Pasifae, a punto de ensayar la vaca mecanica

Pasifae


Hay a veces humor en la venganza,
y hasta un dios irritado se sonrie;
pero quien lo escarnezca o desafíe
galán será que con el diablo danza.

¿Se puede amar a un toro? ¿Qué ordenanza
lo prohibió alguna vez? Tal vez lo espíe
rumiando en la pradera, o me extasíe
su blanca piel, su aplomo, su pujanza.

Irresistible su reclamo ha sido,
y a base de erupción y de bramido.
al Minotauro dio mi vientre hogar.

Y encerrada me vi en el Laberinto
por seguir el dictado del instinto
que un dios en mí determinó implantar.


Los Angeles, 2 de septiembre de 2009.

Soneto Nº  2188  de  FAH

 


 

 Para información sobre el autor, click / pincha en su nombre



Pasifae y el toro (Lepaitre)

 

En la mitología griega, Pasífae (en griego Pasiphaê, ‘la que brilla para todos’, un nombre de la Luna) era la hija de Helios y la ninfa Creta (también llamada Perseis). Era hermana de Circe. Fue criada como una princesa en Colquis, y dada entonces en matrimonio al rey Minos de Creta.

Según Pausanias,[1] Diodoro Sículo[2] y Apolodoro,[3] Pasífae, como la diosa Luna, fue madre con Minos de Acacálide, Ariadna, Androgeo, Glauco, Fedra y Catreo. Con el dios Hermes tuvo a Cidón y con el dios Zeus al libio Amón (el héroe oracular del Oasis de Amón, posteriormente igualado con Zeus).

 

Madre del Minotauro:

Según Diodoro Sículo, Pausanias, Virgilio, y Apolodoro, el dios Poseidón, para vengarse de la afrenta que le había hecho Minos, hizo que Pasífae se enamorase del toro blanco que se había librado del sacrificio. Ella confió su pasión zoofílica a Dédalo, el famoso artífice ateniense que vivía desterrado en Cnosos deleitando a Minos y a su familia con las muñecas de madera animadas que construía para ellos. Dédalo prometió ayudarla y construyó una vaca de madera hueca que cubrió con un cuero de vaca. Le puso ruedas ocultas bajo las pezuñas y la llevó a la pradera de las cercanías de Gortina donde el toro de Poseidón pacía bajo las encinas entre las vacas de Minos. Luego de enseñar a Pasífae cómo se abría la portezuela corrediza situada en la parte trasera de la vaca, y de ayudarla a entrar con las piernas metidas en los cuartos traseros, se retiró discretamente. El toro blanco no tardó en acercarse y montar a la vaca de madera (de donde se deduce sin duda que Dédalo también afirmó las ruedas al piso), de modo que Pasífae vio satisfecho su deseo y a su tiempo dio a luz al Minotauro, monstruo con cabeza de toro y cuerpo humano.

(Texto de Wikipedia)


 


 

Pasifae y el toro


 


 

Otra versión

Otros autores dicen que Minos, quien sacrificaba anualmente a Poseidón el mejor toro que poseía, dejó de hacerlo un año y sacrificó en cambio el que le seguía en excelencia, y de ahí la ira de Poseidón. Otros dicen que fue Zeus el que se ofendió, y otros más que Pasífae había dejado durante varios años de propiciar a Afrodita, quien la castigó haciéndole sentir ese deseo zoofílico.

Más tarde el toro se hizo salvaje y devastó a toda Creta, hasta que Heracles lo capturó y lo llevó a Grecia, donde finalmente lo mató Teseo.

Encarcelamiento en el laberinto

Según Ovidio y Apolodoro, Minos consultó a un oráculo para saber cómo podía evitar mejor el escándalo y ocultar la deshonra de Pasífae. La respuesta fue: «Ordena a Dédalo que te construya un retiro en Cnosos». Dédalo lo hizo y Minos pasó el resto de su vida en el recinto intrincado llamado el laberinto, en el centro del cual ocultó a Pasífae y al Minotauro.

 

Las infidelidades de Minos

Según Antonino Liberal, las numerosas infidelidades del rey Minos enfurecieron de tal modo a Pasífae que le maldijo: cada que vez que tenía relaciones con otra mujer no eyaculaba semen sino serpientes nocivas, escorpiones y ciempiés que hacían presa de los órganos vitales de la amante.

En una ocasión para tener relaciones con la cazadora Procris, la sobornó regalándole a Lelaps (un sabueso que nunca dejaba escapar a su presa) y una flecha infalible. (Ambos regalos le habían sido dados por la diosa Artemisa.) Procris aceptó pero le obligó a beber una bebida profiláctica —una cocción de raíces mágicas preparada por la hechicera Circe, hermana de Pasífae— para que él no le llenase las entrañas de víboras y escorpiones. La bebida hizo el efecto deseado, pero Procris temía que Pasífae la embrujara, por lo que escapó de Creta.

