Burlador de Sevilla, ¡qué ironía!
En castidad de celda concebido,
y entre Nonas y Vísperas parido:
¿De dónde tu arrogancia y osadía?

Del Padre Téllez hijo en rebeldía:
De su silencio emerge tu estallido,
de su cuidado arranca tu descuido,
de su virtud tu persistente orgía.

Y como a Don Quijote Avellaneda,
a Don Juan Don José sigue y remeda,
y la posteridad lo glorifica.

Alcázar señorial, más evocado
por el noble banal que lo ha heredado,
que por el arte de quien lo edifica.

 

Los Angeles, 4 de mayo de 2000 


 
 Información sobre el autor: Click en su nombre
 


 


 

Nacido en Madrid, su nombre auténtico es Gabriel Téllez, siendo Tirso de Molina un pseudónimo adoptado. A los dieciséis años ingresa como novicio, profesando a los veintiuno en los mercedarios, orden en la que ocupará distintos cargos. Varias veces fue condenado al destierro o recibió la prohibición de escribir obra alguna de teatro, todo ello motivado por envidias de rivales literarios o políticos. Sus obras son una excelente representación del mundo de su época, de las costumbres, de la vida. En especial acierta en el retrato femenino, personajes a los que dota de una fuerte carga psicológica. Su temática abarca desde obras religiosas ("Santa Juana, La mejor espigadora, El colmenero divino, El laberinto de Creta), enredos amorosos (El vergonzoso en palacio, Marta la piadosa, Don Gil de las calzas verdes, La gallega Mari-Hernández) o escritos de mayor calado y hondura como El burlador de Sevilla y convidado de piedra o El condenado por desconfiado. En la primera de ellas fija el mito de don Juan, que será más tarde retomado por autores de la talla de Zorrilla, Molière, Mozart, Byron o Shaw. El segundo trata el tema del destino y la salvación del hombre, asunto básico de la mentalidad de la época, con una hondura similar a la de Calderón. Falleció en Almazán en 1648.


(www.artehistoria.com)

 

Firma de Fray Gabriel Téllez ("Tirso de Molina")

 


 

 

 


Curiosidad literaria:

La carta enigmática de Tirso de Molina

Tirso de Molina incluye en su comedia "Amar por arte mayor" una carta que contiene tres sentidos distintos:

 Primer sentido de la carta
   
 
 
Aunque amante me juzguéis
De otro gusto, y como ingrato,
Me presumáis todo olvido,
Yo soy vuestro, y no os agravio.
El Rey suspira, Isabela,
Celoso como indignado,
Porque ignora que disculpa
Mis desvelos amor casto.
No os asombre vengativo
(Cuando sepa que en su Estado
Don Ordoño favorece
El amor nuestro) Don Sancho.
Su poder, con el de Ordoño,
Aunque temido, es muy flaco:
Contra el de amor, todo incendio,
Es pequeño el de Alejandro.
Que he de morir es sin duda,
Si os perdiese, mi cuidado;
Blanca por vos se desvela,
Será cierto el ampararnos.
O ha de ser en yugo eterno
Vuestra belleza el descanso
De mi esperanza, o la muerte
El remedio, aunque inhumano.
De Don Lope, prenda mía,
Estad segura entre tanto
Que será con fe invencible
Bronce en quereros y amaros.
Doña Elvira, que os dio celos,
A Ordoño adora, o su Estado;
Ni la quise en vuestra ofensa,
Ni deseo, pues os amo.
 

 

 

Segundo sentido de la carta:

Y en efecto, leyendo la primera mitad de cada verso, la carta dice:

 

Aunque amante de otro gusto
Me presumáis, yo soy vuestro:
El Rey suspira celoso,
Porque ignora mis desvelos.
No os asombre cuando sepa
Don Ordoño el amor nuestro:
Su poder, aunque temido,
Contra el de amor, es pequeño.
Que he de morir, si os perdiese,
Blanca, por vos será cierto,
O ha de ser vuestra belleza
De mi esperanza el remedio.
De Don Lope estad segura
Que será bronce en quereros:
Doña Elvira a Ordoño adora;
Ni la quise, ni deseo.

Y más adelante aún, Tirso revela el procedimiento que nos conducirá a descubrir el tercer sentido de
tan rica muestra de literatura epistolar:

Pues quita del primer verso
De cada una redondilla
La mitad y componiendo
Un cuarteto, admirarás...

Aunque amante el Rey suspira,
No os asombre su poder,
Que he de morir, o ha de ser
De Don Lope Doña Elvira.

 
 
 

 

Introducción a la obra
Psicología de El Burlador de Sevilla
Don Juan y el Superhombre de Nietzsche
Don Gil de las calzas verdes (Texto)
El burlador de Sevilla
El condenado por desconfiado (Texto)
El vergonzoso en palacio (Texto)
El amor médico (Texto)
El colmenero divino (Texto)
Celos con celos se curan (Texto)



         El poema titular de esta página es original de
        Francisco Alvarez

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:
 






      


 



A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:











message



Copyright / Derechos de autor