Entre los tibios muslos

 
 
 
Avanzo lenta, alternativamente,
por la doble avenida
de tus muslos abiertos. Inminente
se anuncia mi llegada. Me convida
tu propia invitación, y estremecida,
qué largo te parece
el momento tan breve de la espera.
Tu ruta se humedece,
mi ritmo se acelera,
tú, mi enramada, yo, tu enredadera. 

 

Brevería Nº 1604 de Francisco Alvarez Hidalgo

 

 

Entre los tibios muslos

Entre los tibios muslos te palpita
un negro corazón febril y hendido
de remoto y sonámbulo latido
que entre oscuras raíces se suscita;

un corazón velludo que me invita,
más que el otro cordial y estremecido,
a entrar como en mi casa o en mi nido
hasta tocar el grito que te habita.

Cuando yaces desnuda toda, cuando
te abres de piernas ávida y temblando
y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

un corazón puedes abrir, y si entro
con la lengua en la entrada que me tiendes,
puedo besar tu corazón por dentro.

 


Firma en:








 










Escríbeme.


frankalva@earthlink.net



Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo: