Índice general de Hispánica

 

"La mayor cosa después de la Creación del mundo, sacando la encarnación y muerte del que lo crió, es el descubrimientos de las Indias". (López de Gómara, carta a Carlos V)
 
"Y es más fácil, oh España, en muchos modos,
que lo que a todos les quitaste sola
te puedan a ti sola quitar todos". (Quevedo)
 
"En Castilla el espíritu conquistador nace del de rivalidad, apoyado por la religión. La tendencia natural de Castilla era la prosecución en el suelo africano de la lucha contra el poder musulmán, del que entonces podían aún temerse reacciones ofensivas; pero, interponiéndose Colón, las fuerzas que debieron ir contra Africa se trasladaron a América". (Angel Ganivet, 'Idearium').

"El ideal evangélico se mantuvo paralelo a motivos más materialistas y mercenarios. La España católica nunca renunció a su programa de evangelización, como tampoco renunció a su sistema de explotación colonial. De hecho, la rapacidad de los españoles y el celo apostólico de sus misioneros fueron las dos grandes palancas de la conquista. Sin esta doble pasión de ganar las almas y ganar el oro, América nunca habría sido colonizada". (Louis Bertrand)

 

"Primeramente justifica la guerra como un apostolado, pues si no se aparta a los indígenas de sus idolatrías, y hay otra intención en los conquistadores, 'la dicha guerra sería injusta, y todo lo que en ella se hoviese, obligado a restitución'. Establece penas contra la blasfemia. ¿Se deberá a Cortés que en Méjico la blasfemia sea desconocida? Prohibe el juego de dados, y permite el de naipes moderamente..." (Carlos Pereyra, 'Hernán Cortés')

 

"Los descubridores y conquistadores se proponían casi todos con sinceridad profunda, la evangelización de las poblaciones descubiertas y conquistadas. Cortés puso excesivo celo militar en convertir, esforzándose mucho los hombres de Iglesia en moderarlo, pero con todo era el primero en comprender que era necesaria una evangelización metódica para la que no estaba calificado.
...Las razas indígenas, que los españoles no destruyeron, como hicieron los anglosajones, eran muy capaces de creación y desenvolvimiento artístico, y contrariamente a lo ocurrido en las tierras colonizadas por los anglosajones, las diversas formas de arte florecieron magníficamente en los grandes centros de la colonización española...'Ninguna ciudad del Nuevo Continente, dice el alemán Humbolt, sin exceptuar las de los Estados Unidos, ofrece establecimientos científicos tan grandes y tan sólidos como la capital de Méjico'.
Pero estos resultados parecerán aun más grandes y maravillosos, si se recuerda que esta civilización española, tan superior en todos los aspectos a la civilización anglosajona de fines del siglo XVIII, se realizó a la vez que los españoles asumían la pesada tarea de educar a las razas indígenas, mientras los anglosajones suprimían esta superior dificultad exterminándolos. Conviene determinar las causas de tan prodigioso fenómeno; estas causas resinden esencialmente en el hecho de que la colonización española fue acompañada de una 'conquista espiritual'. " (Maurice Legendre, 'Historia de España')

 

"La explotación y conquista de las nuevas tierras no las emprendió la corona por su propia cuenta. Carente como se hallaba de recursos con qué equipar las expediciones y afrontar su posible fracaso, prefirió aceptar el ofrecimiento de los particulares de efectuar las empresas a su costa celebrar con ellos capitulaciones para reglar jurídicamente los nuevos descubrimientos y las concesiones que se otorgarían a los que los ejecutaren. Este sistema, si bien trajo consigo la incorporación de grandes territorios a la soberanía de la corona sin ningún desembolso pecuniario para ésta, favoreció la perpetración de abusos de los concesionarios respecto de los indios, como en su tiempo va lo hizo notar LAS CASAS.

...Junto con las capitulaciones, existían además las instrucciones, por medio de las cuales se reglamentaba la forma de actuación del expedicionario, el tratamiento que debía este dar a los indios y la necesidad de proveer a su conversión. Constituían ellas, asimismo, verdaderos contratos de mandato, pues delegaban en los jefes de las expediciones de jurisdicción civil, criminal y militar, lo que permitía a éstos asegurar la disciplina de sus huestes. Debe recordarse como fundamentos legales de las instrucciones, la Provisión general sobre descubrimientos dados por Carlos V en Granada en 1526 y las Ordenanzas de nuevos descubrimientos dictada por Felipe II en 1573.

...No deja de tener significación jurídica el examen del título válido para el dominio de las Indias por los reyes de Castilla y León. Era un debate necesario entre teólogos y juristas, para lucubrar una teoría capaz de explicar un justo titulo para el dominio de las Indias como parte integrante de la monarquía.

Descubierta América, la monarquía encarga al religioso Matías de Paz y al profesor de Salamanca Juan Lopez de Palacios Rubio para determinar los antecedentes y el justo título de la dominación española.

