"A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd".

(Lamartine)