El romántico lee en las estrellas
Un poema infinito en mudo verso;
Para el supersticioso, el universo
Tiene dictado su futuro en ellas.

El sueño de la vida nos da bellas
Imágenes, y aunque haya en el reverso
Algún color insólito y perverso,
Ni unas ni el otro son hijos de aquellas.

Segismundo enterró el determinismo,
Y en los autos de intensa teología
Bebió la multitud el simbolismo.

El pueblo que entendió la teoría,
El concepto del dogma, el silogismo,
Estaba inmerso en la sabiduría.

            Los Angeles, 31 de Julio de 1997
 

 

 


 

De: Don Pedro Calderón de la Barca

(Este es el soliloquio más famoso del drama español; ocurre al final del primer acto, cuando Segismundo piensa en la vida y en su suerte.)

 Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte,¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

 

 
 


 

Pedro Calderón de la Barca
1600-1681

Poeta dramaturgo español, nace y muere en Madrid .
Se le considera como el último de los autores del Siglo de Oro español. Estudia con los jesuitas en el Colegio Imperial de Madrid y luego en Alcalá y Salamanca, donde lleva una vida turbulenta y bohemia. En 1640 participa en la campaña de Cataluña. En 1651 se instala en la corte y  rey Felipe IV lo nombra capellán de honor. Su primera obra es Amor, honor y poder (1623). Escribe más de 120 comedias, 80 autos sacramentales y 20 obras menores, que se caracterizan por su variedad, En las comedias de capa y espada se destacan: Mañanas de abril y mayo, La dama duende, Casa con dos puertas,  mala es de guardar, No hay cosa como callar, El escondido y la tapada y Dar tiempo al tiempo. Es autor de dramas de honor y celo como: A secreto agravio, secreta venganza, El pintor de su deshonra, El mayor monstruo los celos, junto con El alcalde de Zalamea y La niña de Gómez Arias. En piezas históricas sobresalen: El sitio de Breda y El cisma de Inglaterra. De tema religioso: El príncipe constante, La devoción de la cruz, Los amantes del cielo y Los caballos de Absalón. De carácter filosófico son: La vida es sueño El mágico prodigioso, Saber del bien y del mal, Autos sacramentales, dividido a su vez en filosóficos teológicos, bíblicos y evangélicos. Aparte pueden considerarse las zarzuelas El jardín de Falerina, El castillo de Lindabridis, Eco y Narciso y La púrpura de la rosa, y entremeses como:  El dagoncillo y El sacristán y su mujer. En técnica teatral de Calderón de la Barca predomina la concentración dramática con un planteamiento y un desarrollo rigurosos y el empleo de intrigas secundarias como el contrapunto. El protagonista es el centro del drama en el cual domina el monólogo dramático. Su estilo traduce una concepción de la razón que ve en ésta el medio de dominar pasiones y alcanzar la salvación.


 
 

 

Vida y obra
 
Texto de La Vida es Sueño
 
Texto de El Médico de su honra
 
Texto de El Príncipe Constante
 
Texto de El Alcalde de Zalamea
 
El gran Teatro del mundo
 
El mágico prodigioso
 
Teología y libertad en “El mágico prodigioso”
 
El teatro de Calderón y el drama musical wagneriano
 
Calderón en autores franceses del siglo XX
 
http://cvc.cervantes.es/obref/calderon_europa/schwartz.htm
 
Libertad-libre albedrío en Las Cadenas del Demonio

                                    




         El poema titular de esta página es original de
        Francisco Alvarez

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:
 






      


 



A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:












message



Copyright / Derechos de autor