Original de

Francisco Alvarez Hidalgo

(Para información sobre el autor, click en su nombre)


 
No quedan ya zagalas ni pastores,
ni en la noche, a la luz de las estrellas,
bajo las burdas mantas, ellos y ellas
contrarrestan el frío con sudores.

Distribuye el invierno los rigores
de su escarchada alforja; de sus huellas
no se alzan danzas, himnos ni doncellas
diseminando pétalos de flores.

El silencio es la nieve de la nieve,
un estrato intangible. ¿Quién se atreve
a profanar su monacal sosiego?

El tiempo es blanco, los relojes quietos,
tenue la luz, colmados los abetos…
Qué suerte, Dios, no haber nacido ciego.

Los Angeles, 4 de diciembre de 2004

Postales de Navidad:

Reflexiones

Feliz Navidad

Felices Fiestas

Cuarta Navidad

24 de diciembre

Nochebuena

Esperando a Santa Claus

Navidad

Luz y bullicio

Duele esta Navidad

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

     Libro de opiniones   

 

Expresa la tuya      Lee las de otros    


E mail:

frankalva@earthlink.net