Al plantearse este debate, se esgrimen tres teorías: la de concesión pontificia, la del derecho natural y la posición intermedia. La primera es una teoría que se sustentaba en que el Papado ejercía el dominio pleno sobre las tierras desconocidas habitadas por infieles. El Papa era el sucesor de San Pedro, con poderes omnímodos para engrandecer la Iglesia y propagar la fe cristiana." (Percy Assen G.)

 

"Lo que debe sorprendernos no son los abusos iniciales, sino el hecho
de que esos abusos se encontraran con una resistencia que provenía de
todos los niveles -de la Iglesia, pero también del Estado mismo- de una
profunda conciencia cristiana." (Pierre Chaunu)

 

"No parece conveniente forzarlos a abandonar su lengua natural: sólo
habrá que disponer de unos maestros para los que quisieran aprender,
voluntariamente, nuestro idioma
" (Felipe II, 1596)

 

"En 1511, el dominico fray Antonio Montesinos lanzó un sermón contra los pobladores y sus abusos, que encendió la hoguera y puso en movimiento un tempranísimo antagonismo entre las tierras conquistadas y
la metrópoli. La conciencia de Fernando el Católico se conmovió y, al tiempo que acredita su poder temporal indiano, ordena reunir una Junta de teólogos y juristas (1512) que ha de deliberar sobre el conflicto
planteado. La tesis de Fernández del Enciso sobre "el señorío universal del romano pontífice" y la de Palacios Rubios se impusieron por el momento y fueron vertidas en el requerimiento. Cupo al doctor Palacios
Rubios, según opinión comúnmente admitida, redactar, en los días que Pedrarias preparaba su expedición, el famoso requerimiento, documento por el cual el capitán español hacía saber a los indios que venía en
nombre de un rey poderoso y respaldado por la donación papal, a incorporar sus tierras a los dominios de aquel rey y a darles la fe católica. Dicho requerimiento fue hecho en la conquista de Canarias, y antes de redactarse el de Palacios Rubios, los primeros conquistadores requerían ya a los indios verbalmente. Zarpó para las Indias por primera vez el requerimiento en 1514, dándose cita nombres luego ilustres para acompañarlo, puesto que en las mismas naos de Pedrarias embarcaron Diego de Almagro, Hernando Luque, Sebastián de Belalcázar, Hernándo de Soto, Bernal Díaz del Castillo, Francisco Vázquez de Coronado, Pascual de Andagoyas, Francisco de Montejo, Gonzalo Fernández de Oviedo...
La base teórica del requerimiento estaba en las doctrinas anteriormente enunciadas, pero su aplicación fue irrisoria, por las respuestas de los indios o por la ignorancia de su contenido al no haber quien se lo pudiera traducir.
No obstante, la teoría de la guerra justa quedaba acreditada, dado que de no aceptar los indios el vasallaje y la nueva fe propuestos, se les haría la guerra sin piedad y se les sujetaría "al yugo y obediencia de la Iglesia y de sus altezas" (...).

Las tomas de posesión, con antecedentes en el derecho romano y en el germánico, fueron efectuadas por todos los pueblos descubridores, que dejaban algún testimonio del acto. (...) Pasados unos años de la redacción
del requerimiento, los dominicos volvieron a la carga (1525), con tal transcendencia, que inmediatamente se ordenó la suspensión de los descubrimientos y conquistas (...).
Los capitanes españoles habían ido apoderándose de las tierras apoyados en esta doctrina [la de la donación papal contenida en el requerimiento]. Pero en la Península no cesaban las discusiones y la oposición a tal tesis. (...) El asunto se puso tenso. En libros, juntas y cátedras se ventiló el problema.
(...) Nadie pensó en 1511 que el sermón pronunciado por Fray Antonio de Montesinos contra la conducta de los pobladores iba a motivar tal maraña de controversias (...)
Tras las conclusiones de [Francisco] de Vitoria, la posición estatal era bastante incómoda, y bien claro quedaba que el viejo título de donación pontificia no servía para nada.. Claro que el mismo fraile, en su segunda relección ("De iure belli") proporcionó las bases justificativas.
Las Casas, por entonces, hacía oir su voz como nunca, y negaba rotundamente todo derecho a la conquista armada, desmintiendo la donación papal y el requerimiento.. No quería conquista bélica, sino penetración misionera. Como resultado de tales polémicas brotaron las 'Leyes Nuevas' de 1542 (20 de noviembre), donde se incluyeron capítulos sobre "la forma que se ha de tener en los descubrimientos" y conquistas.
Al año, una carta-mensaje y unas instrucciones, inspiradas en el pensamiento dominico, fueron remitidas a la Nueva España con el fin de sustituir el requerimiento. Las diferencias entre ambos documentos son notables". (Francisco Morales Padrón, 'Historia General de América')

 

 
Evangelización de América:
Derecho indiano:
Historia de América (bibliografía):
Conquista de América (Textos originales):
Leyes de Indias:
La Flota de Indias:

 

Índice general de Hispánica