García Lorca

“Verde, que te quiero verde,
verde viento, verde rama,
el barco sobre la mar,
y el caballo en la montaña

El Sacromonte enciende sus candiles,
y el agua del Genil llora su pena;
baila la luna en la más alta almena,
y en las agujas de los campaniles.

En lento caminar, Guardias Civiles
hunden las botas en la sucia arena,
y los gitanos de la piel morena
ocultan en la sombra sus perfiles.

Mundo de magia,  de canción, de ensueño,
verde viento, jinetes enlutados,
de casadas infieles, y toreros...

¡Qué grande hiciste un mundo tan pequeño!
¡Qué dolor ver tus labios tan callados,
sin luz tus ojos bajo los luceros!

                    Los Angeles, 9 de Noviembre de 1997



 


  Información sobre el autor: Click en su nombre.


Federico Garcia Lorca

La Casada Infiel


Y que yo me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido.
Fué la noche de Santiago
y casi por compromiso.
Se apagaron los faroles
y se encendieron los grillos.
En las últimas esquinas
toqué sus pechos dormidos,
y se me abrieron de pronto
como ramos de jacintos.
El almidón de su enagua
me sonaba en el oído
como una pieza de seda
rasgada por diez cuchillos.
Sin luz de plata en sus copas
los árboles han crecido,
y un horizonte de perros
ladra muy lejos del río.

Pasadas las zarzamoras,
los juncos y los espinos,
bajo su mata de pelo
hice un hoyo sobre el limo.
Yo me quité la corbata.
Ella se quitó el vestido.
Yo el cinturón con revólver.
Ella sus cuatro corpiños.
Ni nardos ni caracolas
tienen el cutis tan fino,
ni los cristales con luna
relumbran con ese brillo.
Sus muslos se me escapaban
como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre,
la mitad llenos de frío.
Aquella noche corrí
el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar
sin bridas y sin estribos.
No quiero decir, por hombre,
las cosas que ella me dijo.
La luz del entendimiento
me hace ser muy comedido.
Sucia de besos y arena
yo me la llevé del río.
Con el aire se batían
las espadas de los lirios.

Me porté como quien soy.
Como un gitano legítimo.
La regalé un costurero
grande, de raso pajizo,
y no quise enamorarme
porque teniendo marido
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río.

 

 


 

Federico Garcia Lorca
1898-1936

Poeta y Dramaturgo español, nace en Fuente Vaquero. Es uno de los representantes de la generación del 27. Estudia en las universidades de granada y Madrid, en esta última ciudad vive en la Residencia del Estudiante de la Institución Libre de Enseñanza, donde conoce a Manuel de Falla, Luis Buñel, Salvador Dalí, Vicente Aleixandre y Gerardo Diego. Durante los años treinta viaja por toda España como director del grupo universitario de teatro Barraca. Pianista y pintor, utiliza su talento para enriquecer la poesía a la que incorpora elementos visuales y musicales. Se considera uno de los principales introductores del neopopularismo y el folclore en la literatura española en obras como Canciones (1921) Romancero Gitano (1928) y Poemas de cante jondo (1931) En el poeta en Nueva York (1929) presenta una influencia de surrealismo, Su obra dramática es lúdica en La zapatera prodigiosa y Amor de Don Perliplín con Belisa en su jardín. En Bodas de sangre(1933), Yerma (1934) La casa de Bernarda Alba (1926), trata temas como el amor, la pasión, la esterilidad y el asesinato, y con gran fuerza lírica y simbólica. Su elegía Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1934) es una de las más bellas de la  poesía universal. Muere fusilado en Viznar, cerca de Granada, convirtiéndose en uno de los mártires de la Guerra civil Española.

 


 

 

 







         El poema titular de esta página es original de
        Francisco Alvarez

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:
 






      


 



A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:














Copyright / Derechos de autor