga emotiva.

Mas a quien viene a mí con el incienso
de adulación servil, lo recompenso
con el total desprecio que merece.

No soy dios, mas descubro a quien me afrenta
con su zalamería fraudulenta,
que lo rebaja, más que me enaltece.

Los Angeles, 23 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3655 - Adulterio

Cuando es amor, es el amor a ultranza,
a peligros y obstáculos ajeno;
es el amor sin exigencia o freno,
que en su propio calvario se afianza.

Es poco, pero es tanto, que arromanza
dos vidas incoloras, en estreno
de sentimientos nuevos, y en terreno
de honda pasión, mas lánguida esperanza.

El intento, la táctica, el misterio
resaltan, más que el viejo cautiverio,
la nueva libertad alborozada.

Mas qué fugaz la danza de las horas
en el furtivo encuentro, y las auroras
qué inanes son en rutinaria almohada.

Los Angeles, 23 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3656 - Afectación

La línea recta, amigo, es el camino
más breve entre dos puntos, más sensato.
Ya seas transeúnte, o literato,
adáptate a tus fines, sé genuino.

Ágil sea tu estilo, cristalino,
que no requiera traducción, retrato
de la naturaleza, cuyo ornato
habla el lenguaje del candor divino.

Léxico, estilo, tono y galanura
del arroyo, la brisa, la espesura,
la rosa, la gacela y el corcel;

que al verlos, entendemos, pues no exigen
aclaración ni glosa, y nos dirigen
a su sentido exacto, a flor de piel.

Los Angeles, 23 de diciembre de 2013

(Indice)

 

3657 - Afrodisíaco

Ah, mujer, inefable estimulante,
que percutes mis fibras más secretas,
y en bravío rasgueo me interpretas
como guitarra mágica, vibrante.

No preciso de fórmulas; bastante
son ya tus danzas blandas, indiscretas,
para hacerme saltar en corcovetas
con la escasa cordura del amante.

No requiere incentivos mi libido,
y no sé si es suspiro o es bramido
lo que se está gestando en mi garganta.

Mi cuerpo ya no te habla, ruge y grita,
ni puede ya esperar; se precipita,
y una parte del mismo se te implanta.

Los Angeles, 23 de diciembre de 2013

(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor