Poema escrito por:


(Para información sobre el autor, click aquí    

 

 
Sobre el polvo 
 
Tiza roja quebrada en el asfalto, 
y cuaderno de trazos inseguros
abierto a sol y viento. La mañana,
ignorante de escuelas, se detuvo 
sobre el charco de sangre.
Densa columna de humo
se apresuraba a huir hacia lo alto.
El brazo, ya sin pulso,
la mano, ya sin dedos, 
los ojos, ciegos, el gemido, mudo.
Este niño abandona
inacabado su último dibujo.
Este niño es un fardo
empapado de sangre, que no supo
cruzar la calle a tiempo.
Este niño, esta víctima es producto 
de ambiciosos ególatras
y de estrategas de Café, de eunucos
blandiendo espadas entre bastidores,
de pregoneros de ficticios triunfos.

La muerte es el designio del soldado,
su asignatura de estudiante. Pudo 
haber sido la vida, la sonrisa,
el pincel, la palabra, el contrapunto.
Pero eligió la ruina, el exterminio,
alma de hierro con razón de puño.

El soldado avanzó. Dormía el niño
indisoluble sueño de difunto.
Miró el soldado indiferentemente,
una mancha en el suelo bajo un bulto.
Como estatuas, inmóviles,
acechaban los buitres sobre el muro.
Pasó el soldado, maquinaria viva
empapada en consignas y discursos.
Y no volvió la vista.
Truncada espiga inerte sobre el surco,
quedó el niño en el polvo.
Daño colateral, clamó el verdugo.

Los Angeles,  22 de marzo de 2006

Regresar a la página principal:

 

 

 

frankalva@earthlink.net

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor