Vitral de San Leandro y San Isidoro


 

San Isidoro de Sevilla

Las esclusas del Norte reventaron
y Europa derramó sus militantes
hordas de sanguinarios ignorantes
sobre la tierra hispana que arrasaron.

Estas aguas humanas no apagaron
las luces que brillaban rutilantes
en las mentes serenas y brillantes
que a Roma en otros siglos adornaron.

Portador de la antorcha intelectual,
que unió la Antigüedad a la Edad Media,
Isidoro irradió sabiduría.

Todos bebieron de su manantial
auténtico saber de enciclopedia,
siglos después como en su propio día.  

Los Angeles, 11 de Agosto de 1997

 



  Información sobre el autor: Click en su nombre.



San Isidoro de Sevilla

“Laus Spaniae” (Alabanza de España)

(“La autoridad del gran polígrafo hizo que la “Laus Spaniae”, el himno natalicio del pueblo hispanogodo, quedase entre los connacionales del obispo hispalense como el credo nacionalista profesado durante muchos siglos,  reiterado y refundido en múltiples foormas, lo mismo en tiempo muy crIticos para el amor patrio, que en épocas de nueva   exaltación optimista”. Menéndez Pidal, Historia de España”)

De todas las tierras, cuantas hay desde Occidente hasta la India, tú eres la más hermosa, oh sacra España, madre siempre feliz de príncipes y de pueblos. Bien se te puede llaamar reinna de todas las provincias....; tú, honor y ornamento del munso, la más ilustre porción de la tierra, en quien la gloriosa fecundidad de la raza goda se recrea y florece. Natura se mostró pródiiga en enriquecerte; tú, exuberante en frutas, henchida de vides, alegre en mieses...; tú abundas de todo, asentada deliciosamente en los climas del mundo, ni tostada por los ardores del so, ni arrecida por glacial inclemencia....Tú vences a Alfeo en caballos, y al Clitumno en ganados; no envidias los sotos y los pastos de Etruria, ni los bosques de Arcadia...Rica también en hijos, produces los príncipes imperantes, a la ez que la púrpura y las piedras preciosas para adornarlos. Con razón te codició Roma, cabeza de las gentes, y aunque  te desposó la vencedora fortaleza Romúlea, después el florentísimo pueblo godoo, tras victoriosas peregrinaciones por otras partes del orbe, a tí amó, a tí raptó, y te goza ahora con segura felicidad, entre la pompa regia y el fausto del Imperio.
 
 
 



San Isidoro de Sevilla
570-636

La figura mas brillante de la España visigoda es sin duda San Isidoro de Sevilla, que fue obispo de dicha ciudad hasta la muerte. Era hermano de San Leandro, que también fue obispo de Sevilla; de Fulgencio, que lo fue de Ecija, y de Florentina, que se destacó como inspirada poetisa. Huérfano desde muy joven, fue educado por su hermano mayor, Leandro, al que habría de suceder en la silla episcopal de Sevilla.
Enterrado Isidoro en la capital sevillana, sus restos fueron trasladados, cuatro siglos después en 1603 a León cuando el rey moro de Sevilla se reconoció vasallo de Fernando I. El monarca leonés hizo construir en su capital la maravillosa iglesia de San Isidoro, para guardar los despojos del santo y como panteón real. San Isidoro fue escritor de gran fecundidad y pensador profundo. Su obra Sinonimia es una de las más bellas expresiones de la mística medioeval, considerada superior a la Imitación de Cristo. Su Etimología, en veinte libros es un compendio admirable de saber de su tiempo y figuró en las bibliotecas de todos los hombres de ciencia de la edad media, sirviendo de base para la enseñanza y como obra de consulta en casi todos los países de Europa. El merito de esta obra esta acentuado porque la vida de Isidoro era una lucha entre las agitacionesdel gobierno, de la politica y de la administración. (Perez de Urbel) Unas veces, sus derivaciones etimologicas nos hacen reir, pero otras nos sorprenden por la penetracion de su ingenio. Es fácil
ridiculizar la obra por el uso sin critica de los origenes literatos, pero su recogimiento de los conocimientos por todas partes no era ninguna tarea fácil. (Mellone) Isidoro nunca habia pretendido lanzar teorias nuevas, pero cumplió su meta de recogimiento. Más de un mil manuscritos quedan hoy y atestan a la supervivencia y la importancia de las Etimologías de San Isidoro. (Gatell et al.)Algunos de los conceptos que la obra contiene todavía no han sido superados. Se afirma allí por ejemplo, que no es ley ni puede obligar a nadie aquello que el pueblo no ha sancionado. Sus libros sobre los reyes godos y sobre los hombres ilustres de la España de su tiempo son, asimismo obras de gran valor histórico.


 

 

 


 
 



         El poema titular de esta página es original de
        Francisco Alvarez

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:
 






      


 



A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:











message



Copyright / Derechos de autor