Nº 1482

Te recuerdo, dolor; fuiste el amigo
que de la mano asido, ensangrentado,
solía caminar siempre conmigo;
la rosa cuyo cáliz perfumado
suavizaba la espina del castigo
con que la vida me dejó clavado.
Con sabor agridulce te recuerdo,
dolor, que ni me dejas ni te pierdo.




Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Libro de Opiniones

  

Expresa la tuya     Lee las de otros


E mail:

frankalva@earthlink.net

Otras páginas de Francisco

Te invito a visitar mi producción completa:

Click/pincha en el siguiente banner:

 

Si el 'banner' anterior no se abriera, 

click/pincha en el siguiente Enlace.

Copyright/Derechos de autor