En Esparta

Pasífae era adorada como una diosa oracular en la laconia Talames, fuera de Esparta. El geógrafo Pausanias describe el santuario como pequeño, situado cerca de un curso de aguas claras, y flanqueado por estatuas de bronce de Helios y Pasífae.

Su relato también equipara a Pasífae con Ino y Selena (Leucótea, la ‘diosa blanca’, personificada por la Luna).

Hera, Pasífae e Ino eran nombres de la triple Diosa, la interdependencia de cuyas personas era simbolizada por el trípode en que se sentaba su sacerdotisa.

Cicerón escribe en De natura deorum que los éforos espartanos dormían en el templo para recibir sueños proféticos que les ayudasen a gobernar. Según Plutarco,[8] durante el reinado del rey Agis, varios éforos llevaron a la gente a la revuelta por culpa de los oráculos del santuario de Pasífae, que prometían perdón de las deudas y redistribución de la tierra.

En un caso, un éforo soñó que las sillas de algunos de sus colegas eran retiradas del ágora, y que una voz gritaba que «esto es mejor para Esparta». Inspirado por esto, el rey Cleómenes II actuó para consolidar su poder real.

 

 (Texto de Wikipedia)


 
 

El Minotauro


La idea de una casa hecha para que la gente se pierda es tal vez más rara que la de un hombre con cabeza de toro, pero las dos se ayudan y la imagen del laberinto conviene a la imagen del minotauro. Queda bien que en el centro de una casa monstruosa haya un habitante monstruoso.

El minotauro, medio toro y medio hombre, nació de los amores de Pasifae, reina de Creta, con un toro blanco que Poseidón hizo salir del mar. Dédalo, autor del artificio que permitió que se realizaran tales amores, construyó el laberinto destinado a encerrar y ocultar al hijo monstruoso. Este comía carne humana; para su alimento, el rey de Creta exigió anualmente de Atenas un tributo de siete mancebos y de siete doncellas. Teseo decidió salvar a su patria de aquel gravamen y se ofreció voluntariamente. Ariadna, hija del rey, le dio un hilo para que no se perdiera en los corredores; el héroe mató al minotauro y pudo salir del laberinto.
Ovidio, en un pentámetro que trata de ser ingenioso, habla del hombre mitad toro y toro mitad hombre; Dante, que conocía las palabras de los antiguos pero no sus monedas y monumentos, imaginó al minotauro con cabeza de hombre y cuerpo de toro (Infierno, XII, 1-30).
El culto del toro y de la doble hacha (cuyo nombre era labrys, que luego pudo dar 'laberinto') era típico de las religiones prehelénicas, que celebraban tauromaquias sagradas.
Formas humanas con cabeza de toro figuraron, a juzgar por las punturas murales, en la demonología cretense. Probablemente, la fábula griega del minotauro es una taría y torpe versión de mitos antiquísimos, la sombra de otros sueños aún más horribles.
 

("El libro de los seres imaginarios", J.L. Borges)



 

 

Enlaces referentes a este mito:

Pasifae:
http://opinionesmortales.blogspot.com/2006/01/pasifae.html
http://mitemas.wordpress.com/2008/02/17/16/
http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=821
A Pasífae le van las vaca-ciones « El latinista irredento

 

Mitología Griega

Mitología Griega, en general:

 

Mitología griega:

http://es.wikipedia.org/wiki/Mitolog%C3%ADa_griega

 

Diccionario de mitología:

http://www.kelpienet.net/rea/diccionario.php?lp=A

 

Dioses Olímpicos:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=1

 

Dioses Menores:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=2

 

Grupos menores (Nereidas, Ninfas, Náyades, etc.:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=3

 

Titanes:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=4

 

Monstruos:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=5

 

Leyendas:

http://www.kelpienet.net/rea/leyendas.php

 

Mitología general: 

http://www.guiascostarica.com/mitos/grecia.htm

 

Personajes mitológicos:

http://www.elolimpo.com/lista_personajes.html

 

Los griegos en tiempos de los mitos:

http://www.kelpienet.net/rea/tiempos.php

 

Mitología griega en la pintura:

http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Mitolog%C3%ADa_griega_en_la_pintura

 

 

ROBERT GRAVES

“LOS MITOS GRIEGOS”

http://www.bibliocomunidad.com/web/libros/Graves,%20Robert%20-%20Los%20Mitos%20Griegos%20I.pdf

(El índice, que aparece al final de la obra, puedes verlo aquí):

http://poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/indice_robert_graves.html

 

 



 




El poema titular de esta página es original de


Francisco Alvarez Hidalgo.

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:








 

El Indice te llevará a otras páginas de más Escritores y Mitos


Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:













Copyright / Derechos de autor