“No estoy bien ni mal conmigo,
              mas dice mi entendimiento
              que un hombre que todo es alma
              está cautivo en su cuerpo”

En mi lejana juventud, las rosas
De tu jardín vertieron su fragancia
En mi alma soñadora, y su abundancia
Pareció permear todas las cosas.

Unas guerreras, otras amorosas,
Brilló en tus aventuras la elegancia,
Pero no brilló tanto la constancia,
Tú tan amante y ellas tan hermosas.

Un torrente surgió en tu pensamiento
De celestinas, damas, caballeros,
Dando al teatro un sólido cimiento.

Besos y espadas pueblan tus senderos,
Pero el amor prevaleció en su intento;
No fue Marte tu dios, tu dios fue Eros.

Los Angeles, 31 de Julio de 1997
 



Un soneto de Lope de Vega
 

¿Qué tengo yo?
 

¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno escuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí!  ¡Qué estraño desvarío
si de mi ingratitud el yelo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
Alma, asómate agora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía!

¡Y cuántas, hermosura soberana:
Mañana le abriremos --respondía--,
para lo mismo responder mañana!
 
 

 


Félix Lope de Vega
1562-1635

Escritor español, nace y muere en Madrid.
Lope de Vega cuyo nombre completo es Félix Lope de Vega Carpio, estudia en el colegio los teatrinos de Madrid y en la Universidad de Alcalá donde inicia su carrera sacerdotal. Antes de culminar su carrera es desterrado debido al romance que mantiene con la mujer de un cómico, la cual le inspira los conocidos romances de Belardo y en su vejez el personaje femenino La Dorotea. Participa en la conquista de las islas Azores y en la batalla que es derrotada la Armada Invencible. Posteriormente reside en Valencia con su esposa Isabel de Urbina y luego en Alba de Tormes al servicio del duque de Alba. Después de enviudar contrae matrimonio con Juana de Guardo, pero pasa largas temporadas en Toledo y Sevilla con su amante Micaela Luján, con quien tiene siete hijos. Ministro del Santo Oficio desde 1608, se ordena de sacerdote en 1614, a cuyo pesar vive con Marta de Narvaes hasta su muerte.
Su obra esta signada por cierta ambivalencia vital que le mantiene entre el amor humano y el amor Divino. Hombre de vasta aunque no muy exigente cultura, es autor de una de las más extensas y significativas obras de la literatura universal. En prosa es de rigor mencionar obras como Arcadia, Peregrino en su patria, La Dorotea. A sus innumerables poesías líricas (unas mil quinientas entre baladas, elegías, epístolas, sonetos) hay que añadir otras composiciones como Isidro, La hermosura de Angélica, Los pastores de Belén y Laurel de Apolo. Sin embargo es en su producción teatral donde sus aportes revisten carácter fundamental ya que sienta las bases del género en el marco de la literatura española del barroco. Fundamenta la teoría dramática en El arte nuevo de hacer comedias, entre cuyos postulados figuran la organización de la pieza en tres jornadas o actos, la adecuación  del metro a la naturaleza del paisaje, la coexistencia de lo cómico y lo trágico, de la farsa y la enseñanza moral y las concesiones exigidas por el gusto del publico. Entre sus más conocidas obras de teatro están: El mejor alcalde del rey, El castigo sin vergüenza, El acero de Madrid, La moza del cántaro, El villano en su rincón, Belardo el furioso, Adonis y Venus, La creación del mundo, Peribañez y el comendador de Ocaña, Fuenteovejuna y El caballero de Olmedo
 
 


 
Lope de Vega: Poesías y Prosa
 
El teatro de Lope de Vega

Fuenteovejuna
 
El perro del hortelano
 
El caballero de Olmedo
 




         El poema titular de esta página es original de
        Francisco Alvarez

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:
 






      


 



A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:












message



Copyright / Derechos de autor