“Cuando las armas hablan, callan las leyes”

(Cicerón)