"La celestina", de Pablo Picasso
 
 

Celestina

Esta mujer sabrá solicitar
promesas de pasión en cada esquina,
y la doncella que a ella se encamina
en busca del amor, lo ha de lograr.

Sabe de la ocasión y del lugar,
pócimas, artilugios y rutina...
fascinadora madre Celestina,
maestra en sugerir y en procurar.

 Confidencial lenguaje en sus consejos
de equívoca intención, pero elocuentes,
llevan la persuasión profunda y lejos.

Los jóvenes espíritus ardientes
y los más apagados, y más viejos,
todos llegan a ser sus dependientes.

Los Angeles, 25 de Julio de 1997


 
 


(Para información sobre el autor, click en su nombre)







Calixto y Melibea          (De la pelicula  del director GERARDO VERA)
 

 





Acto Primero (fragmento)


Calixto En esto veo, Malibea la grandeza de Dios.
Malibea- ¿En que Calixto?
Calixto- En dar poder a natura que de tan perfecta hermosura te dotase y hacer a mi inmérito tanta merced que verte alcanzase y en tan conveniente lugar, que mi secreto dolor manifestarte pudiese. Sin duda, incomparablemente es mayor tal galardón que el servicio, sacrificio, devoción y obras pías que por este lugar alcanzar tengo yo a Dios ofrecido, ni otro poder mi voluntad humana pueda cumplir. ¿Quién vió en esta vida cuerpo glorificado de ningún hombre como ahora el mío?
Por cierto, los gloriosos santos que se deleitan en la visión divina no gozan más que yo ahora en el acatamiento tuyo. Más ¡oh triste!, que en esto diferimos: que ellos puramente se glorifican sin temor a caer de tal bienaventuranza y yo, mixto me alegro con recelo del esquivo tormento que tu ausencia me ha de causar.
Melibea- ¿Por grande premio tienes esto Calixto?
Calixto- téngolo por tanto verdad, que si Dios me diese en el cielo la silla sobre sus santos, no lo tendría por tanta felicidad.
Malibea- Pues aún más galardón te daré yo, si perseveras.
Calixto- ¡Oh bienaventuradas orejas mías qué indignamente tan gran palabra habéis oído!
Malibea.- Mas desventuradas de que me acabes de oír. Porque la paga será tan fiera cual merece tu loco atrevimiento. Y el intento de tus palabras Calixto, ha sido ingenio de tal hombre como tú haber de salir para perderse en la virtud de tal mujer como yo. ¡Vete! ¡Vete ahí torpe! Que no puede mi paciencia tolerar que haya subido en corazón humano conmigo el ilícito amor comunicar su deleite.
Calixto- Iré como aquel contra quien solamente adversa fortuna pone su estudio con odio cruel.
 

 








La Celestina es una trágica historia de
amor, pasión, ambición y venganza en el
Renacimiento español, escrita por Fernando de Rojas.
 

Argumento

 
Calixto fue de noble linaje, de claro ingenio, de gentil disposición de linda crianza, dotado de muchas gracias, de estado mediano. Fue preso en el amor de Melibea, mujer moza, muy generosa, de alta y serenísima sangre, sublimada en próspero estado, una sola heredera a su padre, Pleberio, y a su madre Alisa, muy amada. Por solicitud del pungido Calixto, vencido el casto propósito de ella (interviniendo Celestina, mala y astuta mujer, con dos sirvientes del vencido Calixto, engañados y por esta tornados desleales, presa su fidelidad con anzuelo de codicia y de deleite), vinieron los amantes y los que los ministraron en amargo y desastrado fin. Para comienzo de lo cual dispuso la adversa fortuna lugar oportuno, donde a la presencia de Calixto se presento la deseada Malibea
 
 




 

 




El poema titular de esta página es original de
Francisco Alvarez Hidalgo.

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:








El Indice te llevará a otras páginas de más Escritores y Mitos


A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:













 

Copyright /  Derechos de autor