Sancho Panza
 
“Vámonos al campo vestidos de pastores…” (Sancho)
 
Ciego al mundo ideal del caballero
De cautivas doncellas y gigantes,
Sólo vieron sus ojos ignorantes
La burda realidad del verdadero.

Vio a Aldonza, la aldeana, en el sendero,
No a la dama de rasgos rutilantes;
Vio a cabreros y humildes caminantes,
No el avance de ejército altanero.

Mas con el tiempo, la áspera corteza
Llegó a ser suavizada lentamente;
Y, aunque no vio en las cosas su belleza,

Llegó a soñar un mundo sorprendente,
Que pobló de gentil naturaleza
E imágenes bucólicas su mente.
 
                               Los Angeles, 27 de Julio de 1997
 

 

 
 
 


  (Para información sobre el autor, click en su nombre)



 


 


                                      Doré

Sancho

Viéndose tan malparado don Quijote, dijo a su escudero:
–Siempre, Sancho, lo he oído decir, que el hacer bien a villanos es echar agua en la mar. Si yo hubiera creído lo que me dijiste, yo hubiera escusado esta pesadumbre; pero ya está hecho: paciencia, y escarmentar para desde aquí adelante.
–Así escarmentará vuestra merced –respondió Sancho– como yo soy turco; pero, pues dice que si me hubiera creído se hubiera escusado este daño, créame ahora y escusará otro mayor; porque le hago saber que con la Santa Hermandad no hay usar de caballerías, que no se le da a ella por cuantos caballeros andantes hay dos maravedís; y sepa que ya me parece que sus saetas me zumban por los oídos.
–Naturalmente eres cobarde, Sancho –dijo don Quijote–, pero, porque no digas que soy contumaz y que jamás hago lo que me aconsejas, por esta vez quiero tomar tu consejo y apartarme de la furia que tanto temes; mas ha de ser con una condición: que jamás, en vida ni en muerte, has de decir a nadie que yo me retiré y aparté deste peligro de miedo, sino por complacer a tus ruegos; que si otra cosa dijeres, mentirás en ello, y desde ahora para entonces, y desde entonces para ahora, te desmiento, y digo que mientes y mentirás todas las veces que lo pensares o lo dijeres. Y no me repliques más, que en sólo pensar que me aparto y retiro de algún peligro, especialmente déste, que parece que lleva algún es no es de sombra de miedo, estoy ya para quedarme, y para aguardar aquí solo, no solamente a la Santa Hermandad que dices y temes, sino a los hermanos de los doce tribus de Israel, y a los siete Macabeos, y a Cástor y a Pólux, y aun a todos los hermanos y hermandades que hay en el mundo.
–Señor –respondió Sancho–, que el retirar no es huir, ni el esperar es cordura, cuando el peligro sobrepuja a la esperanza, y de sabios es guardarse hoy para mañana y no aventurarse todo en un día. Y sepa que, aunque zafio y villano, todavía se me alcanza algo desto que llaman buen gobierno; así que, no se arrepienta de haber tomado mi consejo, sino suba en Rocinante, si puede, o si no yo le ayudaré, y sígame, que el caletre me dice que hemos menester ahora más los pies que las manos.
Subió don Quijote, sin replicarle más palabra, y, guiando Sancho sobre su asno, se entraron por una parte de Sierra Morena, que allí junto estaba, llevando Sancho intención de atravesarla toda e ir a salir al Viso, o a Almodóvar del Campo, y esconderse algunos días por aquellas asperezas, por no ser hallados si la Hermandad los buscase. Animóle a esto haber visto que de la refriega de los galeotes se había escapado libre la despensa que sobre su asno venía, cosa que la juzgó a milagro, según fue lo que llevaron y buscaron los galeotes.

 


 

                       Gustavo Doré

 
De Gandalin, Escudero de Amadís de Gaula,
a Sancho Panza, Escudero de Don Quijote
 
Salve varón famoso a quien fortuna
Cuando en el trato escuderil te puso
Tan blanda y cuerdamente lo dispuso
Que lo pasaste sin desgracia alguna

Ya la azada o la hoz  poco repuna
Al andante ejercicio; ya está en uso
La llaneza escudera, con que acuso
Al soberbio que intenta hollar la luna.

Envidio a tu jumento y a tu nombre
Y a tus alforjas igualmente envidio,
Que mostraron tu cuerda providencia

Salve otra vez, ¡Oh Sancho! Tan buen hombre
Que a solo tú(1)nuestro español Ovidio(2)
Con buzcorona te hace reverencia

(1) Solo era el seudonimo de Castillo Solórzano.
(2) Es evidente que se alude a el gran poeta del amor Lope de Vega; bien que algunos comentadores como Pellicer, juzgan que se dice por el propio Cervantes.

 

 


 

Sancho Panza:
http://es.wikipedia.org/wiki/Sancho_Panza
http://es.wikipedia.org/wiki/Ruta_de_Don_Quijote
 
 
El más famoso escudero:
http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_m%C3%A1s_famoso_escudero_Sancho_Panza
 
Cervantes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_de_Cervantes
 
Ruta de Don Quijote:
http://es.wikipedia.org/wiki/Ruta_de_Don_Quijote

 


 
 



El poema titular de esta página es original de
Francisco Alvarez Hidalgo.

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:








El Indice te llevará a otras páginas de más Escritores y Mitos


A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:













 

Copyright /  Derechos de autor