Poesía del momento No 210b

 Año 18

Segunda de Enero del 2014

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

Original de

(Para información sobre el autor, click aquí

The Poetry Reading

(Vittorio Reggianini 1858)

 

 
He practicado arcanos ejercicios,
visitado ciudades legendarias,
recorrido caminos subrepticios,
bebido de ánforas imaginarias,
y recibido férvidos servicios
de utópicas amantes solitarias.
¿Y por qué, al contemplarte, me pregunto,
no supe llegar antes a este punto?
Brevería No 2343

Indice

Breverías

3206
¿Preocuparme? ¿Por qué? Si algo me acosa,
y puedo repelerlo, lo rechazo,
y continúo alegre con mi vida.
 
Si la amenaza ajena es poderosa,
y no puedo vencerla, me disfrazo
de indiferencia, olvido o despedida. 
 
Por cuanto es turbador e inevitable,
¿por qué habré de sentirme miserable?
 
 
3207
Las palabras son cáscaras de nueces,
inútiles si el fruto se ha comido,
y que el necio en su diálogo baraja.
 
Si no aportas ideas, ¿qué me ofreces?
No más que ruido absurdo, sin sentido, 
que en lugar de dar ánimos, ultraja.
 
 
3208
El llanto silencioso
puede llevar recóndita elocuencia,
cada lágrima cándido argumento.
 
Mas percibir el grito doloroso
gestándose en la entraña, es experiencia
sólo asequible a enamorado atento.  
 
 
3209
Dormir, soñar, tener entre las manos
la lámpara asombrosa de Aladino,
para hacer realidad mis tres deseos…
 
Y luego despertar con siete enanos,
una bruja maligna en el camino,
y un lobo en incesantes merodeos…
 
 
3210
Me ausento de mí mismo cuando sueño,
y en otro mundo azul de fantasía
galopo, y vuelo, y varonil me adueño
de lánguidas princesas, que a porfía
me brindan su semblante más risueño,
y en un canto nupcial, su anatomía.
Me despierto; tú duermes a mi lado.
¿Cuántos príncipes te han enamorado? 

Indice

Diccionetos (No 77)

 

Sonetos sobre palabras o temas hallados al azar en el diccionario.

3666 – Ajusticiar
 
Mimad al criminal, y en cautiverio
tenga más privilegios que el mendigo
que no faltó a la ley; sea testigo
de nuestra absurda falta de criterio.
 
Y en esta necia vocación de imperio
que asigna apelativos de enemigo,
y se adiestra a matar, ¿habrá castigo,
o medalla tal vez? Oh, vituperio.
 
Salvamos de la muerte al homicida,
y arrancamos en guerra cada vida
haciendo de sus actos caso omiso.
 
Hipócritas de turno en el gobierno,
ineptos fabricantes de un infierno
tras haber prometido el paraíso.
 
Los Ángeles, 3 de enero de 2014

Índice

 
3667 – Alameda
 
Jugábamos, de niños, junto al río,
bajo los olmos. Su gentil frescura
abrazaba, en ingenua travesura,
nuestros cuerpos menudos. Aún sonrío,
 
recordando el alegre griterío,
y alocadas carreras, la hermosura
de tus trenzas doradas, tu lectura
del librito de cuentos, que era mío. 
 
Nos separó la vida. Y hoy volvemos
a esa misma alameda en que nos vemos
con la complejidad de hombre y mujer.
 
Ahora en silencio. Lo decimos todo
a flor de madurez, de ese otro modo
que a los amantes hace estremecer.
 
Los Ángeles, 4 de enero de 2014

Índice

3668 – Alarmista
 
Cada farandulero es un profeta
de infortunios privados o sociales,
más fidedignos cuanto más brutales,
y según la ocasión, los interpreta.
 
Parece ya escucharse la trompeta
de los últimos tiempos; las señales,
notorias son, y voces sepulcrales
anuncian el colapso del planeta.
 
Pero, ya charlatán, o evangelista,
quien propugna la tesis alarmista,
no sólo impulsa absurda fantasía,
 
mas es predicador de su egotismo,
y su única visión es de sí mismo
como un pequeño dios…, con miopía.
 
Los Ángeles, 4 de enero de 2014

Índice

3669 – Albergue
 
Ya ha cubierto el invierno la montaña
con su blanco mantón; sobre el tejado,
hilo de humo sutil, blanquiazulado,
traba nudos y los desenmaraña.
 
El fuego en el hogar nos acompaña
con su chisporroteo entrecortado.
Tal vez de su manada extraviado,
un lobo merodea la cabaña.
 
Los abetos, inmóviles, serenos,
montan su guardia secular; hay truenos
en la distancia, apenas perceptibles.
 
Y tú y yo, al interior, sin calendario,
ni reloj, compromiso o vecindario,
total y mutuamente disponibles.
 
Los Ángeles, 4 de enero de 2014

 Índice

 

3670 – Albornoz
 
Del baño al albornoz, mágico instante
en que ocultas tus íntimos primores,
mas sin alzar baluartes defensores
de lo que aspiras a entregar galante.
 
Flácido el cinturón, equidistante
de muslo y seno, tímidos sectores
por igual, si elusivos, seductores
en su fase inicial, insinuante.
 
Yo, en el salón. Vienes a mí sin prisa,
como mecida en ráfaga de brisa,
mirándome a los ojos, sonriente.
 
Giras sobre ti misma; en esa vuelta
cae a tus pies el albornoz; resuelta
te precipitas sobre mí, yacente.
 
Los Ángeles, 5 de enero de 2014

Indice

3671 – Alcahueta
 
¿Qué te traes entre manos, mi viejita,
calle arriba y abajo, en aldabeo
de puertas de doncellas en deseo,
o tal vez de anhelante casadita?
 
Maestra del amaño, de la cita,
la palabra escabrosa, el devaneo,
en cópulas traficas, y es tu empleo
reunión de amantes, pero no gratuita.
 
Celestina procaz, artes de amores
nombras la ejecución de tus labores,
mas ¿quién recoge de tu siembra el fruto?
 
Quizás en cada encuentro hay mutuo gozo,
pero también escucho agraz sollozo
de quien lo juzga pago de tributo.
 
Los Ángeles, 5 de enero de 2014

Índice

3672 – Alcurnia
 
Te enorgullece el rango, la nobleza
que de tu antecesor has heredado.
Adquirida que fuera en el mercado,
tendría igual valor, misma grandeza.
 
¿Cuál ha sido tu bélica proeza,
tu galardón científico, el dechado
que tu obra artística nos ha legado?
¿Serán plumas de cisne tu corteza?
 
La gloria no se hereda, se fabrica. 
Sólo el propio quehacer nos certifica
nuestra autenticidad, nuestro abolengo.
 
El nombre no hace al hombre, es al contrario.
Tu prosapia no es más que tu incensario,
y si tú te sahumas, yo me abstengo.
 
Los Ángeles, 5 de enero de 2014

Índice

 

3673 – Alegría
 
Danzan en ti las musas y las horas,
tu interior se enardece, se ilumina,
saltando al exterior en cristalina
diafanidad, en danzas seductoras.
 
Por tu caudal de júbilo enamoras
más que por tu belleza, que camina
con él del brazo en cálida, genuina,
afinidad de mentes soñadoras.
 
Alborozo y primor viven unidos,
hermanos siameses, definidos
por su afán inequívoco de amar.
 
Si surge en ocasiones el fracaso,
es solamente por quien va de paso,
que tal vez sólo sabe bostezar.
 
Los Ángeles, 5 de enero de 2014

Índice

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor